Dragar el Ebro

¿Recordais el artículo sobre el dragado del río en Zaragoza?. Seguro que sí, pero por si acaso era éste

Creo que quedaba muy claro que la actuación en este sentido no tenía ningún sentido. Si se me permite esa forma de expresión. Pero… los “sinsentidos” parecen ser la forma habitual de hacer de algunos demócratas “de toda la vida”, de aquellos que lucharon por el restablecimiento de la democracia en un país, de los que criticaban al dictador cuando inauguraba un nuevo pantano.

Aquí os dejo el manifiesto contra este disparate ecológico-económico.

Los ríos, los embalses, el agua, han sido siempre motivo de disputas y de intereses basados en el puro egoísmo. Unos a favor y otros en contra, eso es normal. Pero el dragado del Ebro en Zaragoza trasciende ya más allá de la conveniencia o no de hacerse y de la finalidad tan absurda de navegar en un arroyo veraniego. Eso es el Ebro en pleno estiaje, un arroyo sin apenas calado, en el que ni siquiera una piragua de remos encuentra sitio por el que mantenerse a flote, salvo que se entienda por navegar el posarse sobre un bajío de rocas…

Hoy publica El Heraldo un interesante artículo sobre el “acuerdo” al que ha llegado el Alcalde con los que se oponen a este disparate. Catedráticos de hidrogeología, premiados con el Goldman de medioambiente, ecologistas, y pueblo llano. A todos se los ha pasado por… ¡el arco del puente de Piedra!. Sólo le ha faltado decir:  “¡que os den!”…

Vamos que ni se apea del burro ni se apeará, que seguirá en sus trece, que hará de su capa un sayo, que donde hay patrón no manda marinero y sobre todo que, como cantaría un alguacil, : ” por ooooorrdeeennn, del señor Alcaaaaaaaaaalllllllde, se hace saber: “.

Democracia, en estado puro sí señor. Y yo como soy tan maño o más que él, le garantizo que nunca voy a subirme en uno de esos barcos porque conmigo que no cuente para justificar esta auténtica cabezonada y mucho menos la construcción del Azud que no hace más que incrementar el problema.

Acabo dea crear un grupo en Facebook en el que os podeis apuntar para que el Sr. Belloch pueda hacer un estudio de viabilidad de la navegación turística. Si lo moveis a través de Facebook, Twenty, Mails, o enlaces de cualquier tipo es posible que vea que salvo cuatro despistados, nadie tiene intención de subirse a estas barquichuelas, y que se las lleve a su garaje como recuerdo de un disparate con un río al que deberían dejarle ya en paz…

Este es el grupo: Sr. Belloch, ¡yo nunca me subiré en una barca turística de Zaragoza!

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “Dragar el Ebro

  1. Hay cosas que nunca entenderé… no entendí la decisión de hacer el Ebro navegable cuando se les ocurrió para la Expo, precisamente porque cualquiera con dos dedos de frente ( e incluso con medio) que viva en Zaragoza sabe que en verano el Ebro se puede cruzar andando… Pero es que, repetir lo mismo, aaaaño tras año, es un sinsentido impresionante…

    Anda que no nos vendría mejor a todos los zaragozanos que invirtieran el dinero que se van a gastar en volver a dragar el Ebro en cosas mucho más útiles y que hacen más falta!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*