BKN clouds

Nota: aunque parezca mentira al principio, casi no digo nada de meteorología.

Siento empezar en Inglés y utilizando siglas, pero pronto vereis por qué. El título es la manera en que aparece la información meteorológica aeronaútica en lo que respecta a nubosidad. BKN es la avrebiatura de Broken y se refiere a la parte de cielo cubierta de nubes dividida en octavos. En este caso sabríamos que las nubes ocupan entre 5/8 y 7/8 del cielo que vemos.

Si la nubosidad llega a cubrir la totalidad del cielo diríamos entonces que está completamente cubierto y nos informarían de que está OVC (Overcast).

Es una pequeña parte de los códigos meteorológicos utilizados para normalizar la información que se proporciona mediante METAR, que da el tiempo actual en cualquier aeropuerto del mundo, o el TAFOR que informa de la previsión en determinados períodos de los mismos.

Bueno, creo que con esto es suficiente como introducción meteorológica por hoy… Pero en la aviación civil española actual las nubes que se ciernen sobre ella están llegando a cubrir por completo todo el espacio aéreo.

Desde hace unos años el deterioro progresivo de la misma ha ido acumulando sombras en todo el personal implicado en una operación aérea. Comenzaron privatizando la ENA (Escuela Nacional de Aeronaútica) y dando licencias de escuelas privadas, en las que la formación pasó a ser el reclamo de enganche de unos clientes/consumidores, que aportaban el capital para el negocio.

Determinadas compañías vieron en la formación de TCP’s un medio para obtener más ingresos -vía cursos subvencionados por la administración autonómica correspondiente- y además precarizar más la contratación de gente con su Diploma acreditativo.

Los TMA’s (Técnicos de mantenimiento, o mecánicos aeronaúticos) vieron cómo sus respectivas licencias se modificaban haciendo de su profesión un galimatías, en el que uno puede firmar una revisión de aviónica, mientras que sobre el papel no sabría apretar una tuerca con el torque adecuado…

Recientemente hemos asistido al derribo de todo el sistema de control aéreo (aunque sigue el acoso a sus controladores). De eso os he ido manteniendo al día, espero. Aunque todavía no ha acabado el expolio del patrimonio nacional que administra AENA.

Ayer contesté a una encuesta del COPAC, para ver cómo mejorar un colegio profesional, de cuya eficacia tengo mis serias dudas. Los sindicatos de profesionales aeronaúticos tampoco parece que hayan conseguido mucho en sus negociaciones con las empresas.

Desgraciadamente para todos, la sociedad se ha visto atenazada por una crisis económica con la que se intenta justificar todo aquello que nunca habríamos pensado que pudiera admitirse. Sólo se vende lo más barato, sin reparar siquiera en cómo se consigue abaratar el precio de algo que es carísimo.

Yo os voy a contar “grosso modo” cómo se logra, a ver si de verdad merece la pena:

– Bajamos el sueldo a todos los que queden (después de haber panteado un ERE), y les hacemos contratos temporales para ir cubriendo picos de demanda. Ahí entra todo tipo de servicios en tierra: facturación, maleteros, agentes de rampa, coordinadores, etc. Y por supuesto todo el personal de oficinas y personal de vuelo.

– A los pilotos y TCP’s les exigimos que vengan con sus cursos de habilitación hechos y pagados, para luego tenerlos en “Stand By” a ver si los necesitamos. Igualmente a los TMA’s, o cualquier empleado que necesite una cualificación profesional determinada.

– Externalizamos cualquier otro servicio que no sea propiamente responsabilidad de la compañía y jugamos a negociar los contratos de dicho servicio en función de la demanda.

– Reducimos o anulamos el stock de respuestos hasta el mínimo que marque la autoridad. Esa autoridad que hace siempre la vista gorda para intentar que no quiebre una determinada compañía.

– Reducimos la burocracia legal a un “copy-paste” (corta y pega) de otros documentos que cumplen escrupulosamente la ley. Total quien va a notar una similitud en vuelos diferentes cuando archivamos cientos de informes a diario.

– Si hay un inspector honesto, nos lo cepillamos en los juzgados, no vaya a ser que tengamos que cerrrar empresas que no pasan esas inspecciones.

– Eliminamos el combustible extra (el de criterio del comandante) para no llevar peso muerto.

– Cobramos por el peso del equipaje.

