¿qué son los G’s? (G forces)

screenshot011

(Isaac Newton. ver autor)

En lenguaje llano todos entendemos como fuerza G la que corresponde al valor normal que experimentamos en la tierra debido a la atracción gravitatoria. Realmente no habría que hablar de fuerzas, sino de aceleraciones, relacionadas con la gravedad terrestre.

En cualquier situación en la que hay movimiento (y por tanto han actuado fuerzas) cualquier variación sobre el mismo es también debido a la actuación de las fuerzas, bien sea de aceleración, deceleración o frenada, rozamiento, etc. En los vehículos terrestres a los que estamos más acostumbrados, siempre notamos la variación de velocidad en las reacciones que actúan sobre nuestro cuerpo. Ante un frenazo con coche tendemos a seguir en la dirección de desplazamiento (inercia), al tomar una curva cerrada notamos cómo el cuerpo tiende a desplazarse hacia el exterior de la curva trazada, en un ascensor notamos perfectamente cómo se “aligera” nuestro peso cuando comienza un descenso rápido. Y un montón enorme de sensaciones que tenemos asumidas como normales y controladas por nuestras reacciones musculares.

Sin embargo el mareo en un barco es casi seguro con variaciones mucho menores de posición pero de forma constante. El balanceo ya no sólo se produce en una dirección, sino que se produce ya en tres dimensiones. Puedes subir o bajar mientras que te inclinas a un lado y otro y avanzas en un rumbo determinado. Al final se vuelven locos los canales semicirculares del oído interno y no tienen manera de saber en qué posición está tu cuerpo, reaccionando con los síntomas del mareo que no voy a detallar.

En un avión por el mero hecho de virar con una inclinación de 60º de “alabeo” ya estás experimentando una sensación que te intenta pegar al asiento con una sensación de peso del doble de la habitual (esto decimos que son 2 G’s). Si además forzamos las maniobras en los tres ejes espaciales posibles, y lo hacemos de manera que el cambio del movimiento es muy rápido- y por tanto con mucha aceleración-  obtenemos una combinación de aceleraciones en tres dimensiones cuyo resultado es todavía más rápido y notorio que en un barco. Si a ello sumamos los cambios de presión, las molestias de oidos y alguna pequeña “propina”, el resultado no es otro que el de que se te revuelvan las tripas hasta querer salir al exterior con vida propia.

Os voy a poner unos videos de cómo reacciona el cuerpo ante este tipo de agresiones en forma de G’s. Lo de los ojos saltones no es broma…

una comparativa de personas…

y una mujer que lo soporta y hace estas virguerías…

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*