Cuidar las encías cuida el corazón.

ScreenShot049

(autor foto dmmalva)

¡Quién lo diría fuera de la clase médica!. Ayer acudí de nuevo a la consulta de mi dentista, por necesidad. Me da mucho “repelús” cada vez que me tiene que meter el torno en la piñata.

Pero gracias a haber sido dotado de una magnífica dentadura, en la que las caries han encontrado el sitio perfecto para desarrollarse y multiplicarse a su antojo, poseo unos restos de piezas dentales muy valiosos, llenos de amalgamas, tornillos, puentes, y porcelanas cuyo valor debe estar próximo a las de Sèvres.

A pesar de mi falta de juicio, conseguí desarrollar todas las muelas del mismo, con el único fin de poder alojar más bacterias en mi esmalte dental. Llevo un montón de años recomendándole que me sustituya todo por algo de plástico (biodegradable) pero la Odontología moderna conserva una mínima raíz sana para reconstruir una pieza completa a base de trabajo y demorar al máximo posible la definitiva extracción que siempre llegará.

Debo dar gracias al tabaco también que me ha ayudado mucho a destruir no sólo los dientes, sino las propias encías y el soporte óseo que sujeta el piano que llevo en la boca. Vamos que he acabado desarrollando la enfermedad Periodontal. Así que, a pesar del empeño, poco a poco voy perdiendo más y más hueso mandibular.

Pero por si esto fuera ya un éxito extraordinario de cómo conseguir empeorar la situación, ayer me dió este folleto que edita la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (www.sepa.es). No tiene desperdicio porque al final va a resultar que mis miniproblemas cardíacos pueden haber sido por culpa de mis adorables “piños”.

No os perdais este valioso documento que os ofrezco en formato PDF. Vereis lo importante que es cuidar los dientes, dejar de fumar y hacer vida cardiosaludable.

Dientes y corazón

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

3 pensamientos sobre “Cuidar las encías cuida el corazón.

  1. Vale vale, y despues de darme una explicacion de que eres mitad humano y mitad ROBOCOOSSSSS, me invitas a jalar turrones.
    Tu lo que estas, es conpinchado con la dentista, para que el tratamiento te salga por la mitad y asi matas dos pajaros de un tiro, boca y turrones.
    Un abrazo
    JL

  2. José Luis, no quiero entrar en detalles, pero ayer me extrajo una muela del juicio (poco), y a parte de que las raíces tenían forma de pié de pitufo, mi dentadura es algo más que delicada… así que hizo una buena faena. Luego les regalé unas flores… pero de pagar no me libro. 😉

  3. Miedo tengo el día que yo entre en esas mazmorras, pues con cadenas tendrán que sujetarme.
    No dudo que sea una buena profesional, pero para ir poco a poco, prefiero que me metan en un quirófano, me hagan lo que tengan que hacerme, sobretodo sin que me entere, y olvidarme de ellos durante una larga temporada.
    A no ser que, en vez de salir con boca nueva salga con tetas lujuriosas, entonces si que tendriamos que hablar de cuando me van a arreglan la boca.
    Bueno Carlos, me voy a trabajar, haber si le pago la jubilación a mi padre y a mis suegros (lo siento, es el aliciente que tengo para ir a currar)
    Un besote
    JL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*