¡Cómo está el servicio!

 

 

(Pulsar imagen para ir al enlace)

Con esta frase se solía ridiculizar los comentarios de las señoras de “alcurnia” que dirigían su casa con un gran número de personas empleadas en las tareas domésticas.

El humor español la convirtió en película de la mano de Mariano Ozores, y con la chacha por excelencia de nuestro cine, Gracita Morales.

 

 

Sin embargo de esas épocas queda ya muy poco en una España que pareció pasar de la pobreza extrema a ser un país de ricos, en el que el trabajo compartido se convirtió en una necesidad y un problema doméstico para las familias.

El “macho hispano” no era muy dado a colaborar en casa, las mujeres tuvieron que “arremangarse” para apechugar no sólo con la casa, los niños, etc. sino que tuvieron que asumir una nueva responsabilidad fuera del hogar y trabajar como la que más.

Así que se planteó un auténtico dilema: ¿quién hace las tareas domésticas?. Y a pesar de la buena voluntad de unos, la desastrosa colaboración masculina, el yo no sé planchar… hizo que nuestras mujeres acabaran “aborrecidas” de unos maridos a los que les pilló a contrapié el cambio de situación. El reparto de tareas fué normalmente una quimera, y al final lo mejor que se podía hacer era buscar ayuda externa.

Creo sinceramente que una pareja en la que ambos trabajan, se merece esa ayuda y es una inversión en tranquilidad y paz en el hogar. He visto discusiones absurdas entre matrimonios a ver quién tenía que poner el lavavajilla, o ir a la compra, o peinar al niño antes de salir de casa… En fin, o eso o “abusar” de los sufridos abuelos que no tienen la culpa de nada en estas batallas.

Afortunadamente existen muchas más posibilidades que el sacrificio “gratuito” de los miembros de la unidad familiar (ayer hice la declaración de renta y me sale ese nombre para la familia, jeje). Decía que entre esas posibilidades hay una amplia oferta de personal de servicio, interno, por horas, o incluso para hacer chapucillas que nunca nos viene bien acabar. (¿teneis un cuadro esperando para ser colgado?).

Pues todo eso y más ofrecen empresas especializadas en la selección, formación y facilitación de este personal a cualquiera que necesite de sus servicios. Un buen ejemplo es esta House & Kids, que nos da respuesta a estas necesidades domésticas en todos los aspectos que podamos imaginar.

 

 

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*