Intercambios de idiomas

screenshot051

(autor ilustración)

Hace unos días recibíamos en casa a una chica alemana en un intercambio organizado por el  colegio Santa María del Pilar (Marianistas). Hoy acaban de marchar de regreso a su país.

El madrugón me ha permitido ver las cosas entre la penumbra pero con una lucidez extraña. He visto cariño entre jóvenes de distintos orígenes, las despedidas han estado llenas de alegría juvenil y de experiencias muy naturales entre chicos y chicas cuyo principal objetivo es “conocer” gente.

Los idiomas son el mejor vehículo para aprender de los demás todo aquello que en nuestro reducido círculo aparece como diferente. Unos comportamientos, unas actitudes ante la vida, una forma de pensar a veces muy diferentes, se convierten por medio de la lengua en algo próximo y natural.

Aprender un idioma te lleva a algo más que a poder viajar sin dificultades. El viaje efectivo se produce dentro de tu propia mente, llegando a todos los lugares, a todos los saberes, con sólo establecer una conversación con otra persona. Cuando te cuenta su modo de vida, su manera de interpretar el mundo desde su punto de vista, te transmite alegría y complicidad a pesar de las diferencias, te das cuenta de lo “iguales” que somos todos los seres humanos.

Sólo nos diferenciamos en pequeños matices culturales y sobre todo de posibilidades materiales para poder llevarlo a cabo. En el resto somos totalmente idénticos.

Hoy al ver con el cariño con el que se despedían un grupo de alemanes de sus anfitriones españoles me he sentido muy satisfecho, contento y esperanzado… Nuestros jóvenes, no sólo están teniendo la oportunidad de aprender idiomas, están dando grandes pasos para establecer lazos afectivos con  personas de otras tierras. Eso les hará seguramente más abiertos en las ideas y por supuesto más tolerantes ante lo diferente.

Verlos abrazarse y besarse, con un cariño sincero, ha sido una gran lección de humanidad que me han dado todos ellos. Así que desde aquí sólo puedo compartir con vosotros mi idea de evolución social positiva. Lástima que nuestros dirigentes políticos no hayan llegado a aprender ¿idiomas? en la mayoría de los casos. Tal vez nos permitirían ser un país más comprensivo en los demás apectos sociales y por qué no en los materiales.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*