El opio del pueblo

(autor: -{ ? ? ? M ??? ~)

Siento la presencia de Messi en la mesa, junto a la familia cuando comenos o cenamos, hablamos con él durante la sobremesa, oímos de él cuando por error nos ponemos a ver la tele o cuando inconscientemente ojeamos un periódico. Messi es ubicuo, está en todas partes, mucho más aún que Dios.

Claro que dicen que es un dios, y si no llega a tanto al menos es un ídolo, que para el caso es lo mismo. Así que idolatremos al nuevo “becerro de oro“.

No seré yo quien le reste méritos deportivos a este excepcional jugador de fútbol, que lo es. Seguramente quienes lo comparan con otros dioses anteriores, nunca lleguen a decidirse por uno o por otro. ¡Qué más da!, hay sitio en casa para muchos dioses. Ya los romanos tenían en casa los Manes, Lares y Penates. Aquí podemos tener en perfecta armonía a Messi junto a Maradona y Di Stéfano. ¿Por qué no?.

España es un Estado aconfesional y por tanto cualquier religión está admitida, aunque hubiera quien dijera que la religión es “el opio del pueblo”. Pero yo veo a Messi como el Messías, el nuevo anestésico global, el bálsamo social necesario para distraer frustraciones mayores. Es lo mejor que puede tener un Gobierno en un país sumido en una profunda crisis de identidad, de valores y económica. Messi es, más que un futbolista,  la cara amable de la superación personal y de la ilusión y las ganas de ser el mejor.

Así que le propondría para el Nobel de la Paz… social. Alguno ha pensado qué ocurriría en España, si la gente que las pasa p… para llegar a sobrevivir, no tuviera que elegir entre Barça o Madrí, Messi o CR 9, izquierda o derecha, por delante o por detrás… Seguramente nada bueno.

Así que a Messi sólo puedo decirle que gracias por ser el nuevo redentor de los desheredados, y que se merece con muchas creces lo que se gana en el terreno de juego.  ¡Messi FOR PRESIDENT!

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “El opio del pueblo

  1. Pingback: Idolos de barro | Alas de Plomo

  2. Es un genio, lo único que le falta es ganar un Mundial con la selección Argentina! jeje…Si logramos eso, no pido más nada 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*