La cúpula de Barceló


(pantallazo del País)

¡Ahí va!. ¡Caramba!, ¡jodeeerrrr!. En fin os dejo un espacio para que pongais vuestras propias exclamaciones _ _ _ _ _ _ _ _ __ . Caben tantas opiniones y sentimientos que tengo que dejarlo abierto.

Desde luego que indiferentes no deja a nadie. Lo cual ya es un arte. Saber vender es lo que mejor hace Miquel Barceló, antiguo “enfant terrible” del arte iconoclasta y transgresor de los años 80 en Mallorca. Ahora es un mito viviente y más después de “esto” que ha hecho en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, con el “patrocinio” de los fondos de ayuda al desarrollo (FAD) que han colaborado con medio millón de euros. El artista se ha “embolsado” seis, y los otros trece y medio han debido ser para resina y toneladas de pintura.

¡POR DIOS QUE DISPARATE!. (no os perdais la colección de fotos en El País)

Todos sabeis de mi afición al arte, y muy en particular a la pintura. Soy extremadamente aficionado a los impresionistas y mi “maestro” indiscutible en ese estilo fué Cèzanne. Pero cualquier estilo de pintura, cualquier época y cualquier artista merece mi admiración y respeto cuando hace una búsqueda honrada de nuevas vías de expresión. Incluso cuando se equivoca. Pero lo de esta cúpula-bodrio no tiene parangón en cuanto a disparates pseudo artísticos.

Una cosa es su obra anterior, de la que he admirado muchos cuadros, y otra bien distinta es vender plástico a precio de “Kriptonita”. Eso es lo que es, resina y pintura sintética. El resto es puro marketing. Pero claro con la colaboración de los más altos dignatarios de nuestro gobierno, con la aportación económica del erario público y con los “lameculos” del “nouveau art” cantando las excelencias de tan magna obra, han conseguido colocar este desaguisado artístico en la cúpula del mundo.

Tuve un profesor de pintura (otro día hablaremos de mis cuadros), que me enseñó a entender el arte además de a llenar de color un lienzo. Y una de las cosas que me transmitió fué tan simple como que: “cuando un artista “necesita” explicar su obra es que ha fracasado”. Porque el arte es ante todo emoción y esa emoción debe capatarla el observador por sí mismo, sin la influencia de nadie más que de las sensaciones que experimenta al ver una obra de arte. Cuando esto no ocurre es que la obra no vale para nada. ¡Así de fácil!.

Este pintor-escultor se llama Damián Ramis, no es muy conocido pero tiene una fuerza expresiva tremenda. Es hijo de la única mujer escultora que tiene una obra suya expuesta en una catedral española, Remigia Caubet cuyo nacimiento podeis disfrutar en la catedral de Palma de Mallorca, y de arte sabía un rato.

Ahora llegan estos “rumbosos” y pagan una enormidad por NADA; ¡y ahora lo tienen que explicar!. Que si representa la esencia de la humanidad, que si es el seno materno representado por la profundidad oceánica, que si cada estalactita es un ser humano de un color, y que si… ¡Pura Basura! (que rima y por eso ya es poesía). Pues yo les digo que es una auténtica “chorrada”. Un fulano arrojando material plástico a un techo vacío no es concepto ni es nada. Una vez seco cualquiera sería capaz de lanzar pintura y ver en qué queda el “happening”. Si no te gusta el color, con dar otra “regadita” arreglado. ¿Y eso es arte?. ¡Y un huevo!.

Pero la culpa no la tiene el “pobre” Barceló, no. La culpa la tienen los que pagan estas burradas por ser vos quien sois. Por haber hecho arte anteriormente, y ahora venderse al mejor postor. ¿Y qué mejor postor que el Gobierno de un país?.

Los artistas intentan emocionar y si lo venden mejor que mejor. Pero que se pague por manchar de colores un techo, es una prueba de lo que un “snob” sin conocimiento de arte puede hacer con una presunta obra de arte: “EL PRIMO”. Y creo que es lo que han hecho con esto, el ridículo.