– En caso de cancelación, demora de un vuelo, etc. intenta llamar al teléfono de atención al cliente, ya que no tenemos oficina propia en ningún aeropuerto, y verás qué entretenido estás un buen rato…

–  Ni un euro extra para formación de personal, no sea cosa que aprenda demasiado y quiera cobrar lo que se merece y le corresponde.

– Echa a cualquier miembro de un sindicato que quiera mejorar las condiciones laborales. Obviamente algo hará mal, y no se le despedirá por sindicalista, sino por una falta en el desempeño de su deber. ¡Todo el mundo sabrá que lo mejor es estar calladito!, y la nueva ley te ampara. Con veinte días por año, solucionado el asunto, por muy improcedente que sea el despido. Total llevaba trabajando contigo menos de un año….

– Anula la independencia profesional del responsable último del vuelo, déjale sin autoridad y siéntate a ver como la manada sigue la senda marcada por el cabestro que tú has puesto de director de RR.HH. o de calidad. Con tal de que sea un come hierba que pace mansamente de tu mano, es válido.

– Todo lo que pase fuera de Suiza (cuentas secretas) es anecdótico. A quien le interesa descubrir cómo se paga en divisas un leasing, un combustible, un repuesto. ¡Sólo van a mirar el precio del billete!.

– Abre nuevas rutas, no importa que no vaya ningún pasajero, se trata de que hayas negociado la NO Subvención con los políticos adecuados. Ellos estarán encantados de hacerte publicidad gratis saliendo en los periódicos, televisiones, etc. demostrando sus desvelos por reactivar un aeropuerto deficitario (ruinoso), y además te firmarán un contrato de promoción turística de la Comunidad encantados de la vida. Ese es tu negocio, no pienses que el pasajero amortiza ningún gasto, eso es secundario, y si encima te llenan el avión “miel sobre hojuelas”.

–  Tampoco te preocupes, ni mucho ni poco, por la seguridad. En caso de un fatal accidente tenemos carne de cañón a punta de pala: pilotos, controladores, mecánicos, meteorología… Ellos serán siempre los culpables de todo lo malo. Y en el peor de los casos, la aseguradora cubrirá los gastos. El Estado además será responsable subsidiario en casi todos los casos, así que de tus cuentas de Suiza no saldrá ni un euro para las indemnizaciones.

– Si eres un empresario “ad hoc”, viste “comme il faut”. Los trajes de corte quedan estupendamente en un cocktail, y si consigues hacer famoso a tu sastre desviarás la atención de los medios hacia todos los lados menos hacia tu empresa.

– Obtén todos los premios que se conceden a los innovadores, creadores de empleo, empresa biosensible, ayuda humanitaria… cualquier cosa que no tenga que ver con aviación ( o que sí), pero ponte muchas medallas en la web. Nadie sabe lo barato que cuesta comprar el voto de un jurado que le importa un comino dártelo a tí o a otro. Sólo quiere unos días a “todo trapo” en cualquier lugar donde le lleves de vacaciones, y encima lo llevas en tu avión.

Como habeis podido ver hay muchas maneras de ahorrar dinero, de ganarlo, de desviarlo o de fundirlo. La cuestión estriba en saber qué tipo de empresario dirige el cotarro y qué pretende cuando saca un avión a volar.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “BKN clouds

  1. Yo de aeronáutica no entiendo, de economía tampoco, pero voy observando que a todos los niveles el cielo está OVC, para los autónomos, que tienen que cerrar sus negocios por falta de trabajo o de liquidez, para los pequeños empresarios que nos les paga la administración, para los jubilados que si ya les pagaban poco, ahora con esta ola de frío que llega les congelan las pensiones y empiezan a lanzar globos sonda diciendo que no saben hasta cuando podrán pagar, para…
    Para de contar narices, que mientras haya partidos de fútbol y partidicas en los bares, tendremos a todos entretenidos

  2. Jubi, la que va a caer es gorda. Acoso al euro, rescate a países como Irlanda, etc.
    Todos convencidos de que hay que atarse los machos y echarse al ruedo. Y dentro de nada ni partidica en el bar, porque es la excusa para echarse un farias sin atufar la casa. Si a la hostelería le faltaba algo, más de un bar cerrará con la ley antitabaco. 🙁
    De aviación casi mejor ni hablar, si es que se puede seguir llamando aviación. Igual hay que llamarle avi-acción. Malos tiempos para la lírica 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*