Destilando Alquitrán

Visitando al amigo Manolo en Pichicola ví este vídeo que me impactó tanto que os lo tengo que mostrar para que penseis un poquito los que seguís fumando.

Hace apenas cuatro meses que he dejado de fumar, pero cuando lo hacía estos cuatrocientos cigarrillos me los fumaba en apenas una semana. ¡Díos mío qué barbaridad!. Así que ya vereis lo que sintetizaban mis pulmones en siete días…

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

5 pensamientos sobre “Destilando Alquitrán

  1. Caray!

    Como es la gente de ingeniosa ¿verdad?, me parece perfecto y estoy muy sorprendida de como con cuatro cosillas que podemos tener en casa, conectándolas de la manera adecuada, se pueda realizar la operación de la destilación.
    Queda patente como la Química nos demuestra como el tabaco es malo para la salud.

    Enhorabuena por dejar de fumar.

    Un saludo

  2. La verdad es que no entiendo como puede ser que depués de mostrarle el vídeo a un fumador, no lo deje de inmediato. ¿Será la adicción? ¿La falta de voluntad? No voy a decir si serán tontos y no saben interpretar las imágenes, pero…

  3. Querido Suco, en el día que hablé de dejar de fumar ya creo que dejé claro que es una adicción peligrosísima de la que nunca te recuperas. Actúa directamente sobre el sistema nervioso central modificando y actuando (demostrado ya científicamente) sobre los centros reguladores del placer (endorfinas), así que alguien que ha tenido la “desgracia” de hacerse adicto no es capaz de controlar ya su funcionamiento sin la sustancia que te ha esclavizado. Por ello es tan dificil abandonarlo. No obstante se puede y se debe hacer. Pero seguimos siendo fumadores toda la vida y como dice un amigo mío no es EX FUMADOR sólo es un fumador que NO EJERCE. De todos modos la voluntad de dejarlo es lo Fundamental, lo triste del caso es que esa voluntad te la tiene que proporcionar un “buen susto” porque en general todos tenemos tendencia a pensar que lo malo sólo les ocurre a los demás: Sólo otros padecen de cáncer, o tienen hijos drogadictos, o pillan el SIDA, o mueren en accidente de tráfico. Nadie escarmentamos con los problemas ajenos, hasta que no nos toca de lleno a nosotros mismos. ¡Ley de Vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*