Funcionarios andaluces

¡Hay gente pa tó! dirían en Andalucía con un acento de guasa que aqui no puede salir. Pero yo añadiría que, pa tó menos para informar de la realidad a una sociedad que está pidiendo a gritos democracia.

Pero esos gritos no llegan a ninguna parte, porque estamos amordazados mentalmente, y lo que es peor, hemos llegado al uso de las Fuerzas Armadas para negociar un simple convenio colectivo.

Es desesperanzador observar la actitud generalizada en contra de un falso enemigo, la aberración de increpar a un trabajador por el hecho de no dejarse avasallar por la fuerza de un Gobierno que actúa desesperado por reconciliarse con sus votantes.

Os dejo el testimonio de una funcionaria andaluza, a la que no le ha quedado mucho espacio libre para manifestar sus opiniones y la de sus compañeros funcionarios (otros demonios que sangran al Estado por querer vivir en paz). No tiene desperdicio la parte final, en la que asegura cómo se les anima a trabajar o dejar de hacerlo “supervisados” por las fuerzas de orden público, y cómo han silenciado sus pitos y su voz. Gracias funcionaria anónima.

Ayer, insatisfecha con lo transmitido por los medios de comunicación, decidí buscar información sobre las causas del conflicto y las reclamaciones de los controladores y así fue como llegué aquí. Después de varias horas de lectura en distintos sitios, incluido el BOE, creo que por fin obtuve una idea bastante clara de lo que está ocurriendo.

En primer lugar, deseo manifestar que no estoy de acuerdo con la forma de protesta elegida por los controladores, aunque puedo comprender cómo han llegado a este extremo. Y lo lamento, porque creo que han hecho exactamente lo que más le convenía al Gobierno (único responsable de haber llevado a los controladores a esta situación) y han puesto a toda la población en su contra. Aunque he de reconocer que, en este país donde siempre prevalece la envidia por lo que otros tienen, la profesión de controlador ya ha sido suficientemente demonizada en el último año por el propio Gobierno, en todo un ejercicio de irresponsabilidad y cinismo. El Gobierno ha creado el caldo de cultivo perfecto para que, no sólo nadie muestre la más mínima simpatía por las reivindicaciones de los controladores, sino que incluso se aplauda con entusiasmo cualquier merma a golpe de Decreto de sus derechos laborales, de sus retribuciones y aún más, como he leído hoy en muchas páginas, el que los obliguen a trabajar a punta de pistola. No puedo evitar pensar que todo esto, incluida la provocación de publicar el último Decreto en vísperas del puente, forme parte de una cuidada estrategia. Porque no puedo creer que fueran incapaces de prever las posibles consecuencias.

La cabeza que todo el país debería estar pidiendo no es la de los controladores, sino la del Ministro de Fomento. No olvidemos que AENA es un ente público adscrito a ese Ministerio, y los controladores empleados públicos de los que el responsable último es el Ministro, que se ha mostrado sobradamente incapaz de llegar a un acuerdo con sus empleados y no les ha ofrecido salida alguna. ¿No es suficiente fracaso tener que recurrir al Ejército y declarar el estado de alarma como única forma de gestionar un conflicto laboral?

Por favor, reflexionemos, pensemos por nosotros mismos, que hoy les toca a los controladores y mañana nos tocará a los demás trabajadores. ¿A qué trabajador no puede parecerle una aberración que alguien de baja por enfermedad deba recuperar posteriormente esas horas o que se entorpezca la actividad sindical o se obligue amenazando con una pistola a alguien a trabajar más allá del límite legal? ¿Vamos a volver a las condiciones de trabajo del siglo XIX?

Poco o nada se está hablando del trasfondo de este asunto, que no es otro que la privatización de AENA y la venta de parte del Patrimonio de todos los españoles a intereses económicos particulares. El servicio público prestado por los controladores, empleados públicos hasta ahora (con todas las garantías que eso conlleva de capacitación, profesionalidad, independencia, en aras de la seguridad del espacio aéreo español) se va a regir ahora por criterios empresariales privados, donde el fin último es únicamente el beneficio económico.

Abramos los ojos. Estamos en un país donde se está manipulando la información y se hurta al ciudadano la verdad; en manos de un Gobierno que impone su voluntad a golpe de decreto, hurtando al Parlamento y, en definitiva, al ciudadano, su derecho a participar en la administración del Estado, el desarrollo de las leyes y en su aplicación. Con la excusa de la crisis económica que son incapaces de gestionar, están recortando los derechos y libertades de los trabajadores, retrocediendo décadas, por no decir siglos.

