La Coronariografía (cateterismo)

arterias.jpg
(fuente foto)Finalmente me han realizado la última prueba diagnóstica y la definitiva para determinar mis problemas cardiovasculares: Una coronariografía. El resultado ha sido altamente satisfactorio puesto que no hay deficiencias notables en mis arterias coronarias ni está alterado el ventrículo izquierdo como parecía preverse. Así que he vuelto contento y esperanzado con mi “patata”. Salvo una pequeña disminución del flujo (estenosis) en la arteria Circunfleja Proximal, todo ha salido mucho mejor de lo esperado.

Siempre da un poco de “prevención” someterte a este tipo de pruebas diagnósticas (consideradas como cirugía mínimamente invasiva) ya que tienen que penetrar hasta lo más intimo de tu ser, donde se suponía que radicaban nuestros sentimientos, o sea en tu corazón, mediante un capilar (catéter) de apenas dos milímetros de grosor y mediante un contraste radiactivo seguido mediante rayos X a lo largo de cualquier arteria.

Ultimamente se intenta acceder a través de la arteria radial, desde el antebrazo, aunque no siempre es posible hacerlo por ella u otra arteria “menor”, por lo que lo más habitual es hacerlo a través de la arteria Femoral. Cuando sabes lo que le ocurrió a Paquirri por culpa de una herida en dicha arteria, no puedes evitar sentir un “cosquilleo” de miedo al pensar que te van a perforar justo ahí. Pero claro, no es lo mismo un capilar que un asta de toro, digo yo.

Bueno por si a alguno le toca turno próximamente decirle que confíe plenamente en la técnica y en los magníficos equipos humanos que realizan estas pruebas. Puedo garantizar la entrega con la que realizan su trabajo y la eficiencia y cariño con las que lo hacen. Mi gratitud al Servicio de Hemodinámica del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

Durante la intervención tuve ocasión de conocer un poquito más de cómo tienen que vencer los obstáculos que genera trabajar en la Sanidad Pública. Están intentando reducir las listas de espera a base de “sacrificio” personal, cubriendo las intervenciones programadas, a la vez que permanecen de guardia durante una semana para cubrir cualquier “urgencia” cardíaca que precise de su intervención. Lo hacen de forma alterna, una semana el hospital clínico Lozano Blesa y otra el Hospital Miguel Servet. Así que nunca pueden “garantizar” un horario prefijado a los que estamos esperando la prueba. A mí me retrasaron unas tres horas la misma dado que llegaron dos urgencias justo cuando iban a llamarme.

De cualquier modo ¡bravo por el personal sanitario que tenemos!. La organización general del sistema de salud ya es otro cantar, mucho más arduo y dificil de comprender, porque al final de la cadena siempre hay más de un político implicado en la “toma de decisiones” y generalmente, si las toma, no suele ser en el sentido en que desearían los profesionales que cuidan de nuestra salud. Una auténtica pena que sólo los dejen ser peones de un sistema que necesita una profunda revisión. Pero esto es lo que tenemos y, por lo menos, los PEONES DE BREGA son todos magníficos. Gracias a todos ellos.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “La Coronariografía (cateterismo)

  1. No sabes cuanto me alegro de que haya salido satistfactoriamente. Ya estoy otra vez por aqui, asi que cuando quieras quedamos a tomar una cerveza (sin), o un zumo, o lo que sea

  2. Gracias a todos por vuestro apoyo y ánimos. Pero ya me estáis tentando con las cervecitas y los light. Me apunto a todo, eso sí con moderación. Un abrazo y mil gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*