Borrascas en Semana Santa

(Peana del Cristo de las Siete Palabras)

 

Estamos aproximadamente entre 36º y 43º  de latitud Norte, en la Península Ibérica dominan los vientos del Oeste, y el aire húmedo del Atlántico llega siempre a aguar determinadas fiestas. Los frentes asociados a estas depresiones generan inestabilidad y producen lluvias… Hasta aquí todo normal en esta época del año (En Abril, ¡aguas mil!).

El clima de España depende de las zonas, pasando del Atlántico al Mediterráneo a través de las Mesetas en las que predomina el continental. A nivel más local afectan factores orográficos que, o protegen del viento o lo “encañonan” haciendo que la intensidad del mismo aumente vertiginosamente (Cierzo, Tramuntana…).

La meteorología es una rama de la Física que estudia variables y mide magnitudes, a partir de ahí interpreta lo previsible y “avanza” lo que se puede esperar en la evolución del tiempo, y observar cómo se comporta el clima.

No hay nada más que datos y matemáticas. No influye el deseo del meteorólogo, ni la ilusión por salir en procesión, ni las ganas de llenar hoteles. La Naturaleza no sabe de días en rojo en el calendario, sencillamente sigue sus ciclos.

Nosotros rompemos la hora con los tambores, abrimos paréntesis en el trascurso de nuestra vida para sentirnos libres de horarios y/o de responsabilidades, y queremos disfrutar del tiempo libre.

Hemos roto los ciclos naturales de una manera ficticia y le damos importancia al tiempo sin ninguna necesidad real. No dependemos de un buen tempero para sembrar, de que luego luzca el sol para que germine nuestra siembra, y que la lluvia nutra las plantas antes de que el verano agoste las plantas más débiles. Ni siquiera tenemos que sacar nuestros rebaños a pastar cuando el tiempo lo permita y la hierba crezca en los prados. No tenemos que echar los aparejos antes de que llegue el temporal y podamos volver a puerto…

Sólo queremos que haga “buen tiempo”, pero ¿qué es el buen tiempo?. Nadie lo sabe porque es totalmente subjetivo. Depende de las expectativas que nos hayamos creado. No nos gusta ningún tiempo, ningún clima, porque la Naturaleza nos molesta siempre. Ahora queremos sol para ir a la playa, pero no demasiado que sudamos fuera del aire acondicionado. Queremos bosques verdes en la montaña, pero que llueva cuando nosotros no estemos allí. El viento no sirve más que para traernos el polen que nos da alergia. La nieve sólo es para esquiar un par de veces al año y fuera de las pistas no crea más que caos en la carretera… ¡La Naturaleza no acierta nunca!.

Estamos obsesionados con la meteorología, con el tiempo que va a hacer, y elaboramos nuestros planes en función de algo sobre lo que no tenemos control, de ahí que muchas veces sintamos frustración cuando no se respetan nuestros deseos.

La Semana Santa se vive según se sienta. Los creyentes cristianos conmemoran la muerte y Resurrección de Jesús. Los no creyentes celebran su particular procesión por carretera a cualquier lugar de la geografía, peregrinos sobre el asfalto redentor que les aleja de la monotonía diaria. Y todos pensando en que haga buen tiempo.

Decía que estamos alrededor de los 40º N, que eso tiene que ver con nuestro clima, pero las estaciones llevan su ciclo propio, ajenas a nuestros deseos particulares. Ahora toca lluvia, es lo suyo, independientemente de que las procesiones se queden en las Iglesias, de que no liguemos bronce tumbados en la arena o de que el paseo por el monte sea embutidos en un “impermeable”.

Nosotros debemos saber que el tiempo siempre es bueno y adaptarnos a sus circunstancias variables sin “exigir” más que lo que venga. Si nunca ha llovido a gusto de todos, ahora nada de lo que ofrece el clima contenta a nadie, porque queremos ir contra lo que es natural, y así nos va.

Al menos el lunes pude ver la Cofradía de las Siete Palabras, saliendo de San Gil. Hice unas cuantas fotos de su Cristo y escuché sus bombos y tambores. Si el tiempo lo permite veré alguna más y si no fuese posible pensaré que al menos este verano nuestros campos volverán a estar verdes y los pantanos llenos de agua. Creo que eso es buen tiempo, aunque no lo parezca…

Feliz Semana Santa a todos, allá donde esteis disfrutando de la vida, indpendientemente de la meteorología…

 

Esto prevé el Meteosat para Zaragoza

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*