Cansar a un Falcon

ScreenShot038

Los aviones también tienen su corazoncito y avisan antes de que todo vaya a peor. El falcón de ZP todavía no se ha recuperado de la campaña electoral de las Europeas, y ya está dando saltos por Africa. ¡Con el calor que hace!.

Al pobre avión no le dejan descansar y claro, está pidiendo ya las vacaciones. ¿Qué otra cosa se esperaban?.

Ayer se negó a salir de Togo con ZP, primero se comió unos insectos, que de siempre le han sentado fatal, y tuvieron que abortar el despegue. Los pilotos, que obedecen órdenes superiores, tenían que volver cuanto antes con su presidente, que tenía que subir unos impuestos a los ricos. Pero claro, en Togo mucho fresquito no es que deba estar haciendo, así que no debieron tener en cuenta que tras un aborto de despegue hay que esperar unos cuantos minutos hasta que se enfrían los paquetes de freno y los propios neumáticos. Porque si no las vávulas de seguridad se abren y se desinflan las ruedas… Jeje.

Seguramente les dirían que había que marcharse rápido, no fuera que los acuerdos diplomáticos hubieran prescrito al llegar a España. Sea como fuere el avión no quería traer a España al presidente de su Gobierno. (Algo nos debe querer decir, aunque no veo aún qué).

Yo me alegro de que haya vuelto, al fin y al cabo nosotros lo hemos elegido y, por más que diga un Falcon, ¿qué culpa tienen en Togo para tener que alojarlo allí más de lo meramente necesario?.

Y es que cuando los aviones están cansados, no paran de llamar la atención de todos. ¡Son como niños!.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

8 pensamientos sobre “Cansar a un Falcon

  1. Pero, por unos mosquitos tuvieron que abortar un despegue? Yo por las noches me pongo un ahuyentador de mosquitos, -solamente que entre uno en mi habitación, me pica por todos lados, debo de tener la sangre muy dulce-, en cuanto a la subida de impuestos a los ricos, estoy pensando en el tabaco, el combustible, el sueldo de muchos políticos, ¿eso solamente lo pagan los ricos?

  2. jubi, me temo que los mosquitos taponaron los famosos pitot de los anemometros. Las ruedas ya es un poco de precipitación por salir, sin esperar el tiempo de enfriamiento. He sido testigo varias veces de cosas así. Aun estando en el parking, al cabo de un rato sigue subiendo la temperatura de las ruedas y acaban desinflandose suavemente, antes de llegar a estallar.
    lo de los ricos es lo que decían. Pero para los gobernantes todos somos ricos, así que no engañan a nadie… 🙂

  3. falcon ,era el nombre de un ford que habia en los años 70 en argentina..cuando los “servicios de las fuerzas policiales”se llevaban a los 30.000 desaparecidos en la epoca de la dictadura..
    eran ford falcon verdes y quien los veia les temía,,porque si te agarraban eras boleta…
    ayy que escalofrio me dio….
    besotes

  4. Carina, ¡Será posible!. Fíjate que había visto el artículo del día del padre, y que como hablabas de tu abuelo Carlos, luego fuí leyendo deprisa deprisa, tanto que ni me fijé en que hacías alusión a mí. Perdóname. Soy un poco “pavo”, más que padre. Lo siento de veras, porque ahora has tenido que restregármelo por delante de las narices para que lo vea. Te lo agradezco de todo corazón y sobre todo tener una hija tan buena y alegre como tú. Igual te adoptamos y legalizamos la situación. Si no fuera por los ocupas… (es broma) imagino que sería su abuelo. Ves esto ya no me suena tan bien. Un beso y siento haberte traído malos recuerdos con los falcon.

  5. Arturo, es el mejor elogio que me han hecho. Lo digo porque hablando suelo hacerlo siempre con ironía, cuando estoy enfadado hasta con cinismo y si desprecio totalmente al interlocutor poniendole en evidencia… A ZP le deseo lo mismo que él desea para nuestro País (sólo él sabrá si es malo o peor…).

    Quechu yo no diría que son incidentes, Me pinta que fué una obstrucción de los pitots por culpa de los mosquitos. El resto es lo que ocurre siempre que se hace un aborto de despegue, dependiendo de la temperatura exterior, del frenazo más o menos fuerte, y del tiempo de rodaje hasta el parking, la temperatura del gas que rellena las ruedas sube progresivamente durante un tiempo. en caso de llegar a una elevada presión por esa dilatación, se “disparan” las válvulas y se desinflan los neumáticos. Eso es todo. Pero hay que esperar un tiempo – dado por el fabricante , y tabulado en el manual -después de un aborto para poder iniciar otro vuelo. Así que aquí creo que los pilotos simplemente fueron muy “celosos” con la rapidez para volver una vez destaponados los pitots. Y eso deja un poco en entredicho cómo se preocuparon más de salir zumbando que de hacer lo que debían. Pero seguramente las prisas no las tenían ellos, me temo que el que mandaba allí no era el comandante del avión… 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*