¿Qué será, será…?

Después de esta maravillosa canción interpretada por Doris Day, vamos al tajo. ¿Qué será de los empleados de Air Nostrum?. Probablemente lo de otros muchos, el finiquito y a engrosar la nómina del INEM.

Todos sabeis ya, gracias a las informaciones que da puntualmente Aviación Digital, que andan inmersos en negociaciones, en tiras y aflojas, en que si montan un ERE o si esperan a la quiebra.

Lo que sea sonará. Pero desde mi humilde rincón me gustaría llevar un poco de optimismo a todos mis excompañeros de trabajo. Primero escuchando la canción del video, deliciosa y más filosófica de lo que parece a primera vista. Segundo leer mis recomendaciones de cómo sobrevivir a un ERE. Y finalmente considerar lo que proponía como Síndrome Solbes.

A veces los trabajadores no nos damos cuenta de lo que significamos para una empresa hasta que no nos ponen contra la espada y la pared. Pero al final los que pagan siempre los platos, rotos por otros, son los trabajadores.

Propondría a todos que demuestren la verdadera responsabilidad de quienes han llevado a la empresa a una situación así. Obviamente ninguno de los empleados podría considerarse responsable de la situación económica de cualquier empresa. Ergo… cada cual que extraiga sus propias conclusiones.

De cara a un administrador, un gerente, un jefe de recursos humanos, cuando se le plantea una situación de este tipo, suele tirar por “el camino de enmedio”. Hay que reducir costes. Lo cual siempre es traducido en restar gastos fijos, o sea, hay que despedir personal. ¡Chupao!.

Pero… ,y yo siempre pongo peros, ¿Es la única manera de salvar a una compañía del desastre económico?. Tal vez sí, tal vez no. Si yo fuera el propietario de una gran empresa lo primero que me preguntaría es si las personas que la han dirigido hasta el momento crítico son las más adecuadas para resolver un problema al que ellos, de manera probablemente involuntaria, han conseguido llegar. Y es ahí donde se justifica mi calificación del Síndrome Solbes, en los ejecutivos.

Cuando las situaciones son favorables, hasta el más tonto hace relojes. Pero cuando hay que echar el resto por problemas sobrevenidos en la gestión, hay que decidir a quien echamos al paro. Siempre se piensa en cortar la cadena por el eslabón más débil. Pero a veces con quitar los tres o cuatro primeros eslabones de la misma y engancharlos en otro punto más sólido de la maquinaria, se fortalece todo el conjunto y se crean nuevas expectativas de funcionamiento.

No quiero aburrir con mis metáforas mecánicas, pero en una caja de cambios de un vehículo o máquina cualquiera, cuando hay que reducir la velocidad no sólo se levanta el pie del acelerador, sino que se embraga, se mete una velocidad más corta y se hace que con un simple movimiento coordinado de manos y pies, el vehículo ande con más potencia a una velocidad menor y con más revoluciones. Así que tal vez, sería bueno pensar en que los piñones actuales, utilizados para mantener una velocidad que no se adapta a las características del tráfico, han de ser sustituidos por otros que se correspondan con la situación real.

Así que sin cambiar ninguna pieza del motor, adaptando únicamente la relación de cambio, podemos conseguir que todo siga igual sin tener que parar el motor.

Para más claridad: ¿alguien ha pensado en sustituir a los directivos de la empresa?. Yo sí, y creo que sería lo más apropiado en este tipo de situaciones. Y si después de ello hay que despedir trabajadores, pues que sea lo que sea… porque un empresario responsable, como es el grupo Nefinsa, es aquél que demuestra que se preocupa por sus trabajadores y que toma decisiones “amargas” y dolorosas en beneficio del conjunto con el menor coste en el sacrificio laboral de sus pobres empleados.

Si no que le pregunten a Don Pedro Solbes si era a él a quien había que sacrificar en nombre de cuatro millones de parados. A veces con un par de sacrificados se salva a centenares de buenas gentes que no tienen culpa de nada. O al menos nadie les puede criticar por no haberlo intentado con una vía nueva… 😉

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

7 pensamientos sobre “¿Qué será, será…?

  1. No tardará mucho en resolverse la incógnita. En algún blog he leído que los Serratosa tienen conciencia social y ahora es un buen momento para demostrarlo. El lado oscuro se ha descubierto y es vulnerable, han perdido credibilidad y los demas el miedo. Puede que hayas dado en la diana……una vez mas!

  2. Vito , no tengo ninguna duda de que el propietario de una empresa, al final siempre pretende lo mejor para ella y los empleados. Pero es muy difícil tomar este tipo de determinaciones cuando se le ha hecho creer que todo ha sido gracias al esfuerzo de un reducidísimo grupo de personas que han llevado la “voz cantante” del coro y se han autoproclamado “divos”.
    En lo de la diana no estoy de acuerdo (nunca he apuntado a nadie) mientras que yo llevaba puesto el target continuamente. Si me das a elegir diría que he dado en el clavo, y a ser posible con un martillo pilón, le daría en la cabeza hasta completar un nuevo armazón más sólido. Construir en vez de destruir…

  3. Pero, nosotros los pilotos también debemos de considerar lo siguiente:
    Ese señor que dirige la empresa ha puesto SU dinero en riesgo para ganar MAS dinero…y nosotros somos sus instrumentos. Suena duro, pero es la triste realidad. Debo admitir que la idea no me ilusiona, pero es así. Pero lo que es más triste aún es que los sindicatos españoles (y no me refiero únicamente al SEPLA sino a todos) se creen con el derecho de dictarle a ese señor, que ha puesto su dinero en riesgo para darnos trabajo, lo que debe de hacer y lo que nos debe de dar. A veces creo que la retirada táctica es la mejor opción, pero no lo creen así los sindicatos. Solo ven un camino y ese va hacía delante. Pero y si permitimos que nos recorten nuestros (más que sobrados) derechos sociales un poquito quizás no haga falta despido alguno. Si fuéramos un pelín mas flexibles de lo que lo somos, quizás podríamos ayudar a arreglar la situación que tantos quebraderos de cabeza está causando…y que no es culpa de NEFINSA ya que se debe a un problema mundial. Apostaría lo que quieran que a los de futura, sabiendo cual iba a ser la alternativa, les hubiera encantado poder ceder derechos sociales en vez de estar en la calle.

