Crónica del XII.

Estoy vago (vaguísimo) pero es que el poli-bloggellón me dejó un tanto exhausto. Y eso que por razones familiares llegué tarde. Me incorporé ya directamente a la visita al Pabellón de México y tuvieron la gentileza de esperarme para iniciar la visita guiada al mismo. Si es que el grupo era de buena gente, y los anfitriones encantadores. Así que nos explicaron lo que podríamos esperar de la visita y ¡hale! a dejar constancia virtual de nuestra visión del progreso. Las pantallas interactivas permiten seleccionar una serie de imágenes que luego firmas y posteriormente son proyectadas como parte del audiovisual, por tanto no os sorprendais de ver alasdeplomo en México.

Puesto que el calor era algo más que un compañero molesto, se inició un asalto al primer chiringuito que nos encontramos para iniciar la ingesta de la cervecita que tanto gusta a los bloggers. (Algunos refresco o agua). De ahí nos fuimos al Pabellón de Bélgica en tropel y casi nos metemos todos en la bañera, pero la que más nos gustó estaba ya ocupada y el señor no se quiso salir de su baño, así que nos quedamos con las ganas y atacamos de nuevo el bar del pabellón. Ahí hicimos una pequeña cata de las variadas cervezas que se ofrecen, todas a cual más ricas, y salimos de ahí totalmente entusiasmados (¡hip!, perdón) con la visita.

Después a Argentina a ver ballenas y Buenos Aires querido…Fuimos recibidos, con la amabilidad y dulzura características de nuestros hermanos, por el propio comisario del Pabellón, quien hizo las veces de Cicerone del grupo y al que le quiero dar las gracias por el exquisito trato que nos brindó. Le hice llegar los besos de Carina para todos sus compatriotas representados en aquél momento por este “gran señor”. En el Pabellón de América Latina se podía disfrutar de la música en vivo, animada y con mucho ritmo, mientras hacíamos nuestra labor de reporteros gráficos.

De ahí a Extremadura a hermanarnos con la buena gente extremeña, que nos recibió con los brazos abiertos y nos sorprendió gratísimamente con el enfoque dado a su pabellón. En este momento se unió al grupo el Cronista Oficial de la Expo, Domingo Buesa, con quien tuvimos ocasión de departir como un bloggero más de forma distendida y próxima, muy lejos de la vida política para ser un ciudadano más, orgulloso y contento de nuestra magnífica Expo.

Desde que accedes al pabellón extremeño ves algo diferente al resto de pabellones. La fuente que “escribe” con gotas de agua, la cascada interior, los aromas a Jara o jamón, hacen que todos los sentidos participen de la visita. Y cómo no también un audiovisual muy emotivo en 3D. ¿Quieres saber si estás un poquito deshidratado?, pues te subes a una maquinita y te da la proporción acuosa de tu cuerpo.

Pero el detallazo final fué un vinito del Guadiana rosado y fresquito que nos abrió las papilas adecuadamente para degustar unas bandejas de jamón de Jabugo del de verdad. El tacto de las láminas entre los dedos hacía que el estómago brincase de alegría esperando que le llegara cuanto antes lo que los ojos, el olfato, el tacto y finalmente el gusto decían que aquello que le mandaban era un manjar de dioses. Lástima de comportarnos educadamente, porque cualquiera de nosotros seguro que hubieramos dado cumplida cuenta de una de las bandejas de forma individual. Pero una vez más dejamos que todos pudieran paladear el jamón y nos fuimos tan contentos a iniciar el bloggellón informal.

Fuimos a la estación del Telecabina de Aramón y allí nos sorprendió (al menos a mí que no había estado) lo bien montado del recinto, desde el que no sólo puedes acceder a una de las cabinas amplias y cómodas, sino que puedes disfrutar de un lugar de sosiego y magnífico ambiente tomando tus cañitas o sangría y servidas con una gran sonrisa que no desapareció de la cara de la camarera en ningún momento. Por ello no pude dejar de hacerle una foto que diera testimonio de lo que es una cara de alegría.

Así que entre charla y charla y cervecita y cervecita fuimos subiendo a dar la vuelta completa y disfrutar de las vistas de la Expo desde arriba. Finalmente había fiesta Canaria y mojitos para todos, pero ya se hizo tarde y fuimos haciendo mutis por el foro con un excelente regusto a bloggellón. Me temo que alguno de los próximos se lleve a cabo en el mismo sitio puesto que cada vez vamos más gente y el entorno resultó adecuado y divertido. Todo un éxito más de Gabriel y sus gestiones que recibieron el apoyo de más gente de la que imaginaba. Pero de ellos seguro que nos habla el propio Gabriel en Camyna.

A todos los que estuvisteis un abrazo y ya iré viendo vuestras crónicas desde el wiki de inscripción. A todos los que han colaborado para que pudieramos difrutar de la Expo y del bloggellón muchas gracias.

NOTA: Las fotos las voy a poner después porque merecen un capítulo aparte. El texto no deja de ser más que el preámbulo de lo que nuetras cámaras fueron captando.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

8 pensamientos sobre “Crónica del XII.

  1. A todos los miembros del pabellón si que les debemos estar agradecidos por el trato que nos dispensaron y por supuesto que volveré con mi familia y amigos. Gracias por sus atenciones y enhorabuena por el pabellón en su totalidad.

  2. Pingback: El pabellón de Extremadura en la Expo 2008 recibió ayer la visita de los blogueros | José María Moncasi de Alvear

  3. Gracias David, aunque suelo ser muy puntual, este día no pudo ser, por ello os doy las gracias a todos por vuestro comportamiento tan educado. Y encima ni siquiera me abucheasteis. Si es que los bloggeros sois (somos) un ejemplo de cualidades humanas…

  4. Pingback: CRÓNICAS BLOGGERAS EXPOBLOGGELÓN | Zaragozame.com

  5. Pingback: De gira por el mundo con el XII Bloggellón | ¡Desperta Ferro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*