Explico finalmente el motivo de mi anonimato. Pertenezco a otro colectivo demonizado y perseguido, el de funcionarios. En Andalucía tenemos otra lucha que tiene mucho en común con la de los controladores, no precisamente su repercusión social. Nos concentramos pacíficamente a diario en las puertas de nuestros centros de trabajo tocando silbatos y bocinas, en contra de nuestro propio Decretazo. Casi nadie sabe de ella porque los medios de comunicación no tienen interés en divulgarla, a pesar de que los convocamos. No hemos tenido que sufrir la coacción de militares, pero sí de la Policía Nacional entrando en nuestros despachos para “invitarnos” a desalojar la mayor sede de la Junta, en previsión de que, armados con silbatos, pudiéramos importunar a un alto cargo que iba a celebrar una reunión en dicha sede; y la misma Policía ha impedido a golpe de porra que entráramos en nuestro centro de trabajo en horario laboral. No invento nada, los vídeos están en youtube.

Muchas gracias, Carlos, por la información veraz y respetuosa que nos proporcionas. Un saludo.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

6 pensamientos sobre “Funcionarios andaluces

  1. Gracias andaluza de pro. Como controlador te digo que si solo un pequeño porcentaje del publico tuviera tu lucidez este gobierno nunca habria llegado a ser tan corrupto ni la crisis a este grado insostenible, ni los trabajadores serian sistematicamente maltratados y hasta amenazados a punta de pistola, algo propio ni siquiera de Venezuela o Tanzania y una verguenza ajena insoportable que me da el tema. La estupida opinion publica es la que ellos mismos han formado meticulosamente dentro de unas cabezas huecas y aborregadas, el ser humano no ha variado en absoluto desde sus origenes, si pudieran asistir a lichamiento publicos lo harian gustosos, da igual fuera un pobre controlador, una bruja, o un pobre judio. Nuestro particular Goebbels y gentuza de su calibre se encarga de ello, de mantener con facilidad el nivel de brutalidad y bajos instintos del populacho a flor de piel.
    Francamente buena mujer, si no fuera por personas muy aisladas como vosotros y alguna creacion humana, como la musica, el arte en general, me sentiria francamente avergonzado de ser persona y por supuesto Español.

  2. Ricardo, el silencio de los corderos, se transforma en aullidos de lobos. El aullido de los lobos en gritos de desesperación. Pero mientras unos son sacrificados para alimentar a las alimañas, el resto pace a gusto esperando que se coman a otro borrego que no sea él. Y los perros que los guardan acaban asilvestrados uniéndose detrás del macho alfa… a sacar su propia tajada. 🙁

  3. Gracias a ti, Ricardo, por tus palabras. Tenéis todo mi apoyo y ojalá tuviérais muchos más, porque las consecuencias de lo que estamos viviendo creo que van a ser muy duras para vosotros. Ojalá todos tuviéramos el mismo valor y plantáramos cara a un Gobierno que está destrozando todo aquello por lo que generaciones enteras han trabajado y luchado, y está llevando nuestro país al desastre.

    Por mi parte voy a hacer lo que esté en mi mano para que más personas sepan cuál es la verdad que hay tras la cortina de humo. Tengo amigos que también piensan por sí mismos y a los que no les gusta que les impongan lo que deben pensar. Desgraciadamente, como muy bien dices, parece que somos una minoría entre la masa aborregada y embrutecida en que se ha convertido nuestra sociedad. Da verdadero miedo asomarse estos días a cualquier foro en Internet y comprobar cuánto odio, ignorancia y brutalidad rezuma en los miles de comentarios que se vierten en la red.

  4. yo también soy funionaria interina y unos meses después del primer decretazo de los controladores sufrí el mismo tipo de conculcación de derechos: la empresa (pública) cambió unilateralmente mi Acuerdo Sectorial y no sólo no salió en prensa sino que tampoco mi sindicato (generalista) ha movido un dedo …

  5. Isa, es que estar sindicado a quien vive del pasto (pasta) que le echan sus amos, no es en absoluto una garantía de defensa de derechos laborales. Ciertamente no hay muchas posibilidades en la práctica para poder ejercer ese derecho en un sindicato eficaz. 🙁

  6. Pedazo de ministro de propaganda que tenemos. Rubalcaba y Pepín, (2 x 1).
    Lo que dice la funcionaria andaluza es verdad. Soy funcionario. Entró la Policia nacional y desalojaron un Edificio entero porque la Sra. Consejera se cree “dueña del cortijo” olvidando que es un edifcio público con trabajadores y al servicio del ciudadano al que se le impidió acceder al registro público que hay en el edifcio para presentar papeles. Si están nerviosos que los jefes (por orden superior) han aconsejado que no se vista de naranja (color de las camisetas reivindicativas) en ciertas Consejerías. Lo de lo controladores tienen responsables políticos que no dan la cara. Crean problemas para luego resolverlos y vendernos que son los mejores. Te kié’ya. (como decimos en andaluz). Estoy con los controladores. No con las formas pero si en el fondo. Lo demás, cortinas de humo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*