Cacos y polis. Policías y ladrones…

Eran juegos de niños, unos hacíamos unas veces de polis y otros de ladrones. Se trataba de perseguir y encontrar a los malos y apresarles. Era realmente una variación del escondite, un juego tradicional de niños y totalmente  inofensivo, porque no había nada de violencia

Viendo el video anterior, no sé quien se esconde de quien, ni quien es bueno o malo. Sólo se oye que alguien grita y de repente “los buenos” disparan contra “los malos”. También hay otros “rehenes” a los que rescatan de nuevo “los buenos”…  Pero mi percepción, mi olfato detectivesco, me dicen que no debería tener tan claros los roles de los buenos y los malos. ¿Podría ser paranoia?. Me inclino más porque alguno de los que aparecen tienen un trastorno de identidad disociativo, antes llamado personalidad múltiple, que nos impide saber si están en fase de bueno o de malo.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*