Día de Todos los Santos

IMG_0030r

El año pasado hacía una disquisición sobre el porqué del éxito de Halloween, frente a la noche de difuntos previa al día de Todos los Santos.

Este año, es quizás más especial para los que recientemente hemos tenido la desdicha de perder a alguien muy querido. Pero también sabemos que su recuerdo nos permitirá tenerlos siempre a nuestro lado, mientras seamos capaces de dedicarles un pensamiento en un día tan señalado.

De cualquier manera, la muerte está presente en la vida de tal modo que  una no se entiende sin la otra. En México las celebraciones correspondientes, exaltan el lado más alegre de este recuerdo.

En España, hasta no hace tantos años, se hacía bueno el dicho: “El muerto al hoyo, y el vivo al bollo”. La muerte de un miembro de la comunidd era un acto social más, en el que además del duelo, las plañideras y el velatorio, había que proporcionar alimento y bebida para guantar tantas horas de vigilia.

Los deudos del difunto tenían, además de aceptar las condolencis de los gorrones que se acercaban a comerse un mantecado o unas magdalenas, o un anisette con rosquillas, suministrar toda la intendencia necesaria para cumplir con todos ellos . Cualquier oferta gratuita era aceptada con satisfacción y disfrutada por la concurrencia en el homenaje póstumo…

Ahora todo es menos personal, más intangible, y hemos arrinconado la idea de la muerte hacia un espacio recóndito del calendario, un solo día para llevar flores al cementerio, y poco más. Después a comer como cualquier otro día y sobre todo aprovechar el puente para viajar y disfrutar de la VIDA.

Las prisas que nos transportan hacia ningún lado, el afán consumista, la huida mental de cualquier reflexión hacia nuestro único destino, nos llevan a endulzarnos la existencia con cualquier excusa válida. Lo más importante ahora es NO PENSAR. No recordar, no sentir y no compartir nada que no sea un producto de mercado. El cariño, la tristeza, la compasión o el dolor no deben permanecer en nuestra mente más allá del acto protocolario de llevar unas flores.

Pues bien, como de endulzar la vida se trata, os dejo este enlace para que tengais ocasión de conocer algo de los famosos Huesos de Santo, casi ya lo más representativo de una fiesta nacional. El sentido íntimo con el que cada uno sienta esta celebración hará que se decante por una recogida espiritual o buscar un sucedáneo para apartar del “valle de lágrimas” un pequeño mal sabor de boca.

IN MEMORIAM…

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “Día de Todos los Santos

  1. Mientras los sigamos recondando, sin llorequeos, con esperanzas, con alegria de un feliz reencuentros ellos estan a nuestro lados, solo las lagrimas los alejan de nuestro lado, pero recordarlos les beneficias y hasta les hace bien No es eso malo, y a mi creo que lo que no podemos hacer es importar unas fiesta de allende los mares que no aportan nada a nuestra cultura, tenemos las nuestyras propias que lo que debemos hacer es recuperar en todo su sentido literal, es una forma de no perder nuestra cultura, nuestra historia ni nuestra identidad , por adoptar otra que nada nos dice

    Saludo y tengamos un recuerdo para los que nos han precedido, recondando que nos sotros tambien pasaremos por ahí aunque no sepamos ni el dia ni la hora, ni si llegaremos aviejos o seremos jovenes

    Saludos y feliz puente

  2. Francha, nosotros tenemos una cultura ancestral maravillosa. Una forma de interpretar la realidad a base de la memoria de los antepasados. Así que seguiremos recordando a nuestros seres queridos para no olvidarnos de que somos lo que somos gracias a todos ellos. Feliz Dia de Todos los Santos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*