Incendio Forestal

Ayer fuí testigo “accidental” de un incendio forestal (afortunadamente rápidamente extinguido) que ocurrió justo antes de comenzar la misa en la preciosa Ermita Serrablesa de San Bartolomé pertenenciente al municipio de Gavín (Huesca). (Ver fotos del incendio)

Ayer era el día en que se celebraba la festividad de San Bartolomé y Gavín había preparado todo para disfrutar de la romería a la ermita en la que se obsequia a los “romeros” con torta típica después de haber celebrado una misa en su honor. Ayer además la ilusión de los vecinos era doble puesto que se inauguraba oficialmente el nuevo espacio de merendero y los accesos a la fuente natural junto a la Ermita. El ambiente era de total tranquilidad hasta que alguien gritó: “¡Fuego, fuego!”, ¡Salid a retirar los coches que está ardiendo el monte!.

Los primeros momentos de desconcierto dieron paso a una salida relativamente apresurada de los cientos de personas que estábamos presentes. Insistí a mi grupo de gente en bajar cuanto antes de la zona de la ermita y alejarnos ladera abajo de la zona del fuego.

El origen del mismo parece ser que fué el “petardo” que un “destalentado” vecino de Gavín que daba muestras de su alegría. ¡Tonto,tonto,tonto!. La que montó por hacer el imbecil.

Nunca había visto tan de cerca un incendio de este tipo pero puedo deciros que fué visto y no visto, oirse el ¡PUM!, los gritos de fuego y la rápida propagación ladera arriba. Es impresionante ver la rapidez con la que crece el incendio y lo poco que pueden hacer gentes inexpertas en su combate.

Quiero decir también que una serie de personas más “arriesgadas” que “sensatas” intentaron sofocarlo con unas ramas de boj arrancadas apresuradamente, otros con extintores de coche y ninguno de ellos con las ideas nada claras de cómo proceder en estos casos. La buena voluntad les pudo costar carísimo porque se expusieron al fuego de todas las maneras posibles de hacerlo con riesgo y ninguna de ellas con una mínima posibilidad de ser eficaz. En fin no hubo manera de convencerles de que se retiraran del peligro.

Afortunadamente el Sargento de la Guardia Civil, que se encontraba como autoridad en los festejos, inició las tareas de control de masas. Realmente hizo lo que pudo a título personal, puesto que estaba como representante de la autoridad junto al alcalde y los miembros del Ayuntamiento. Comenzó contactando con la Comandancia y dando instrucciones por teléfono de que pusieran en marcha el servicio contraincendios, advirtió de que sería necesario el apoyo aéreo de helicópteros y coordinó a los concejales para que despejaran la carretera -recién asfaltada- hasta la ermita que se encontraba llena de vehíulos y de gente que no hacían más que impedir el paso a los camiones de bomberos que tenían que llegar.

Consiguió hacer que la desbandada inicial fuese un poco controlada y que todo el mundo se calmase mientras no hubiese más peligro que perder unas cuantas hectáreas de pinar. sin duda el buen hombre actuó magníficamente hasta que llegaron los primeros miembros del 112, la furgoneta de bomberos, las bombas con la brigada terrestre y los helicópteros de extinción (hasta tres estuvieron arrojando agua).

Hubo varios aspectos que favorecieron el que se pudiera controlar y extinguir en un tiempo muy breve para lo rápido que comenzó y se extendió. Había llovido hacía un par de días, los pinos estan este año bastante verdes debido a las lluvias de Mayo y Junio y el viento ayer no era más que una pequeña brisa. Los frutos de los pinos están aún en formación y las piñas todavía no tienen piñones ni están abiertas, y eso evitó males mayores, porque de lo contrario estallan con el fuego y lanzan a varios metros sus proyectiles ígneos haciendo que el fuego llegue inmediatamente a muchas zonas próximas y abrir varios focos al mismo tiempo.

En fin que todo quedó en un susto, en el riesgo que tuvieron que correr una vez más los servicios de lucha contra el fuego y en unos cuantos metros de monte quemados. Y todo por la irresponsabilidad/imbecilidad de una persona que celebraba la fiesta a su manera. Por ello a todos os pido mucha prudencia en el monte, el fuego es muy fácil de hacer y muy difícil de combatir. Pero…estas cosas ocurren y si ocurren siempre hay que marchar cuanto antes de ahí. Todo lo demás es arriesgar la vida para nada.

El Heraldo también recogía el incidente en su propia edición.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

3 pensamientos sobre “Incendio Forestal

  1. Pingback: Incendios Forestales | Zaragozame.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*