Inmersos en la crisis…

(ver autor ilustración)

Ahora si que me he dado cuenta de que estamos metidos de lleno en plena crisis. Pero es una crisis de valores. Ahora a lo que se premia y se incentiva es al “MALHACER”.

Cuando era pequeño me inculcaron la idea del esfuerzo, del tesón y del trabajo constante para conseguir efectos beneficiosos a nivel profesional y humano. Se empleaba la máxima que decía : “El que algo quiere, algo le cuesta”. Y para mí que era un dogma sin apelación en contra. Era lo que debía de ser, y se intentaba conseguir la recompensa en función del mérito demostrado, y aunque tampoco fuese una garantía de éxito, siempre quedaba la satisfacción del “deber cumplido”.

Ahora hemos subvertido completamente los términos en los que fundamentar el éxito de una persona. Cuanto más golfo eres, más ladrón y más mentiroso, parece que tienes más probabilidades de “éxito” que siendo una persona honesta y cumplidora de sus obligaciones.

Julián Muñoz: ¿Que has robado y prevaricado en un ayuntamiento?, pues nada te lías con una tonadillera, te vas unos mesecitos a la cárcel y luego a pasar por caja para salir en las televisiones cobrando un pastón. Luis Roldán: ¿Que te has llevado un porrón de millones de los fondos reservados de la Guardia Civil?. Pues nada una temporadita entre rejas y a la calle a vender tus “experiencias” a un buen precio. Eso sí de los millones desaparecidos ¡ni rastro!.

¿Qué eres un futbolista de los “galácticos” (en cuanto a sueldo) y no cumples con las expectativas que te exige tu trabajo (deja de ser un deporte)?. Pues hale, no te preocupes que te echan unos cuantos cientos de miles de euros para que te animes un poquito a correr más y pasar la pelota a un colega que sepa meter gol.

Todo esto en cuanto a lo que yo llamaría “faranduleros”, porque realmente ni unos ni otros me interesan en absoluto (salvo para que cumplan las penas legales y restituyan el dinero robado) y no nos van a enseñar cómo se lleva uno la pasta, sin salir perjudicado, y hacer de ello encima un negocio muy rentable.

Pero lo de los bancos, las constructoras y las compañías privatizadas es ya de delito contra la humanidad. Yo les haría un juicio similar al de Nuremberg puesto que han puesto en peligro la subsistencia de miles de millones de personas de todo el mundo.

– Los bancos han creado una burbuja financiera “especulativa” a sabiendas de lo que estaban provocando que no sé en qué apartado de la delincuencia atribuirles. Pero desde luego que son los primeros culpables de la crisis que nos hará pagar a los pobres todos los desastres provocados por esa ralea de “financieros” sin escrúpulos. Y no contentos con ello ahora piden ayudas a los Gobiernos (a los ciudadanos que pagamos los impuestos) para salvarse de la quiebra.

– Las constructoras han inflado los precios de las viviendas, con la connivencia de los bancos, para que todos acabáramos endeudados hasta más arriba de las cejas mientras ellos ganaban dinero “a espuertas” vendiendo cemento y barro a precio de diamantes en bruto. Y ahora piden ayuda a los mismos para salvarse de la quiebra.

– Las antiguas empresas públicas pasaron a manos privadas en una serie de privatizaciones “estrella” que hicieron moverse el dinero más rápidamente que Alonso cuando pilota su Reanult. En ese trajín más de uno, y más de dos, se quedaron con parte del dinero que circulaba sin control de mano en mano y con más de un “contubernio” más o menos notorio. Y ahora tienen que nacionalizarse de nuevo para salvarse de la quiebra.

Así que estoy convencido de que la crisis no existe más que en nuestros “valores” morales. No en los valores bursátiles que siempre están en manos de los mismos. Hemos pervertido lo que nos han enseñado a las generaciones anteriores, nos demuestran que hay que ser unos golfos para ser premiados una vez que has robado, estafado, mentido, engañado y expoliado a todo “quisque”. Así que os recomiendo que a partir de ahora vayais haciendo mudanza de criterios y os volvais como ellos. Al menos así intentaremos paliar la crisis y prodremos salvarnos de la quiebra.

Aunque me temo que yo no seré capaz de cambiar tanto y seguiré buscando la recompensa actuando como hasta ahora. Y lo que siento es que los que me leeis tampoco me vais a hacer ningún caso a estos consejos.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “Inmersos en la crisis…

  1. ” Quiero dejar mi comentario” La regulacion maxima de emigrantes en españa… es un tema delicado… Ahora los bancos se ven sin liquided..pues el dinero que tenian se ha ido para Latinoamerica…..Africa… Tienen que hacer una regularizacion sobre el envio de dinero….. no poder exceder de % del sueldo mensual del trabajador… y que este regulado… si no… Es ahogar al pais en una crisis…

    Varios motivos…

    1) si un emigrante quiere mandar dinero…. Si ahorra! El dinero se mantiene en españa..durante ese tiempo … hasta que el se vaya a darlo.. entonces los bancos podrian jugar con ese dinero…

    2) Si un sueldo de un emigrante es de 900 euros….y manda 600… esos 600euros ,no se gastan en españa..por tanto “Menos impuestos para el estado,menos cosumo”

    3) ¿Porque pensais si no.. que viven 14 personas….. en un mismo piso? Ganan 900… mandan 600… quedan 300 para vivir como puedan..

    Eso si que es una verguenza… Esto tendria que estar regulado

  2. Daniel, gracias por tu aportación personal de cómo se puede regularizar todo. Pero…¿No tienen derecho a hacer lo que quieran con un dinero ahorrado con su propio esfuerzo?. No hay que perder de vista que los españoles desgraciadamente fueron ante “emigrantes”. Mi padre entre otros muchos millares tuvieron que ir fuera de España y mandaban lo que buenamente podían. ¡si podían!. Pero ahora nos críamos muy ricos y realmente España no lo ha sido nunca durante los últimos siglos. Habría que remontarse a la parte histórica en la que España llegó a ser un Imperio. Pero eso lo dejo a los historiadores y economistas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*