La buhardilla

Ya sabeis que estuve “trabajando” en pintar y empapelar una habitación de casa. En realidad se trataba de una pequeña estancia ubicada arriba, lo que se conoce como buhardilla, que estaba medio habilitada como dormitorio extra, pero sin ninguna gracia y con dos somieres viejos. Ni qué decir que el color con el que habíamos pintado previamente no era nada logrado y se convirtió poco a poco en un pequeño trastero donde iban a parar los cachivaches que no utilizabamos a diario.

Gracias a la idea de mi “santa” la hemos reconvertido en una pequeña sala de estar donde poder aislarse del mundanal ruido a ver una pelicula tranquilamente o que el “maquinero” de la Play juegue con la consola. La iluminación natural es excelente para cuarto de lectura y sobre todo hemos querido que resulte acogedora sin gastarnos apenas dinero.

El resultado ha sido el que os muestro en las fotografías y creo que me animo a hacerlo porque con muy poco dinero se puede cambiar totalmente el aspecto de un “cuchitril” en algo realmente agradable, casi con filosofía Feng shui.

El bricolaje es una de mis aficiones favoritas porque me permite desarrollar a la vez un montón de “habilidades” que complementándose producen una gran satisfacción a su autor. El proceso mental que me supone empieza por “imaginar” lo que necesitaré y suelo hacer un pequeño plano a escala del lugar. Una vez tomadas las medidas intento buscar elementos que encajen en la idea abstracta que me he forjado y que resulten proporcionales y proporcionados a las dimensiones del recinto. A partir de ahí empieza lo más fácil que es la ejecución manual.

En este caso comencé desplazando los enchufes de lugar, lo cual me llevó a picar unas rozas en las paredes para empotrar el tubo y los cajetines de enchufes, pasar los cables y hacer los correspondientes empalmes. Luego suelo lucir la obra con yeso o escayola y una vez refinado el acabado a pintar o empapelar.

El pintado es lo más fácil de todo gracias a la gran cantidad de pinturas y acabados de que se dispone actualmente. El color además es fijo y, aunque te falte algo de pintura para finalizar, siempre puedes conseguir el mismo tono que estabas utilizando. Sin embargo en esta ocasión me dió muchos problemas cubrir el color de fondo de las paredes porque el tono era muy oscuro y ahora son tonos claritos. La cuestión es que tuve que dar hasta cuatro manos de pintura hasta conseguir que no “resurgiera” el tono base.

Como soy basrtante “meticuloso” y tengo tiempo más que suficiente para dejarlo a mi gusto suelo desmontar todos los enchufes, interruptores y a veces hasta los radiadores para poder pintar por detrás de ellos. ¡Manías de perfeccionistas!. Luego hay que encintar los marcos de las puertas, proteger los muebles que no hayas podido/querido desmontar y… ¡a pintar!.

Finalizada la tarea y con todo limpio de gotas, churretones y la intendencia que se monta de brochas, cubos, papeles, trapos, etc. vas colocando el mobiliario. Sobre la marcha se te van ocurriendo nuevas ideas para rematar tu idea inicial y con las que aporta mi mujer, que para eso es la que ve escaparates y está a la última, decidimos cómo aprovechar los muebles viejos y adaptarlos al nuevo ambiente. Aquí podreis ver dos cositas curiosas. La primera es un armario de cajones que ha sufrido ya cinco manos de pintura diferentes. Empezó siendo en barniz con el color natural de la madera de pino. Luego fué armario para los bebés, en blanco con motivos dibujados y pintados en colores vivos, a juego con unas cortinas de muñecos. Posteriormente se acopló a un recibidor y pasó a tonos beige con algun detalle de envejecido tipo “craquelado” para ahora ser un blanco y negro luminoso, con la falsa sensación de doble cajón (sólo son cajones pequeños los dos superiores). Quiero destacar que “lo último” en colores de decoración son precisamente el blanco y el negro.

En cuanto a la mesa de rincón fué un trabajo que hice para que los niños dibujaran y jugaran durante su edad de tres a ocho años más o menos. Los colores iniciales eran los del parchís, después fué un damero de cuatro cuadrados con figuras de Disney, luego una mesa sobria de escritura con una cenefa en verde oscuro tipo cuero de escritorio. Ahora le he añadido unos faldones laterales en la parte superior, los hemos forrado en tela que imita la piel, al igual que el tablero, y le he añadido una balda inferior lacada en negro como las patas.

La lámpara de sobremesa era un pié verde con dorados que “cromé” con un spray de grafitero y la pantalla es nueva ya que la que tenía se había roto en una caída fortuita.

El estor y la alfombra son de a 25 € la pieza, en una tienda que no me gusta demasiado, pero debo de reconocer que te saca del apuro por muy poco dinero. Y éste ha sido el premio al trabajo hecho con cariño y por disfrute. Seguro que los interioristas del diseño actual nos hubieran cobrado un ojo de la cara por estas piezas de diseño “exclusivo”. Pero si os digo lo que me he gastado en materiales os morís de la risa. Sin embargo estoy tan satisfecho del resultado que os lo tenía que mostrar. ¡Qué caramba! a mi mujer no la van a sacar en el Hola ni en el Semana, luciendo modelitos en las estancias de su casa, tampoco han venido los de las revistas de decoración, así que yo hago el reportaje (sin ella que le da vergüenza) y me ahorro también pagar por la exclusiva.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “La buhardilla

  1. Vito como dices ya está listo el diván. Ahora el Dr. Sancho atenderá amablemente a los que quieran hacer “terapia”. Aunque sea con unos manises y cerveza…

  2. Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe
    David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David
    Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David Moshe David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>