El Ebro guarda silencio

Al pasar por el Pilaaarrrrr (podeis escuchar el pasodoble Sierra de Luna), porque el río es prudente y sabio por viejo. Sin embargo el alcalde de Zargoza, ni es tan viejo como el río, ni creo que sea tan sabio diciendo estas cosas que dice sobre el dragado

Os he puesto la imagen de Google Earth, en la que se ve el cauce del río en el entorno de la ciudad, desde el Galacho de Juslibol en la parte superior izquierda, hasta la fachada de la Basílica del Pilar en la parte inferior derecha. El meandro que aprece en el centro es donde se ubicó la Expo 2008 y toda la zona urbana próxima a él es el barrio del ACTUR.

Por poco que se sepa de ríos (incluso sin saber nada), basta con verlo desde un satélite para “intuir” que toda esa zona está edificada en la zona natural de inundación. Así que cuando sea que el río se cabree, buscará dónde aliviarse del agua que su cauce no pueda absorber.

De nada servirá haber dragado el río para retirar las presuntas gravas vertidas durante las obras de la Expo, ni que el alcalde se empeñe en hacer navegable un río que como mucho en verano tiene un par de palmos de agua, gracias a un azud inútil.

Zaragoza es una ciudad con un río, de régimen típicamente Mediterráneo, imprevisible, y con unos picos de caudal extremos, así que arañarle unos metros cúbicos de grava y lodos es como rascarle la espalda a un elefante con un alfiler, o menos aún.

Hay muy mala gente por ahí, que suelta bulos, que difama y que implica al alcalde en determinadas leyendas urbanas que nadie ha denunciado. No seré yo quien dé alas a estas calumnias. Pero casi nadie se explica tanto empeño en dragar un río año tras año, para meter unas barcas en un cauce reseco para mayor grandeza y gloria de un Ayuntamiento, pasándose las opiniones de los expertos por debajo de los arcos del Puente de Piedra.

Tampoco me creo que lo de la BiZi y sus correspondientes carriles, sea producto de un interés personal de lucro por su parte, sin embargo estos propagandistas de la corrupción no dejan de atribuirle también falsedades al respecto. Quizás un poquito de populismo por su parte de cara a poder hablar luego de sostenibilidad, de no contaminación, de energía limpia, etc. Pero creo que cualquiera en su lugar intentaría ganarse el voto de los ciclistas.

Estamos a puntito de ver circular el tranvía por nuestras calles, y tampoco se libra de falsas acusaciones de la necesidad de este “despilfarro” en tiempos de crisis. Que si el Ayuntamiento no paga combustible a los suministradores de la flota de vehículos de la Policía Municipal, que si tal o que si cual. ¡Mira que hay gente con mala baba!.

Pero a lo que íbamos, el Ebro algún día hablará muy alto, y dirá quien se ha equivocado permitiendo construir en sus dominios. Entonces veremos de cerca un mar interior milenario, y el río seguirá llevando agua hacia el Delta por donde mejor le parezca.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “El Ebro guarda silencio

  1. jeje Jubi, gracias por la imagen, vale más que mil palabras. Aunque las diga un alcalde. Dios le dé larga vida para que llegue a ver lo que entre unos y otros han propiciado, una calamidad tremenda… 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*