El Hotel Hiberus de Zaragoza

screenshot025

NOTA: Enlace NO PATROCINADO. Lo pongo porque me gustó.

Ayer Domingo, Día de la mujer, aproveché para disfrutar de un paseito con la mía. Un poco de rastro (no me gusta el rastro pero… hay que verlo), una vuelta por el “cadáver” de la Expo y una cervecita al sol en la terraza del hotel Hiberus.

A los que nos atrae la arquitectura como una forma más de arte, o ciencia aplicada, nos gusta sobre todo identificar la armonía que crea el arquitecto  entre una edificación con caracter práctico, el espacio exterior y el entorno y el grado de satisfacción que produce al contemplarlo.

El hotel Hiberus sorprende por muchas razones, unas favorables y otras no tanto. El acceso al mismo ofrece inicialmente un aspecto desolador hasta que llegas dentro del recinto. Apenas hay nadie por los alrededores, algún paseante de domingo, un ciclista amateur y algún coche en la zona de aparcamiento.

Sin embargo la vista va encontrando puntos de fuga, colores, texturas que te invitan a reflexionar sobre cómo y por qué se construyó ahí y de esa manera. Al influjo de la Expo, con el Palcio de Congresos de Aragón invitando a celebrar más “eventos”, el hotel se yergue a orillas del Ebro esperando a que el espacio cobre vida, a que las personas se acomoden en sus habitaciones o sus salones, o simplemente disfruten de una decoración minimalista y moderna desde cualquiera de sus terrazas recubiertas de madera.

El cierzo que nos azota incesantemente está contenido por una estructura muy funcional, sólida y excesivamente protagonista. Pero ¿de qué otra manera se le puede combatir?. Las palmeras que nacen de entre la tarima aportan aspereza a una superficie pulida de teka. El cemento coloreado ofrece contrastes luminosos intensos, con un verde “hiberus” dominando el conjunto y difuminando el brillo metálico del quitavientos.

La terraza hacia el río, resguardada y soleada, ofrece unas vistas del Puente del tercer milenio que pronto serán ocultadas por la frondosidad de los árboles todavía hibernados. Hay más que ver y más que disfrutar…

La propia web del hotel ofrece un montón de fotografías de sus salones y sus habitaciones. Pero las mías las dejaré a vuestra disposición en este pequeño album en flickr.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

8 pensamientos sobre “El Hotel Hiberus de Zaragoza

  1. Estoy seguro de que el hotel es espléndido y de un nivel de confort muy alto, pero con tanta estrella el precio solo está al alcance de unos cuantos “galácticos”. Sinceramente prefiero más hoteles de menos estrellas (3 o 2 por ejemplo) que permitan a la gente visitar la capital maña, y no de estos que la mayor parte del tiempo se ven vacíos.

  2. Cierto. Es un tipo de hotel al que sólo suelen ir quienes están “de trabajo” y paga la empresa. Un usuario de alto poder económico suele buscar sitios un poco más céntricos o con otros atractivos mayores que la arquitectura del hotel. No obstante, si Zaragoza ofrece congresos de calidad, seguro que llenan. De lo contrario no le arriendo la ganancia.

  3. Coincido contigo en que el acceso no es lo mejor del hotel. Y mi experiencia fue un poco desalentadora porque cuando lo visité fue en plena Expo y aún no habían conseguido ponerlo al cien por cien de servicios. En cualqueir caso, como a ti, me encanta ese pequeño patio de madera lleno de palmeras.

  4. Es un lugar apto para románticos, soñadores o simplemente sin ganas de hablar demasiado. Mirando al río, a la Expo, solo o en una compañía mínima encuentras un remanso de paz extraordinariamente zen. ¡Me gustó!.

  5. El Hotel me encanta. ¿Como para los Galacticos? Estuve allí en el verano por motivos de vacaciones y no pagaba más de 65 euritos, si yo vivia en Zaragoza, me merece la pena pasarme allí un fin de semana para desconectar de todo. Las terazzas, el Chill-Out bar, dos restaurantes y solo dar un paseo por su entorno directo es ya una maravilla. Las vistas, bueno, incomparable. Por cierto, acabo de ver sus precios en otros periodos del año y no superan los 95 euros por noche. Que joya!

  6. D.e.m. totalmente de acuerdo. Merece la pena y tal vez ahora que la crisis causa estragos, es cuando se pueden disfrutar de estas cosas a precios “regalados”… Pero ojalá que pronto se vuelva a la tarifas “normales” ya que significaría que la economía se habría recuperado para todos. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*