La enfermedad saludable

2corazon.jpg
Nadie quiere estar enfermo ni mucho menos que por ello disminuya su calidad de vida. Pero, algunas veces una enfermedad o el riesgo de padecerla, puede convertirse en algo totalmente más saludable que antes de haberse manifestado.Las llamadas enfermedades cardiovasculares se han convertido en la principal causa de muerte en los países industrializados (ver datos de USA). Todos estamos lo suficientemente informados de cómo prevenir y evitar en la medida de lo posible tan cruel destino. Pero seguimos empeñados en no hacer caso a los especialistas. Todos tenemos suficientes argumentos para “evitar” por todos los medios hacer lo que deberíamos.

No quiero cansar sobre los “factores de riesgo” que ayudan a que nuestro corazón tenga más posibilidades de acabar “atacado” por nuestro propio comportamiento: Tabaco, hipertensión, exceso de colesterol, alcohol, vida sedentaria y exceso de peso. Para cada uno de estos factores por separado tenemos la justificación, más que sobrada, del porqué no podemos eliminarlo de nuestra vida.

TABACO: No es que sea malo, es Pésimo. Pero siempre demoramos lo de dejarlo para cuando estemos un poco más tranquilos en el trabajo, o hayamos superado una determinada fase de preocupaciones personales, o a partir del 1 de Enero.

HIPERTENSION: ¿Quién es capaz de comerse los guisos con una pizquita de sal o un buen bistec a la plancha sin su buena ración de sal -preferiblemente gorda- acompañado de unos buenos copazos de vinazo?.

COLESTEROL: Casi todo lo que nos gusta tiene mucho colesterol y total un bocata de chorizo o un buen cocido con su tocino y su grasica de gallina apenas harán mella en nuestro indice total de grasa en la sangre. Si además, de postre nos comemos un buen pedazo de tarta con mantequilla o un buen flan casero con nata, bastará con que por la noche sólo nos comamos un sandwich mixto pero con queso extragraso que le da más sabor. (Ver dieta). Según la tendencia cada día hay más personas con exceso de colesterol y hace que se receten más medicamentos para combatirlo.

ALCOHOL: Tampoco bebo mucho. Si total en el vermú de media mañana me tomo un par de cañas con un torreznico o un par de tapas recién fritas. El carajillo de después de comer es “mano de santo” para hacer bien la digestión (del cocido) y si se alarga la sobremesa un Pacharán o un orujito tampoco llevan a ninguna parte. Por la noche ¿qué vas a tomar con los amigos si no es algún cubata o unos güisquitos?. Además mi abuelo siempre se tomaba una copa de “cazalla” antes de ir al campo y se murió con noventaitantos…

SEDENTARISMO: Como no cambie de trabajo no tengo tiempo de hacer deporte. Me pego todo el día sentado en la oficina y cuando llego a casa no tengo ganas de hacer nada de nada, así que me pongo un ratito al ordenador -siempre y cuando no haya fútbol- para abrir los correos y organizarme los archivos. (¡Ja!). Recuerdo que me apunté a un gimnasio magnífico y fuí tres días porque eso no era para mí.

PESO: Tanta obsesión con el peso. No sé a qué viene el rollo. Luego pasa lo que pasa que si anorexia, bulimia… Además yo no estoy tan gordo, total lo que tengo es un poco de barriga que en cuanto deje de tomarme un par de cañas desaparecerá. Pero del bocadillo de media mañana no puedo prescindir porque de lo contrario me desmayaría antes de volver a comer a casa.

Cosas parecidas habreis oído o practicado vosotros mismos. Todo vale por no hacer un pequeño “sacrificio” en nuestros hábitos y luego pasa lo que pasa.

A mí me ha avisado el “electro” a tiempo de corregirme y en ello estoy. Ya he perdido unos tres Kgs., estoy dejando de fumar, como mucha verdura y pescado, camino todos los días alrededor de una hora, mis cañas son sin alcohol y las tapas que veo son las de alcantarilla. Pero os puedo garantizar que el “aviso” me ha resultado sumamente saludable. Os deseo que reflexioneis un poquito antes de que vuestro propio corazón os dé un aviso. ¡Salud amiblogs!.

Nota: No he pretendido hacer un artículo alarmista, pero los enlaces a que os remito son excelentes y algunos pertenecen a un trabajo médico muy completo y explícito. Desearía que alguno de los que leais este modesto blog tengais la suerte de cambiar de actitud antes que yo.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

9 pensamientos sobre “La enfermedad saludable

  1. Uf, vaya lío. Menos el tabaco, que dejé de fumar hace mas de dos años, todo lo demás me lo apunto. Será mejor hacer vida sana, comer mas sano, la dieta Mediterránea es perfecta, y acompañar a la dieta de algo de ejercicio todos los días. Tomar esteroles para combatir el colesterol y olvidar el tocino de jamón (que pena con lo rico que está) y el exceso de sal. A ver si no se me olvida. Un saludo

  2. Carlos, en esa lista tan exhaustiva que nos propones, se te ha olvidado hablar del tabaco. En estos momentos, es el mayor factor de riesgo que hay en mi vida…
    Pero me alegro que tu vayas mejor.

  3. Pingback: igualdad femenina

  4. Ahi va… Que me confundí al escribir… donde dije tabaco quería decir trabajo.
    Afortunadamente el tabaco es un vicio que conseguí dejar hace muchos años. Del otro (el trabajo) no consigo desengancharme.

  5. Pingback: Cuidar las encías cuida el corazón. | Alas de Plomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*