El 23 de Abril fué San Jorge…

 

 

Y se ¿celebró? el día de Aragón, a mi modo de ver con mucha menos gloria de la debida, para variar. Claro que había además otras celebraciones más populares como el día del libro, el día del libro y la rosa, y jornada de fútbol.

Una parada fugaz en la plaza de Aragón, bajo el monumento al Justicia, me hizo reflexionar en lo poco dados que somos a exaltar lo que significan estos detalles, a veces mínimos pero de gran fuerza en nuestro ánimo. Construir una bandera cuatribarrada con flores, es un sencillo homenaje a una tierra que comparte generosamente todo lo que tenía, y que por tanto no se apropia de nada, ni siquiera de lo que es suyo.

Comparte su propio patrón, San Jorge, con otras comunidades y países, comparte bandera, el Pendón de Aragón que llegó hasta Neopatria y dominó el Mediterráneo en nombre de la Corona de Aragón, comparte agua de sus ríos, que alimentan el Ebro cuando las nubes se dignan dejar caer la lluvia que demandan unas resecas tierras…

Poner una flor para construir una bandera es más que un gesto, es aportar y alimentar el alma de un pueblo que se está dejando marchar a sus hijos, dejando vacíos sus hogares, y que lo poco que tenía se lo van llevando a fuerza de repetir que es suyo. La bandera de las cuatro barras es la bandera del reino de Aragón, San Jorge es el patrón de Aragón y si hay que decirlo con flores y con libros, las flores ya están ahí ante el Justicia, y los libros de la historia de la Corona en las bibliotecas. Digamos en alto ¡VIVA ARAGON!

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*