El precio de la vivienda II

vivienda1.jpg

Una vez analizadas algunas causas inventemos soluciones.

– Exijamos a los políticos un cambio de la Ley del suelo que les impida beneficiarse a título personal o de partido, ya que ellos son nuestros “empleados” y les pagamos para que gestionen nuestro patrimonio común, y busquen el beneficio de la sociedad. 

– Que cambien la ley de financiación de los partidos políticos. Y que se conformen con lo que les llegue en función de los votos que obtengan. Basta de campañas de imagen que dilapidan nuestro dinero para comernos el coco y poder seguir en sus puestos a cargo del contribuyente.

– Menos inauguraciones de VPO . Si ellos hubieran cumplido con anterioridad con sus responsabilidades no harían tanta falta esas intervenciones “paternalistas”. Al final quieren aparecer como adalides en la solución de un problema del que ellos han sido los primeros causantes. En unas condiciones de mercado “racional” la necesidad de VPO’S sería mucho menor.

– Modificación de la política de empleo para que los trabajadores tengamos acceso al mercado laboral de forma eficaz, rápida y estable. Los jóvenes lo tienen tan dificil que les han minado las ilusiones ante la precariedad de los “trabajillos” que les van saliendo.

– Cambiar la ley de edificación, reduciendo los plazos para comenzar una obra una vez que se ha comprado el terreno edificable. Con ello no habría “bolsas” de suelo sin construir a la espera de que haya subido el valor.

– Mayor control sobre el dinero “B” que fluye por el mercado inmobiliario en mayor cantidad que en otros sectores económicos.

– Como la ambición del ser humano no conoce de límites, poco podemos hacer para que los constructores y promotores se conviertan en un “servicio Público” en vez de ambiciosos especuladores.

– En cuanto a nosotros, los compradores, deberíamos dejar de seguir con este “juego” de intereses. Al final somos nosotros los que hemos favorecido esta escalada de precios. Nos hemos dejado influir de tal modo que se ha convertido en una obsesión el comprarse un piso. Hemos ido como locos a comprar todo lo que se ponía en el mercado. Había que comprar rápidamente, antes de que subieran más, y ello hacía que nosotros mismos activáramos el acelerador. Pedíamos hipotecas cada vez más cuantiosas, animados por un precio bajo del dinero, pero el precio va subiendo. Hemos ampliado los años de deuda hasta conseguir que nuestros herederos consigan “asumir” la hipoteca de sus padres.  En fin que con nuestra actitud hemos propiciado este “boom” del que nos va a costar mucho salir.

  No soy yo quien os va a decir lo que teneis que hacer con vuestro dinero, pero en estas circunstancias lo mejor es tener calma. Hay muchos productos financieros que generan unas rentabilidades, más moderadas que las especulativas, pero suficientes si no nos corroe la ambición. Moderando el consumo regulamos directamente el precio del consumible. En definitiva intentar ahorrar un poquito y no dejarnos llevar como corderos a nuestro propio matadero. Es dificil modificar nuestros comportamientos, pero con las cosas del dinero no se juega.

La realidad es que nos han esclavizado de por vida para conseguir comprarnos un piso. Nos tienen amarrados a una nómina de la cual no podemos prescindir para que no nos embarguen, así que el empresario casi no tiene que preocuparse de sus empleados. Hemos llegado a un punto en el que la “ilusión” de tu casita se ha convertido en el mayor lastre que tenemos que arratrar a lo largo de nuestra vida. Y lo peor de todo es que, encima del sacrificio, nuestra conciencia nos dice que: “TAMBIEN SOMOS CULPABLES”. 

P.S. Gabriel (Camyna) me manda este enlace de su blog :

 http://www.camyna.com/wordpress/2007/04/18/grafico-animado-sobre-el-precio-de-la-vivienda/

Un pensamiento sobre “El precio de la vivienda II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*