El Coche Huevo

screenshot042.jpg

Andaba yo cavilando algo intermedio entre un ciclomotor y un coche, tipo triciclo, que resolviese mediante una pequeña carrocería los inconvenientes de circular en moto durante el invierno. Todo ha venido “rodado” por la insistencia de mis vástagos para tener un ciclomotor, cosa que no vamos a permitirles, por su propia seguridad.Sin embargo, como padre comprensivo y además motorista, me ha dado por imaginar un tipo de vehículo que tuviese las características de un ciclomotor, que dispusiera de una pequeña “burbuja” a modo de carrocería, que tuviese la estabilidad de un coche por llevar más de dos ruedas y de repente la mente me ha presentado un diseño que cumplía con todas esas características. Pero algo en mí me decía que eso ya estaba inventado mucho antes y en un rincón de mi memoria ha aparecido el culpable de semejante “chasco” creativo.

He visto a un chavalín de unos tres años subiendo al: Coche Huevo. ¡Era yo de niño!. Me he visto subiendo, a través del volante, a un cochecillo casi de juguete que imagino sería muy del agrado de los niños que teníamos oportunidad de subir a él. No sé de quien sería el huevo ni donde lo ví, pero tengo muy nítida la imagen del momento.

Así que he buscado algo de información sobre el auto en cuestión. La primera sorpresa que he recibido es que es un modelo de BMW llamado Isetta. ¡Cómo ha evolucionado la marca!. El diseño inicial era italiano y le compraron la patente a ISO.

Parece que no tuvo demasiado éxito de ventas y se fabricaron pocas unidades, pero ahora sería más que interesante para circular por nuestras atestadas calles, poder aparcar facilmente y no tener que soportar el frío invierno de Zaragoza.

Cuando ya hemos llegado al tope de rendimiento de nuestros coches, megapotentes, megagrandes, megacaros, megacontaminantes, y todos los demás megas que querais, habría que pensar en este tipo de vehículo para el tráfico urbano. ¿No os parece?.

Supongo que muchos de los jóvenes que me leen, como Pablo, no habrán visto nunca un cochecillo tan “auténtico” como éste, al menos por la calle.

¡Va por todos los jóvenes!, para que su creatividad les haga resolver los problemas que les dejamos las generaciones anteriores a ellos y a la vez puedan disfrutar de conducir sin necesidad de poner en peligro sus prometedoras vidas.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “El Coche Huevo

  1. Nosotros, siempre preferiremos un ciclomotor a este “coche” raro. Por la estética, el tipo de vehículo y demás… Mientras nosotros intentamos hacernos con una motocicleta, vosotros, los padres saltaís rápidamente con un NO rotundo. Seguiremos insistiendo, y quién sabe si algún día con tal de que nos callemos acabaís cediendo. ¡Seguiremos insistiendo! Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*