Cata-concurso de Tomates

ScreenShot017

Cuando se trata de Innovación y desarrollo, siempre pensamos en nuevas tecnologías o nuevos enfoques para resolver problemas, y nos encontramos con las consabidas siglas I + D + i (Investigación, Desarrollo e Innovación).

Pero si seguimos poniendo Ies, nos encontraríamos con una nueva sigla a tener en cuenta la I de IMAGINACION.

Pues eso es lo que ayer nos propusieron en un excelente bar-taberna que se encuentra en la Plaza de Santa Cruz de Zaragoza, El Condumio. Con una acertada selección de tapas y raciones se ha abierto un hueco en la difícil actividad hostelera de nuestra ciudad.

¿Qué hace que un bar o un restaurante tenga éxito?. La respuesta a esta pregunta tiene muchísimos matices que considerar, pero siempre hay que partir de una cosa muy sencilla La Calidad de lo que se ofrece. A partir de ahí ya todo es posible y entonces hay que fabricar una filosofía comercial del sitio en la que tiene que conjugarse, en las proporciones justas, toda una serie de cualidades que de manera inconsciente influyen en que la clientela se haga fiel a un lugar. El precio, la atención al cliente, el entorno, la limpieza, etc. etc.

El Condumio tiene todas estas cualidades gracias sobre todo a Carlos, el impulsor del establecimiento y a sus colaboradores tanto en el servicio como en la cocina.

Por su origen extremeño hace una interesantísima oferta de productos de su tierra, excelentes todos ellos, empezando con sus quesos o aceites y siguiendo con los embutidos y jamones y en general sus tapas originales y distintas. Cualquiera de las que elaboran son dignas de ser probadas. Por destacar un par hablaría de sus berenjeras “crujientes” para mojar en salsa romescu, ¡Una delicia! y cómo no de su “Barriguda“.

Ayer en un alarde de imaginación, habían programado la Primera Cata de Tomates. Como aficionado a este manjar hortense no pude dejar de acudir a curiosear por allí a ver qué había. Y efectivamente había una gran variedad de tomates de diversos orígenes, con un aspecto más que bueno y que una vez que el jurado hubo hecho sus degustaciones, tuvimos ocasión de probar. (Aquí podeis ver las fotos de parte de los tomates y la Taberna)

No sé quien obtuvo el premio por haber participado con sus joyas, tampoco me importa demasiado, ya que la mayoría de ellos es prácticamente imposible conseguirlos en cualquier tienda. Había tomates de huertos particulares, criados con mimo por sus propietarios, algunos venidos de La Rioja o Navarra, y por supuesto bastantes de la zona, siempre estupendo el tomate de Zaragoza. Pero el Heraldo de Aragón os informa del acto y del campeón.

Pero lo que sí quedó clarísimo, es que con algo de imaginación y un producto tan común como es un sencillo tomate, se creó un ambiente de participación de los “habituales” que nos supo a poco. Espero que continúen en esta línea de ofrecernos a todos lo mejor de toda España desde este rinconcito de la ciudad donde estar a gusto y comer bien es posible sin que te dejen tieso el monedero. Felicidades a los dos Carlos y a Miguel (nuestros hosteleros de lujo). Ah y muchas gracias por vuestras atenciones.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

3 pensamientos sobre “Cata-concurso de Tomates

  1. Gracias,por tu reportage y comentarios .Con clientes como tu es mas facil hacer cierto lo que escribes.mil gracias de nuevo un fuerte abrazo de todo El Condumio-

  2. Hola Carlos:
    Vaya tomatada os debisteis de jalar,asi si y no la tomatina.como me revienta verlos tirados por el suelo cuando lo mejor y más apetecible es comerlos.
    Eso si,a mi me gustan prieticos y sin muchas pitas y siempre con aceitico y ajicos.
    Que bueno es el producto de Aragón y sino a las pruebas me remito,aunque el 11 como que no.
    Ves,gracias a ti y tus amigos nos hemos enterado de que existen buenos bares,que no solo de cafes y alcoholes se vive.
    Hasta pronto

  3. Olguis, el tomate de esa cata fué sensacional. Ya ves lo que montaron a raíz de una charla de barra en el bar. Que si me han regalado unos tomates de aquí fenomenales, que si los de mi pueblo, para tomates los de allá. Así que con un ¡ya veremos! organizaron esta deliciosa tarde. Merece la pena acudir allí a probar cualquier cosa que hacen, por su calidad y magnífico trato. Así que unas berenjenas con salsa romescu… exclusivas para chuparse los dedicos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*