La masacre

Una vez más ha podido ser una masacre salvaje y despiadada. La muerte, de momento, de un pobre guardia civil, cuya aspiración era volver a su tierra lo antes posible, ha sido literalmente interpretada al pie de la letra por este grupo de “predadores de la vida humana” a quienes me niego a poner un nombre que los identifique, y a los que suelo referirme por los innombrables.

Sigo creyendo que, a parte de lo que significa que muera cualquiera por culpa de unos asesinos con “ínfulas” de lucha política, la tristeza que debemos sentir está, por encima de todo, motivada por la IMPOTENCIA de no poder hacer nada por evitarla. Sólo nos permiten dolernos de las heridas de las víctimas, llorar y rogar que no vuelva a ocurrir NUNCA MAS, e intentar consolar a sus familias acompañándolas en su terrible dolor.

Me negué a escuchar a los políticos solidarizándose con las víctimas, firmando un documento de condena y repulsa, demostrando (intentando demostrar) que están todos los grupos políticos unidos en contra del terrorismo, haciendo una vez más el “paripé” de las palabras que, a fuerza de repetidas, han dejado vacías de contenido. Me quedo con el sentimiento de la gente de la calle, de los que no tenemos la responsabilidad de velar por los intereses de todo el conjunto del país. Me quedo con el dolor de la gente sencilla que no va a obtener más votos por estar en el funeral de un guardia civil. En fin me quedo con el DOLOR.

Hoy mis banderas están a media asta por él y por todas las víctimas inocentes del terrorismo, de las guerras y de la sinrazón humana en cualquiera de sus manifestaciones. D.E.P.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Un pensamiento sobre “La masacre

  1. Creo que es lo mejor que podemos hacer, quedarnos con el dolor de la gente sencilla, que no merecía pasar lo que está pasando. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*