Energía limpia

screenshot351.jpg

Al Gore ha recibido el Nobel de la Paz junto a Rajendra Pachauri por su labor en la lucha contra el cambio climático. Mientras tanto en España la noticia de que el Gobierno destinará  9000 millones de euros para la  implantación de energías limpias en los hogares parece una buena noticia. Y digo parece porque no lo tengo muy claro. No yo, los propios técnicos instaladores.

Hace  nueve años que vivo en una casa que “aparentemente” permitía la instalación de paneles solares. En aquellos momentos me pareció que podría hacer algo por la Tierra (y eso que Al Gore todavía no había recibido el Nobel ni me había convencido  de la importancia de mi labor social). El Gobierno autónomo de Aragón tenía establecidas ya una serie de ayudas para la instalación de “placas solares”, así que me puse en contacto  con una empresa adscrita a la promoción y vinieron los técnicos de la misma a hacer un estudio de viabilidad.

Mi intención era cubrir la azotea de dichos paneles y abastecerme al máximo de Kilowatios limpios. Sin embargo mis buenas intenciones enseguida se toparon con la cruda realidad. Para suministro eléctrico era poco menos que imposible dado que la superficie necesaria de ellos era muy superior al espacio disponible. Así que la única alternativa pasaba por instalar unos paneles para agua caliente. Ni siquiera eran suficientes para alimentar la instalación de la calefacción.

Consideramos pues las ventajas de montar un par de placas solares con el único fin de calentar agua. El sistema requería de una nueva instalación de fontanería, con acumulador de agua, un convertidor… Vamos que a parte de que tenía que llevar nuevas tuberías por la vivienda, hasta los baños y la cocina, la obra civil a la que tenía que hacer frente era bastante importante. Los mismos técnicos me recomendaron no hacer el “canelo” porque entonces se calculaba que el período de amortización de los paneles era de unos diez años (obras aparte).

Mi intención ecológica no pasó de la fase de estudio. Aún ahora estoy convencido de sus bondades, pero partiendo de proyectos nuevos, donde se aplique, de inicio, esta concepción energética. Hay que proyectar la vivienda dotándola ya de los medios necesarios para su instalación. Conducciones separadas de tuberías para el agua caliente hacia un acumulador , ya que los días nublados solemos utilizar también agua caliente. Si además queremos producir electricidad, incluso vender el excedente a las compañías distribuidoras, hay que habilitar cuartos de “acumuladores” elétricos (baterías), convertidores de corriente a alterna para poder enganchar con la red, transformadores para adecuar el voltaje, etc, etc. 

Permitidme que ponga en duda el proyecto gubernamental de convertir los viejos inmuebles en “energéticamente eficientes”. A nivel  propagandístico es una buena opción. A nivel práctico es mucho más complicado de lo que parecería.

Me temo que en las pocas viviendas VPO que se licitan, no harán tanto esfuerzo por dotarlas de dichos servicios. En las de promoción libre menos aún. Habiendo llegado a las cotas de precio que estamos padeciendo, muy pocos (ninguno) promotores se atreverán a incluir en su proyecto “mejoras” energéticas de este tipo, ya que repercutirlas en el coste total de la vivienda supondría un incremento muy importante en el precio. Así que, tal como están las cosas, me da que sólo unos pocos millonarios se permitirán “el lujo” de demostrar su conciencia ecológica llenando sus fincas de paneles solares. Eso sí  “quemando” combustible a tope en sus embarcaciones de “recreo”, jets privados, coches y calefacciones convencionales a toda mecha para mantener calientes sus “caserones”.

Los pobres seguiremos siendo los responsables del cambio climático por no “adaptarnos” a las nuevas energías limpias. ¡ Y es que no tenemos conciencia social !. ¿Verdad?. 

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

5 pensamientos sobre “Energía limpia

  1. Pingback: Zaragózame! | Buenas noticias ecológicas

  2. Efectivamente, la medida es más propagandistica que efectiva. De llevarse a cabo la idea, se reduciría el consumo un 0,1%, que no parece mucho pero menos da una piedra que diría un optimista.
    Nos debemos concienzar que si queremos reducir las emisiones, debemos reducir el consumo (aparte de aplicar medidas de eficiencia), pero realmente NADIE está dispuesto a apretarse el cinturón.
    Vamos a ver, quién está dispuesto a NO COGER EL COCHE EL FIN DE SEMANA: A NO TENER ENCENDIDOS MAS DE TRES EQUIPOS EN CASA, etc.
    Pues mientras no hagamos cosas de esas, por ejemplo, lo demás son paños calientes.

  3. Carlos, buena reflexión. Te traslado aquí una reflexión de Raúl del Pozo.

    “Hoymismo Zapatero, antes de irse al belén de de Moncloa disfrazado de árcangel, ha prometido 9.000 millones € para que seamos verdes, en el buen sentido. Cuando te dan algo gratis, sobre todo los partidos, no es por altruismo. Ya lo dijo Freud: Sólo la muerte es gratis”. ‘Qué bueno’ ¿Verdad¿

    Un abrazo, amigo

  4. Gracias Nelson, espero que ya hayas montado tu propia placa solar, aunque sea sólo como espejo retrovisor. ¡Cuánta mentira camuflada de ecología!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*