Camping de Zaragoza, ¿Funcionando?

(Ver fotógrafo y foto completa)

Ya lo he hecho otras veces, copiar y pegar uno de los comentarios que llegan por su caracter informativo o crítico con un determinado tema. Con éste de Eva había que actuar de esa manera, ya que te deja un poco “pasmao” lo que cuenta como comentario al artículo (Camping de Zaragoza…)

  1. Eva Dijo:
    Hola!!
    He estado la semana pasada en el camping de Zaragoza.
    Lo reserve a principios de mayo porque según leí, en teoría lo habrían el 1 de mayo.
    El precio me parece económico y las instalaciones en si están bien. Hay hierba, hay sombra, piscina…
    Por lo general el camping no está mal, de hecho está muy bien, pero claro teniendo en cuenta que tiene 4 estrellas y que ha costado 12,9 millones de euros, según leí en el periódico, pues hombre, lo podían tener un poco más cuidado y limpio.
    El problema es el servicio. Aparte del colapso de la línea telefónica, la limpieza brilla por su ausencia. Fui de sábado a sábado, el domingo se atasco un baño con papel higiénico y estuvo así hasta el miércoles, día en que había 4 baños de 11 atascados y día en que la alcantarilla empezó a rebosar agua y ya por fin decidieron actuar. En tres ocasiones me encontré que ninguno de los 11 baños tenía papel higiénico, increíble.
    La de la limpieza sólo la vi una vez y con una pachorra que no veas. Yo me lo encontré medianamente bien porque prácticamente lo he estrenado, pero los que vayáis en agosto no se que os vais a encontrar.
    Cafetería: el domingo en el desayuno me cobran 1 euro por un croissant a la plancha y el martes 2,3 euros por una napolitana de chocolate, me quejo y la chica se pone borde. Éramos unas 10 personas esperando y tuvimos que esperar porque no tenían suficiente vajilla y la iban metiendo en el lavavajillas y secándola con el trapo según la servían… en fin, que estaban desorganizados, aunque eso digo yo que lo arreglaran sobre la marcha.
    Hay cosas que no están rematadas del todo, por ejemplo la zona de la piscina no les ha dado tiempo a rodearla de césped y solo hay por un lado.
    Cuando entras te dicen que te pongas donde quieras y ni te acompañan ni te preguntan que tipo de tienda llevas, pagas por adelantado y cuando te vas les dices que ya te vas y ponen una crucecita en el ordenador, asi que con el descontrol que tienen te puedes quedar un mes más tranquilamente y gratis.
    Un día que entre a las 8 de la mañana a preguntar los teléfonos de los taxis vi a un señor que había estado el día anterior a preguntar si había sitio y le habían dicho que volviera a esa hora (las 8 de la mañana!) pero la chica que estaba en ese turno le decía que no le podía confirmar nada hasta las 12, 12:30 que saliera la gente…
    A ver si me entero, los campistas reservamos con antelación las fechas exactas, pagamos por adelantado ¡y no saben cuando nos vamos!!
    En mi zona había hueco para más tiendas de campaña, y eso que ese camping parece una competición por ver quien lleva la tienda más grande… y claro, si llevas una tienda de dos habitaciones con salita incluida, también llevas tu mesa con mínimo cuatro sillas…
    Hay un mercadona cerca y un bar cervecería llamado La Perla Negra que tiene unos precios muy rentables y son muy amables, para cenar os podéis pedir unos bocadillos por 4 euros excelentes. Está enfrente de la parada del bus.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “Camping de Zaragoza, ¿Funcionando?

  1. Parece que como con otras cosas que estrenamos este año, reinan la desorganización y el desconcierto. Esperemos que lo vayan solventando poco a poco, y que si algún día vuelve Eva se encuentre algo mucho mejor 🙂

  2. Vaya…y yo que creia que porque nos llovió la primera escapada que hicimos a un camping, me habia pasado lo peor que le puede pasar a un campista.
    Jajaja bueno es saberlo.
    Un saludo

  3. Desde jovencito no he vuelto a montar una tienda de campaña. Tampoco he sido excesivamente aficionado a ello, pero la economía juvenil no daba para mayores posibilidades y cuando lo hacía disfrutaba a tope de cualquier sitio. También nos llovió en la Playa Pita junto al embalse de La Cuerda del Pozo (Soria). Insistí muchísimo en hacer una “regata” alrededor de la tienda porque mi olfato meteorológico hacía prever lluvia. Todos pasaron de picar y me la piqué (qué mal suena) yo solito, y de buena profundidad y anchura, con desagüe hacia la parte baja. Menos mal porque a mitad de noche diluviaba, los truenos y los relámpagos nos hacían radiografías dentro de la tiendecilla. Y justo anuestro lado unas tiendas-chalet con niños pequeños acabaron totalmente inundadas. Los padres jurando en arameo y trasladando a los niños a los coches. Las madres intentando salvar algo de ropa seca para el día siguiente. Y nosotros aunque no dormimos apenas con el cachondeito, estuvimos tan ricamente tmbados “a la bartola” sin una gota que no fuera de sudor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*