Cooperación Internacional

(enlace al autor de la foto)

Una vez más los ciudadanos normales han superado a su gobiernos ante la desgracia ajena. Después del terremoto en Haití, infinitas ONG’s, infinitos donativos anónimos, infinitas aportaciones de ayuda humanitaria y miles de voluntarios dedicándose a la tarea de ayudar desinteresadamente a la población superviviente.

Hay sin embargo muchos peros que ponerles a los políticos de todo el mundo, empezando por Europa. La unión Europea todavía tiene que reunirse con carácter de URGENCIA, para coordinar cómo puede ayudar de una manera eficaz. Mientras tanto EE.UU. ya ha enviado a sus tropas para intentar poner orden en el caos que se está viviendo. El aeropuerto de Port au Prince está literalmente “saturado” de materiales de primera necesidad que no pueden llegar a sus destinatarios. Francia se ha quedado un pelín descolgada del oportunismo de su presidente Sarkozy, que suele estar de Prima Donna en todos los saraos internacionales y ahora de manera descarada “acusa” de ocupación a las tropas americanas… para luego desdecirse y decir que la cooperación bilateral es total. (Vamos que traducido se ha apuntado al liderazgo de las superpotencias en esta ayuda).

De España qué decir, sino que el Presidente de turno de la Unión Europea, sigue su discurso sobre lo que la sociedad europea ha pedido y de “nuestras convicciones” en lugar de “nuestras responsabilidades” …

O sea, miseria para los supervivientes y discusiones políticas al más alto nivel, para variar…

Como soy un malpensado siempre que oigo este tipo de declaraciones de intenciones y pocos actos concretos, me inclino a pensar que lo que están realmente debatiendo no es ni cómo ni cuando ayudar, sino cómo “repartirse el pastel” después de la devastación.

Desgraciadamente los miles de muertos sólo esperan a ser enterrados, los que han sobrevivido a los dos seísmos, y consigan seguir con vida a pesar de las penurias, seguirán siendo “carne de cañón” para los depredadores. Pero claro, ahora una tragedia de esta magnitud, no sólo despierta los bajos instintos en quienes se disputan algo que comer o saquear, sino en los países ricos y poderosos que “aspiran” a reconstruir ese cachito del mundo que hasta ahora tan poco les había importado.

Hay que reconstruir un país completo. Así que va a hacer falta muchísimo de esto: casas, carreteras, comunicaciones, aeropuertos, maquinaria, cemento, acero, hormigón, asfalto, petróleo, ingenieros, médicos, madera, carbón, gas, electricidad, financiación (bancos), deuda, préstamos, iglesias, escuelas, maestros, policía, etc., etc.,etc… ¿veis a dónde quiero llegar?.

Vamos que como ya no hay nada de nada (antes tampoco, salvo cuatro casuchas miserables) el negocio que se avecina es enorme, y me temo que ningún país “civilizado” quiere quedarse fuera del reparto. ¿Cómo se hará?, ¿quién lo repartirá? ¿cuándo empezará?. Supongo que inmediatamente, en cuanto hayan controlado a la masa hambrienta y sedienta a base de donativos de todo el mundo; cuando los heridos estén en disposición de trabajar de nuevo, como esclavos, para reconstruir su país con la ilusión de que sea de verdad un nuevo paraíso y libre.

Y mientras tanto los antiguos dueños del lugar (Colonia francesa después que española), diciendo que apelamos a nuestras convicciones o que los marines están invadiendo Haití…

¡Por favor, ayúdenles solamente por humanidad!. Pero no apelen a nuestras conciencias, que de eso creo que andamos más que sobrados todos los ciudadanos del mundo.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “Cooperación Internacional

  1. Es una auténtica vergüenza lo que está pasando en Haití, claro que es un País destruido que no tiene nada que ofrecer, si esto hubiera pasado en otro País con Petróleo , Materias Primas o Turismo, otro gallo cantaría. Antes no tenían nada y ahora no les queda nada de nada. Sé que los Bancos españoles que han recibido donativos para la ayuda, han cobrado sus respectivas comisiones de envío de fondos, esto es impresentable que hagan negocio con la miseria del ser humano, porque con la riqueza ya la hacen. En definitiva otro espectáculo bochornante de la miseria humana, a lo que tengo que añadir que no he visto por televisión ni una noticia, de que el Vaticano haya enviado ayuda material, porque la espiritual creo que ahora es secundaria, necesitan comer y beber, de rezar ahora no creo que tengan ganas.

  2. Me temo Carlos que tienes toda la razón en tus argumentos. La reconstrucción del pais es un pozo de beneficios para muchos via financiación bancaria.

    Raul, estoy contigo, es absolutamente bochornoso, aunque a ellos no lo vean asi, de hecho no lo ven de ninguna manera, lo hacen y punto.Los bancos cobrando comisiones por aceptar la ayuda bienintencionada de la gente. Pero no vas a lograr que se averguencen, si lo hicieran no serian bancos. Son la quintaesencia de la pirateria desmedida con visos aparentes de legalidad, porque escarbando levemente ni eso. Una mafia por las buenas.

  3. Raúl y Ricardo, los bancos son los encargados de “perpetuar” el modelo social en el que estamos metidos, EL CAPITALISMO. Nos guste o no, al final son ellos los que “dictan” las políticas económicas y/o sociales.
    Otra cosa es cómo los “voceros”, “arribistas”, “especuladores”, les digan cómo seguir vendiendo el producto de manera “atractiva” a los que al final sólo somos meros instrumentos de intercambio.
    Creo que la sociedad está buscando otras alternativas de organización político-económica, pero no la encuentra. Así que hace falta mucha gente como vosotros para que por lo menos los demás tengamos oportunidad de pensar en algo positivo para lograr cambiar estas formas de comportamiento . Gracias.

  4. realmente es vergonzoso lo que ocurre en Haiti, mas alla de la desgracia ocurrida por este desastre natural, ahora comienza a verse tdas las miserias de este pueblo que ya estaba empobrecido mucho antes del temblor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*