H5N1

screenshot024

(Imagen del H5N1. Ver autor)

Visto en notación Alfanumérica, podría ser la referencia de un nuevo gadget, o el número de serie de un ciclomotor. Pero profundizando en lo que realmente es nos encontramos con un ifluenzavirus cuya mutación ha dado el salto entre la barrera de una raza animal a la raza humana.

El Virus de la Gripe Porcina no sólo ha dado el salto entre especies, sino que ha saltado ya el océano Atlántico y ha llegado a Europa vía aérea (se transmite así).

Hace ya mucho tiempo que hablé de lo que podemos entender por epidemia o por pandemia…así que no me extenderé en ello. Pero lamentablemente la actualidad me lleva una vez más a reflexionar sobre la sensibilidad humana.

Cuando somos capaces de ver cientos de reportajes, miserables, donde las personas en Africa se ven diezmadas por enfermedades de facil tratamiento; en las inundaciones del sureste asiático en que durante cada época de lluvias llega la muerte a los desheredados de la fortuna; las matanzas tribales en cualquiera de las guerras abiertas en la aldea del mundo, y muchas más tragedias humanitarias, lo hacemos sin apenas pestañear ni siquiera con la sensación de que algo deberíamos hacer para paliar o erradicar estas plagas modernas.

Sin embargo cuando la amenaza procede de un pequeño virus, mutado, convertido en un huésped indeseado e indeseable, que puede causar la muerte si no es detectado a tiempo, y contra lo que no podemos poner fronteras ni barreras, nos entra un pánico incontrolable. Estamos expuestos a la muerte del mismo modo que un pobre paria indio, o que un niño de la basura

¡Qué egoistas somos!. Sólo nos preocupa lo que nos pueda ocurrir en nuestra confortable casa, ajenos al sufrimiento diario de tantos millones de personas que no tienen otra opción de vida y que la llevan con resignación y desesperanza total. Mientras tanto, la muerte de unos pocos enfectados por un virus, siembra la alerta mundial, sobre todo en la civilización Occidental, tan muelle, tan aparentemente al margen de la realidad de estos países llenos de miseria y necesidad, que al final son los más débiles ante este tipo de riesgos nuevos. Aquí ya nos encargaremos de ser tratados por antivirales, aislaremos a los “presuntos” apestados y les pondremos remedio urgente, no sea cosa que nos acaben infectando a los “pobres inocentes”.

MIEDO, PANICO, PAVOR a un simple virus, otro más que lleva muchos años actuando junto a otras variantes más o menos nocivas o graves. Un microorganismo que ha comenzado su viaje buscando alojamiento humano donde desarrollarse y multiplicarse. La esencia de la vida es así porque al final la vida siempre se abre paso, aunque sea en forma de virus y acabe con una determinada cantidad de elementos vivos.

En cualquier caso nunca estará de más que quienes sientan este miedo acudan a las mascarillas de protección que nos ofrecen una cierta garantía, y que nos muestra Anvela.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “H5N1

  1. El ser humano por naturaleza siempre tiene miedo a lo desconocido. Las miserias humanas de otros países las conocemos, pero sabemos que están lejos de nosotros y nos preocupan en exceso; sin embargo, un virus es un enemigo invisible, no sabes donde, ni cuando, ni como deberías protegerte, así que nos entra el pánico. Somos egoístas y somos humanos.

  2. Cierto Sucotronic, somos humanos. Por ello nos defendemos de lo que consideramos cercano. Tenemos miedo, que es un mecanismo de alerta y supervivencia. Pero no deja de ser más que el miedo ancestral a los espíritus malignos que nos acechan. Ahora nos amenazan en forma de virus ¿nuevos?, contra los que sólo podemos prevenirnos. Otra cosa es que sean eficaces los medios de que disponemos. Al final será una simple alerta más en la tranquilidad en que nos hemos querido instalar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*