A.N.L.A.M.

Prefiero referirme así a la galardonada compañía, modelo a seguir, paradigma de la rentabilidad y excelente por definición.

Un premio más a lo que “prima” en el libre mercado, LA RENTABILIDAD, como único parámetro a considerar. Así que debo felicitarle por tan importante premio.

No me duelen prendas al reconocer que es verdad, que la han hecho rentable casi desde el primer ejercicio a finales del año 1995.  Siempre dije que si montaba una empresa intentaría “fichar” al Sr. Bertomeu para que me llevara el papeleo. A mí eso me aburre mucho y no tengo el cuajo para implantar determinadas medidas laborales, políticas de recursos humanos y demás zarandajas propias de un buen administrador.

Pero  a lo que no estoy dispuesto es a admitir su “independencia” empresarial. Iberia (y ahora con British) tiene mucho -o todo- que ver en este éxito estrepitoso. No me equivoco en el adjetivo, porque es paradójico e irónico ya que hay quien es capaz de morir de éxito, me refiero a nivel empresarial. Claro que a Fernando VII se las ponían igual de bien.

Iberia vió cómo Binter no era viable en un marco en el que se aplicaba el mismo convenio colectivo para una operación de tercer nivel. Así que duró el “experimento” lo que costó desarrollar una “copia” del original, fuera del monopolio gigantesco de Iberia. Aviaco fué diluído y asimilado como un “a extinguir” mientras paulatinamente ANE iba consolidando y asumiendo los slots, las rutas y los destinos para los que la demanda no justificaba el uso de un MD o los DC-9 antiguos. Se comenzó con turbohélices (mucho más adecuados para rutas cortas y más económicos de operar), se fueron incorporando pequeños reactores, se obtuvieron campañas publicitarias de varias comunidades autónomas y sobre todo manteniendo unos costes salariales muy por debajo de la media del sector.

Hoy el personal de Iberia vé impotente cómo sus rutas “históricas” van cambiando de operador, bajo el marchamo de FRANQUICIA, y se está metiendo en el low cost para no perder ningún resquicio de comercialización, lo cual empresarialmente es lógico, aunque a nivel laboral sea una auténtica agresión a todos los empleados de la marca IBERIA.

Así que los cerebros de esta gestión pueden estar más que satisfechos de cómo han planificado la estrategia, que han seguido escrupulosamente, consiguiendo matar a muchos pájaros de un solo tiro. Por eso es lógico que les premien, cuantas más veces mejor, y el que quiera saber lo que vale un peine, que se de un paseíto por cualquier rastro o mercadillo, ¡estamos de oferta oigan!…

Por último en cuanto a seguridad… algo habría que añadir.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*