Gabinetes de prensa

Mis buenos amigos periodistas, que también los tengo, saben cómo les critico por su “callada” labor propagandística a sueldo de diferentes patronos. Unas veces no mienten, pero tampoco pueden decir la verdad, así que escriben al dictado de las cirunstancias. Otras veces se tienen que quedar en la pátina dorada que recubre el regalito que les  toca enviar al circo mediático.

Unos y otros son buenos o malos periodistas en función de la “presunta” libertad de información;  y digo presunta porque cuentan aquello que les dicen que tienen que contar, y encima se tienen que comer su estilo literario para ir “al grano” y hacer un discurso en lenguaje periodístico. Otra maravillosa profesión que se han cargado los politiquillos que alcanzan el grado de “representantes” institucionales…

Acabo de entrar en dos joyas literarias de esta casta de asalariados amanuenses. Redactores de oficio, tecleadores de plantilla, que honestamente se ganan la vida como pueden. Aunque siempre ha habido clases. No es lo mismo trabajar a las órdenes de un Ministerio que a las de un sindicato de trabajadores empobrecidos. Imagino que el salario de unos u otros será diferente en función de la responsabilidad que asumen. Distorsionar la verdad (nunca me atreveré a decir MENTIR DESCARADAMENTE) para informar de manera “oficial” sobre un asunto de Estado, no es lo mismo que sacar a relucir la auténtica verdad, cegado por la insensatez de creer que aportando datos veraces se hará la luz en la mente de los poquitos que lleguen a ver su informe.

Es una pena que El Gabinete de prensa de AENA deje, a libre disposición del que lo quiera utilizar, este documento infamante que tiene el mérito de haber sido redactado por un probo periodista de turno con lo mejor de sus recursos profesionales y amparado por una gran empresa de Comunicación. ¡Lástima que lo hayan utilizado para distorsionar una realidad muy diferente!.  Os juro que no tiene desperdicio, aunque no sea verdad lo que se defiende en esta nota que publica.

Mientras tanto el propio gabinete de USCA, se limita a aportar datos concretos, veraces y objetivos, que nadie se va a molestar en corroborar. Unos partirán de sus prejuicios, animadversiones o rencor por una demora. Otros ni siquiera acudirán a las fuentes de la información, y mientras tanto los mensajes quedan libres en el éter a ver quien llega a más público y logra que su mensaje sea comprensible para todos.

Yo hace tiempo que me posicioné del lado correcto, del de la verdad, del día a día de una gente que no tiene el poder de una maquinaria gubernamental y que hace lo que buenamente puede para que de una p… vez alguien les haga caso y se dé cuenta de que nos intentan engañar con todos los medios a su alcance, que son muchos. Os dejo con la nota de prensa de USCA, la fetén, la auténtica y la que sólo cuenta datos de interés público. Y el que no la entienda es porque sus ojos se niegan a abrirse a un mundo de luz y taquígrafos.

Suerte que este blog no está adscrito a ningún ministerio de desinformación, y que va POR LIBRE. Y no sabeis lo que me ha costado llegar a esta independencia de criterio… por eso aprovecho para darle las gracias a la empresa que me despidió y me dió alas para “largar” a placer. Afortunadamente hay más gente que habla Charlie-Charlie, alto y claro en el argot aeronaútico.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “Gabinetes de prensa

  1. Ya lo he dicho muchas veces, cinco años de carrera para que tengas que decir lo que te mandan los que mandan.
    Como se suele decir, el que manda, manda, aunque sea mal.
    Saludos.

  2. Biescas, es una maravillosa profesión (o lo fué…), pero hoy la han convertido en herramienta de venta al mejor postor. Pero no es la única, aunque no te consuele nada. 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*