Engelamiento en un avión

 

 

Me pide José que cuente algo sobre engelamiento. Desgraciadamente el tema surge por un accidente en Argentina en el que la “supuesta causa ” podría ser este fenómeno meteorológico adverso.

Hablar de hielo en un avión es desde luego hablar de evitarlo a toda costa, pero no siempre es posible, ya que la presencia de humedad en el aire, las bajas temperaturas y determinados estados anormales del agua superenfriada, hacen que el hielo pueda formarse en las superficies aerodinámicas (sobre todo en el borde  de ataque del ala), en el empenaje de cola, y cualquier zona convexa, como por ejemplo en los limpiaparabrisas…

Desconozco las causas reales de este lamentable accidente, pero nunca está de más revisar algunos conceptos sobre los que ya escribí tres artículos.

Hielo en tierra

Hielo en vuelo

Antihielo y Deshielo.

Habría muchísimo más que hablar, de cómo planificar antes de volar, de actuación con fallo del sistema, pero sobre todo de no despreciar un fenómeno que a veces puede ser causa de lo que nadie querría experimentar. Dicen que la experiencia es la madre de la ciencia y es lo que ofrezco a los que os interesa disfrutar del vuelo.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “Engelamiento en un avión

  1. Una vez más, me he quedado “helado” con tus palabras!! jejeje
    Qué buen artículo Carlos, me has permitido entender como funciona todo esto. Vaya que es extenso!. No sabía de la existencia de esos 3 artículos, con todo este material podés escribir un libro jejeje. Ahora mismo lo guardo entre mis favoritos.

    Estaba pensando que las aeronaves si disponen de todos estos sistemas es porque están preparadas para volar y afrontar condiciones de engelamiento.
    Lo único que me parece que no es muy efectivo es el sistema de la bota de caucho que se infla. Supongo que para un Piloto es difícil saber si hay una capa gruesa o fina de hielo formada sobre el perfil alar, además si este sistema se activa “antes de tiempo”, resulta inútil, porque en lugar de evitar que salte el hielo, el mismo adopta la forma de la bota hinchada, y se sigue acumulando, con lo que el dispositivo pierde totalmente su efectividad.
    Creo que tendrían que mejorarlo….¿no?

    Bueno Carlos, muchísimias gracias por todo esto!.
    Este alumno lo agradece mucho jeje.

    Un abrazoo!.

  2. José, aunque casi nada es siempre perfecto, el sistema lleva funcionando bien muchos años, en diferentes modelos de avión. Se sabe el grosor de la capa de hielo porque hay unos “testigos” sobre el ala que permiten calibrarlo, y luces de inspección del borde de ataque para ver si hay hielo y si se desprende.
    Cualquier sistema puede tener un fallo, cualquier persona puede cometer un error, casi todo es posible y a veces se unen muchos factores para que ocurra lo peor.
    No puedo aventurar nada, no debo opinar, sencillamente intento dar una idea de la complejidad de temas como este.
    Y con respecto a las botas, a mis MARAVILLOSOS mecánicos siempre les decía que además de botas deberían ponerles calcetines a los aviones.
    No es momento para bromas, pero la idea no es tan descabellada, creo. 😉

  3. Estos días estoy viendo aviones por todos los sitios, los que se caen, los que aparecen en el fondo del océano, los que se hielan… me dan ganas de quedarme en casa y no salir de ella.

  4. jajaja Sí!, es buena idea Carlos. Tenés mucha razón con lo que decís, el sistema de la bota es un sistema probado y estudiado por especialistas, y por ende seguramente enfectivo….. ya ves que uno nunca deja de aprender jejeje
    ¿¿Te llegaron los videos de Enrique Piñeyro que te mandé al facebook ??

    Abrazooo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*