¿quién inspecciona a quien?

screenshot0031

(ver autor ilustración)

Así está la inspección en España, según cuentan en Aviación digital. A este apartado ya le dediqué un artículo donde contaba cómo la inspección oficial está delegada en las propias compañías.

El tema es una más de las asignaturas pendientes dentro de la Aviación en general y más cuando las compañías son de transporte de pasajeros.

Vamos a hacer un supositorio, quiero decir suposición, lo otro se introduce vía anal.

Hipótesis:

sea un comandante de avión que a su vez ejerce funciones directivas dentro del organigrama funcional y operativo de la compañía. Supongamos también que el puesto relevante le hace ser quien firma la capacitación en vuelo de todos los componentes de una flota. Puestos a suponer, supongamos también que dicho piloto realiza la prueba de capacitación en simulador que ha de ser refrendada por un compañero de trabajo. Siguiendo con las suposiciones, que el buen hombre “no tiene su día” y hace una verificación de competencia desastrosa. Vamos que igual no es cuestión de un día…

¿Qué opciones tiene el inspector de cara a este dilema?.

Opción a):    Declararlo NO APTO y firmar la recomendación de recibir unas horas de instrucción extra.

Opción b):    Pensar que es su jefe y que por tanto mejor no complicarse la vida, firmando el Visto Bueno y dejarlo correr.

Opción c):    Preguntar a la dirección superior sobre el camino a seguir.

Opción d):    Dimitir del cargo ante el conflicto de intereses que se le plantea.

Cada una de ellas puede ser correcta siempre y cuando la imparcialidad y el buen juicio del afectado le hagan hacerlo de forma ecuánime y legal.

La opción (a) no es recomendable para el examinador/inspector, ya que pone en entredicho la idoneidad del susodicho para desempeñar, no sólo sus funciones como comandante de la flota, sino que afectaría a la “idoneidad” de quienes hubiesen sido visados por el jefe en cuestión.

La opción (b), sería la más injusta de todas, puesto que se da la posibilidad de que, alguien que no está capacitado, siga ejerciendo un puesto en el que la seguridad del avión quedaría, con criterios objetivos, expuesta a su incapacidad profesional.

La opción (c) llevaría a la b de manera inmediata. Eso no se podría sustentar ante las autoridades aeronaúticas.

La opción (d) llevaría inexcusablemente a ser considerado como algo ilógico entre el resto de “meritorios” que darían cualquier cosa por estar ocupando dicho puesto.

En fin que la objetividad en este supuesto estaría muy comprometida para el pobre inspector al que le hubiera tocado el “marrón”. Pero estas cosas no ocurren en la aviación, de verdad. Claro que mantener un cuerpo de inspectores INDEPENDIENTES, CON UNOS CRITERIOS OBJETIVOS, SIN IMPLICACIONES DE CAMARADERIA, INSOBORNABLES, SERIOS Y ESTRICTOS  conllevaría una infraestructura muy compleja y costosa para el Ministerio de Fomento.

Así que mientras tanto  consideremos que estas cosas, con tantos supuestos, nunca han ocurrido ni van a ocurrir.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*