¡Que no cunda el pánico!

screenshot224.jpg  (vueling se hace pequeño, pequeño,pequeño…)

Cuando una compañía de aviación empieza a salir en los medios de comunicación por algo más que hacer publicidad o por algún incidente “no habitual”, malo, malo.

Ya os avancé algo sobre Vueling en (lo barato es caro), ahora vuelven a saltar las alarmas ante las enormes pérdidas que está sufriendo la compañía, tanto que ha sido suspendida su cotización en bolsa.

Sin embargo según fuentes de la compañía : “No repercute a los clientes” Esto no repercute en nada a los clientes” confirmaban fuentes de Vueling a 20minutos.es.

Yo no quiero precipitar la quiebra de Vueling, pero debo decir que dichas afirmaciones, en un plazo corto van a ser una verdad a medias. Tal vez ahora sea verdad que los clientes no estarán afectados por la crisis económica interna, pero enseguida si que lo estarán.

Cuando hay dudas de la viabilidad económica de una compañía aérea lo primero que sucede es la pérdida de crédito por parte de sus proveedores. Generalmente todo se paga a crédito: Combustible, Catering, Tasas aeroportuarias, handling , etc. En el momento en que hay dudas del cobro aplazado todos estos servicios se intentan cobrar “Cash” (a toca teja). Así que se lanzan como “buitres” a cobrar sus servicios mientras la empresa tenga algo de dinero “circulante”. A partir de que la liquidez desaparece, comienza un “calvario” para los gestores, intentando lo que vulgarmente se conoce como “salvar los muebles”. Empiezan a quitar lastre de sus “bodegas” eliminando todo aquello que no sea de uso inmediato, así que los repuestos dejan de estar en “stock” para estar “subarrendados” con terceros, las nóminas comienzan a retrasarse por períodos cada vez más largos y frecuentes, se venden inmuebles o cualquier otra propiedad, aunque de cara al exterior la compañía siga teniendo su ubicación en el mismo edificio, pero con la diferencia de que ahora todo es propiedad de otros.

En definitiva lo que se produce es una total descapitalización de la sociedad. A partir de ahí casi todo se precipita y se llega a un paso muy triste: Expediente de Regulación de Empleo . Se intenta seguir funcionando a menor volumen para mantenerse en el negocio durante más tiempo. Pero finalmente es muy dificil que todas estas medidas obtengan un resultado favorable.  Así que de los primeros despidos obtienen un pequeño “balón de oxígeno” con el que ganar un poco de tiempo mientras “convierten a dinero” todo lo que pueden. Cuando llega la quiebra definitiva ya no hay nada que “embargar”. Así que lo único que se pierde son unos cuantos puestos de trabajo. Eso sí los gestores suelen tener su salida “airosa” mediante contratos “blindados” y generalmente un puesto mejor en otra empresa. Los demás a reclamar al “maestro armero” y a sellar los documentos al INEM. (Algo así ha ocurrido a empresas como: Transeuropa, Spantax, Canafrica, Lineas Aéreas Canarias, Norjet, Universair, Oasis, Líneas Aéreas Navarras, Air Madrid, Canarias Cargo, Viva Air, y muchas otras más).

Pero sobre todo que no cunda el pánico, a Vueling no le va a pasar lo mismo ¿verdad?. 

Actualización: Si veis el siguiente artículo lo mismo que he descrito para una compañía de aviación se aplica a todo tipo de empresas, como esta constructora.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Un pensamiento sobre “¡Que no cunda el pánico!

  1. Pingback: rumores de fusion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*