Alas de plomo

Como veis he cambiado el nombre del blog.

El motivo es que, como ya os contaba, he cambiado de actitud y la forma en que entiendo mi nuevo estado, así que lo de “putaempresa” ya no es mi objetivo fundamental. Sin embargo iré incluyendo notas en la categoría de parados y os aseguro que no serán nada digeribles para algunos.

¿Por qué Alas de Plomo?. ¿Qué quiero significar?. ¿Qué os sugiere?.

Alas de plomo lleva tiempo dando vueltas en mis meninges como novela. Todavía no he empezado a escribirla pero ya tengo el título preparado, seguramente los escritores de verdad consideren que es empezar la casa por el tejado, pero yo no soy todavía  escritor, así que me puedo permitir estos lujos.

El título en sí encierra una enorme paradoja o una gran contradicción: La libertad frente a la realidad. Así de simple.

Cuando alguien piensa en la libertad siempre acaba imaginando algo con alas. Pájaros, la paloma de la paz o el mismo Icaro. Nuestra mente entonces vuela por paisajes idílicos en una playa solitaria, sin tiempo, sólo tranquilidad y paz. O bien nos lleva a sobrevolar altas y nevadas cumbres de montañas , arroyos bravos y cristalinos y un rebaño de ovejas alrededor de una cabaña solitaria, donde lo único que importa eres tú mismo.   ¿Alguno de vosotros ha tenido estas imágenes en la cabeza?. Yo creo que todos en algún momento de nuestras vidas las hemos tenido. Pero en seguida nuestra parte racional nos las sustituye por otras imágenes menos gratificantes pero más reales.

Con alas de plomo quiero contar la lucha que todos desarrollamos en busca de nuestra propia libertad, arrastrando el lastre de nuestras obligaciones , prejuicios o miedos. El afán de conseguir una vida mejor, donde seamos los únicos pilotos de nuestro destino, donde nuestro espíritu pueda volar llevado de nuestras ilusiones.

El plomo va a ser todo aquello que nos frena las ansias de vivir libres y de hacer todo aquello que nos apetece. Lo que intenta continuamente mantenernos a ras de tierra, sin poder despegar hacia esos espacios imaginados una y mil veces. El plomo es nuestra realidad.

Pero el plomo es también el material con el que tenemos que construir nuestras alas. El es lo que nos va a permitir hacer nuestro propio avión y volar. El plomo es en definitiva nosotros mismos.

En esta búsqueda centro el objetivo de mi blog, en hacer de nosotros aviones que vuelen hacia donde quieran, utilizando nuestros limitados recursos para alcanzar el destino deseado.

En definitiva quiero reescribir un nuevo Quijote con Sancho.

Un pensamiento sobre “Alas de plomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*