Guerra virtual o muerte real…

LA GUERRA, en singular es siempre la misma. Las guerras, todas,  son hijas de la misma madre y sólo buscan la muerte de un ¿enemigo?.

Desde que hubo el primer enfrentamiento armado entre Caín y Abel, pasando por el saqueo de una pequeña tribu o clan, hasta la Primera Guerra Mundial, la evolución del armamento militar y el riesgo que asumía un guerrero (soldado) para superar al enemigo en combate, han ido evolucionando en sentido inverso: A mayor desarrollo tecnológico menor riesgo físico.

Hasta entonces la Guerra era, según ciertos criterios, Un Arte que recopiló y sistematizó Sun Tzu. El honor de los combatientes y el respeto al enemigo eran una parte esencial de esa lucha, porque tanto podías abatir a un enemigo como resultar muerto por él.

Pero hoy me he quedado de piedra al ver este vídeo en Fogonazos. No hace falta entender mucho inglés para comprender lo que se ve en imágenes. Unas pantallas de ordenador, un grupo de pilotos de guerra que no tienen ni por qué saber volar, auténticos maestros del Joystick, cuyo trabajo consiste en dirigir un avión de combate desde una sala de control. Y como arma de guerra que es fijar el objetivo, apretar un botón y… ¡Muerto!.

Se pueden ver las caras de estos nuevos guerreros, algunos imberbes, cuyo rostro no demuestra ninguna emoción humana, si acaso concentración en su “deber”, para luego volver a casita y descansar de un duro día de trabajo.

Yo de verdad que hablaría mucho de esta “Guerra de Obama” como nos la presentan, de la importancia en el desarrollo tecnológico con fines militares que luego se aplican al uso civil, de lo que le depara a la aviación en cuanto que los pilotos hace tiempo que hemos dejado de ser necesarios dentro de una cabina de vuelo, y mucho más. Pero dejo abierta siempre la puerta a vuestra reflexión. Aquí todos tendríamos algo que decir. ¿verdad?

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*