F.L.A.N.

screenshot314.jpg (ver foto flickr)

No se hace con huevo y azúcar. El FLAN nació en el seno de Air Nostrum. Tal vez inspirados en los Monty Phyton de la Vida de Bryan, donde aparecen infinidad de grupos de resistencia palestinos con diferentes siglas.El FLAN (Frente de Liberación de Air Nostrum) surgió de un grupo de pilotos “extrañados” a Vitoria, “castigados” por sus “críticas” constantes hacia determinadas actuaciones empresariales.

Eramos un grupo de “resistentes” ¿anti-sistema? que había que domesticar y hacer “pasar por el aro”. Para ello eramos “programados” durante una semana en Vitoria, lejos de la central y de nuestras familias , y así evitar que “contamináramos” al resto de los pilotos de la compañía con nuestras ideas “subversivas”. En dicho grupo siempre estábamos los mismos, algunos sindicalistas, los que cumplíamos rigurosamente las normativas legales de Aviación civil, quienes hubieran tenido algun enfrentamiento con la “superioridad” o simplemente quien no caía demasiado bien por cualquier otra razón.

Ellos mismos sembraron las bases para crear aquél grupo de “marginales”. Obviamente a ninguno nos hacía ninguna gracia haber sido “seleccionados” para formar parte de tan exclusiva “élite”. Empezamos a “despotricar” contra todo, elaborábamos planes de actuación para “derrocar” a los jefes “incompetentes”, proponíamos medidas de “concienciación de masas” o preparábamos una “huelga” abierta para hacer público el descontento general o evitar “males mayores” (siempre referidos a la seguridad en la operación).

Las primeras semanas fueron muy duras. Allí llevábamos nuestras frustraciones y resentimientos, alimentando durante las eternas cenas, un estado de ánimo cada vez más lamentable. Así que surgió la “necesidad” de romper con aquella dinámica de “autocompasión” y “mala saña”. Habíamos trabado gran amistad entre los “apestados”, así que el castigo se fué convirtiendo poco a poco y sin darnos cuenta en un “premio” a la constancia.

El cambio fué espectacular, nos reíamos con ganas de todo, preparábamos “boutades” que nunca se llevaban a cabo, pero que durante su planificación nos hacía disfrutar de aquellos momentos de una forma muy sana y terapeútica. Tanto fué así que los “topos” que enviaban para “informar” de nuestros planes “secretos” se encargaron de extender el rumor de que allí se pasaba francamente bien. El hotel NH Canciller Ayala, era y es excelente. La comida exquisita. Las tapitas por Vitoria una delicia. La ciudad para pasear, divina. Así que pronto nos vimos desbancados de nuestro “sitial” y fuimos siendo reemplazados por gente a la que realmente se le premiaba la fidelidad con un par de días en tan magníficas condiciones.

Poco a poco se disgregó el grupo y a partir de entonces iniciamos una “diáspora” que acabó con los “castigos” en Vitoria. Fué eminentemente una planificación exquisita por parte del FLAN. Le dimos la vuelta a todo y conseguimos lo que queríamos a base de buen humor y sobre todo de “buen rollo”.

Al cabo de los años recuerdo con cariño a aquél magnífico grupo de seres humanos excepcionales. Todos eran honestos y firmes en sus “ideales” aeronaúticos, todos grandes profesionales con un gran defecto: “eran auténticos profesionales”. Todos exquisitos en los planteamientos y “entregados” a la causa de mejorar la situación del colectivo laboral (no sólo de los pilotos). Grandes personas y más grandes amigos.

Va por todos vosotros: Eduardo, Perico, Nacho, Miguelón, Luis, Javier…

En mi recuerdo sigue vivo nuestro FLAN. 

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “F.L.A.N.

  1. Hola Carlos:
    soy Esperanza, Marqués (nombre de guerra en Ans), te acuerdas de mí?, yo de ti sí y también he recordado leyendo estas frases aquella maravillosa época del Canciller, aunque yo nunca pertenecí al FLAN, si que he compartido con vosotros muy bueno ratos…nunca más será como antes, pero aquí seguimos…
    Un beso muy fuerte y espero que todo te vaya muy bien: te lo mereces!.

  2. Esperanza, claro que me acuerdo de tí, y me alegro de que hayas dado conmigo a través de este nuevo foro de “crítica” sana. ¿Cómo estás?. Imagino que igual de guapísima que entonces. Un besazo y ya te iré informando de mis nuevos amigos en el P.L.A.N. (Parados Libres de Air Nostrum).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*