NOTA: Los colores son muy bonitos, me harían juego con la estantería de libros, y con las cajas de acuarelas y los tubos de óleos que tengo en un cajón. Pero a ese cajón no lo considero una obra de arte. Ahora que, de seguir así, igual lo mando al Ministerio de Exteriores a ver si me lo “colocan” aunque sea en una embajada. Por 200.000 € se lo envío con portes pagados.


Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

9 pensamientos sobre “La cúpula de Barceló

  1. “El éxtasis del gotelé”…yo, la verdad es que me quedo sin palabras.

    Todo un despropósito…la cúpula en si, la utilización de dinero de fondos de ayuda al desarrollo, las declaraciones de Moratinos (la capilla sixtina del siglo XXI…venga hombre..)

    Pero es lo que hay…

    Un saludo 🙂

  2. Pues ya ves Estrella, ahí estamos… luchando contra la crisis. Al menos si las pinturas eran de una marca nacional y sirve para mentener unos cuantos en su puesto de trabajo… 🙁

  3. Yo ya me quedé obnubilada con su “retablo” de barro, (de MiquelBarceló) en la impresionante Catedral Gótica de La Ciutat de Palma de Mallorca.
    Hay que verlo para opinar. El Cristo,en el centro, puede unirse a la colección de pescados y/o hortalizas mallorquines que hay en la parte inferior y no desmerece nada.
    TELAAAAA. LO QUE COSTÓ. De esto opino lo mismo, sólo siento no haber comprado un cuadro suyo, que en la década de los 70 iba vendiendo su marchante en Mallorca por 25.000 de las antiguas pts. Pero es que eran tan feos y tan caros para la época….Está claro que no nos van a quedar reservas ni para los próximos jubilatas.

  4. Lamia, lo de los bocetos debía de ser para dominar una técnica vanguardista, basada en la experimentación con nuevos materiales, textura, y color. Eso requiere un gran esfuerzo creativo (generalmente de venta en ferreterías), una introspección exhaustiva de la luz, un resurgimiento del ser desde la nada, y una simbiosis amalgamada de sensibilidad y arte en proporciones ilimitadas. O sea una auténtica mentira artística. Pero la crítica “positiva” la dejo aquí de rondón, porque habrá que leer la de los críticos favorables a este insulto y este robo de la bolsa estatal.
    Estrella, ambos hemos llegado al mismo enlace por caminos diferentes, lo cual demuestra que la gente de buen corazón busca,compara y lo comparte con el resto. Felicidades.
    María Teresa, lástima no haber invertido en “fondos Barceló”. Ahora se venderían como el barril de crudo. Pero cuando yo ví sus primeros cuadros tampoco invitaban mucho a comprar. Sin embargo debo reconocer que muchas de las cosas posteriores sí que me han gustado, pero esas ya eran inalcanzables para un trabajador.

  5. Yo el año pasado tuve la oportunidad de ver la capilla que ha hecho el señor Barceló en la Catedral de Mallorca, y la verdad, queda todo tan desbalanceado que parece un pegote de muy mal gusto. Y tampoco cuesta tanto hacer obra y que quede armonizada. En Girona mismo, en la fachada principal de la Catedral, tenemos esculturas hechas en los años 60 con otras del siglo XVII y no desentonan.

  6. Jean, a veces el equilibrio en todo es lo que menos les importa a quienes pagan con dinero “fácil”. Lo que se trata es de parecer vanguardista y rompedor. Pero aún así, detrás de eso tiene que haber reflexión, búsqueda y concepto. Ahora que cuando llegas a un callejón en el que tu idea no se ve compensada con el resultado, o sencillamente no es lo que tú querías, debes comenzar de nuevo y no intentar convencer a nadie de que eso es Nueva tendencia. Eso para mí es una mentira artística y un gran engaño para justificar un despilfarro tan enorme.

  7. Pingback: Damián Ramis Caubet » Alas de Plomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*