  4. La flexibildad depende de la durabilidad del material y como tal debe medirse con cuidado para, así, evitar roturas. Los trabajadores de Air Nostrum cumplen con esos parámetros hasta el límite y es bien sabido por sus jefes y directivos, quienes siempre han aprovechado ésta condición, a costa, incluso, de deshechar aquellos cuya durabilidad llegaba a resquebrajarse, sustituyéndolo por otro, aprovechando así al máximo las bondades de los materiales. No es pues un problema del material, si no de quién lo maneja, que con su torpeza puede acabar con toda la estructura.

  5. Merlín me parece que no has leído a fondo lo de cómo sobrevivir a un ERE. A mí me despidieron de ANS (improcedente), principalmente por ser muy “claro” y aprovechando una “coartada” que les salió más cara de lo que algunos pretendían. Pero yo no me quejo, tenía asumido el coste personal y al final ocurrió lo más lógico. Pero en vez de acallar mi voz, en lugar de eliminar al mensajero, le dieron alas, aunque sean de plomo, y mi voz y mis reflexiones llegan todavía más altas que entonces en la que cuatro personas podían leer mis fábulas colgadas en un tablón de anuncios. Ahora pretendo concienciar a los trabajadores que siempre hay alternativas antes que acabar en el paro. Hay que luchar por lo que es justo y sobre todo no dejarse contaminar con el síndrome de Estocolmo.
    NEFINSA no ha provocado la crisis, ni siquiera el presidente del Gobierno, pero como máximos responsables de la creación de una empresa con SU dinero, tienen la obligación moral de cambiar las cosas. Para ello probablemente haya que despedir a mucha gente, pero YO empezaria con los que han realmente han sido responsables de la gestión, y para que no queden dudas: El Consejero Delegado, Un par de Directores Generales, El Director Financiero y sobre todo Todos los Intermedios que tienen responsabilidad en la Dirección de Operaciones cuya eficacia ha sido demostrada y demostrablemente un verdadero ejemplo de lo que no debería ser un jefe que motiva a sus colaboradores, menos aún a los trabajadores.
    Puedes donar tu nómina integra durante los próximos meses o años, con el acuerdo de salvar a un compañero. Tu acabarás arruinado (si no te dejan tambien en la calle), y con tudinero pagaran dos finiquitos. Pronto tendrás ocasión de vivirlo. Lo siento pero será así.

  6. Vito, querido, tengo que decirte una frase real (porque la dijo el Rey Don Juan Carlos I): ¿Por qué no te callas?. A los bocazas sólo nos dejan un camino lleno de piedras, y tú ahora mismo no tienes calzado adecuado con el que transitarlo… (yo también te quiero)

  7. Hola a todos!

    Como ex-piloto de Airnostrum, me da mucha pena lo del ERE. Bien es verdad que las circunstancias económicas son muy malas, pero decía Tsun Zu, que una de las virtudes del general es considerar,además del terreno donde se pisa, la meteorología del momento.

    Convego con Carlos lo de la dirección de operaciones. Un auténtico desastre. Se ha aterrrizado un avión sin tren en Barcelona, ha habido una huelga declarada y otras sin declarar y aparentemente no pasa nada. Una cosa que quede clara de antemano. No hay ninguna empresa, NINGUNA, que pueda sobrevivir y mucho menos competir, teniendo a sus trabajadores en su contra.

    Que cercanos me quedan en la memoria aquellos días en los que alguien decía que los pilotos de ANS eran los mejores del mundo. O a aquella carta que por navidades recibimos los empleados por nuestro gran éxito. O aquellos concursos de christmas de los niños de los empleados. O cuando se montaban saraos en verano o en invierno, llamados “fiestas de la puntualidad”.

    Se han cargado una gran empresa. Aunque se recupere, jamás será la misma.
    Con una instrucción escasa y de mala calidad, enfocada a los “rumores de portera ” en vez de formar y entrenar mejor, con una política de RRHH consistentes en llamadas telefónicas “calientes” (doy fe), con una distribución del trabajo deficiente, con cuatro tipo de aviones, distintos dos a dos etc, etc.

    La única posibilidad que se me ocurre es que los empleados compraran parte de la empresa, a lo Air France, para poder limpiar de chupópteros y lamelibranquios la empresa. De los contrario, la van a liquidar o a malvenderla.

    La empresa es de los propietarios, pero cuando te dejas tanto …. no se; esas programaciones de 110 horas, esos séis saltos diarios durante veinte días al mes, el volar medio malo, el saltarte los límites de actividad, el pegarte con el handling de iberia, el no mirar el reloj trabajando….. Sólo hay que ver la gente situada en el IB321 MAD-VLC, con todo el personal de Airnostrum situado durmiendo antes de llegar a la cabezera de la 36R.

    Una pena. Sólo un deseo, que desde que dejé la compañía me acompaña: que al final se haga justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*