La Rutina

(ver autor y significado)

¿Veis como los comentarios vuestros me dan mucho en que pensar?. Gabriel me hacía ver por teléfono que la Expo para él (para mí tambien) se ha convertido en una sana rutina de este verano. Luego Lamia me dice que con Sara Baras le ha llegado la cruda Rutina. Y uniendo ambos pensamientos mi “mente” siempre busca profundizar algo más en este tipo de coincidencias o sensaciones opuestas ante un mismo fenómeno.

La Rutina sirve, según los psicólogos, como mecanismo de defensa para “automatizar” determinados estados de conciencia y “aliviar” por ello nuestra mente de acciones repetitivas pudiendo poner nuestra atención en otras cosas de manera simultánea.

En mi caso las rutinas (procedimientos) en vuelo siempre las he considerado como un preciado bien. Llega un momento en que parece que un piloto en la cabina no está haciendo nada, mientras que su mente está ocupada en leer de manera continua toda la información que le proporcionan los instrumentos, escucha la radio y contesta a los mensajes, habla con su compañero, atiende a las “visitas” , revisa un papel y mientras tanto calcula mentalmente una serie de proporciones en cuanto a descenso y velocidad con respecto a la distancia hasta el aeropuerto. Todo ello es posible gracias a las rutinas que has ido desarrollando conforme vas aprendiendo.

Por otra parte las propias rutinas hacen que confíes más en tus apreciaciones cuando algo se aparta de lo que estás habituado a ver en un pequeño indicador. Tu atención te alerta de una pequeña variación que requiere de mayor concentración por inusual. Siempre he transmitido a todas mis “parejas” de vuelo lo magnífico que es un vuelo donde los pilotos estén tremendamente aburridos. Si un piloto está entretenido durante el vuelo… ¡mala señal!. O algo no va bien, o el tiempo es una auténtica calamidad. De cualquier forma tu atención continuada a todo el conjunto de “considerandos” hace que termines el día completamente exhausto. Si no fuera por las rutinas no habría manera de soportarlo durante mucho tiempo.

Extraigo los dos últimos párrafos de un buen artículo sobre la rutina en el que un psicólogo nos dice lo siguiente:

“Esta reflexión sobre la rutina nos enseña que no es necesario pretender desterrarla totalmente de nuestras vidas, sino que como todo, requiere que seamos selectivos y utilicemos los automatismos para lo estrictamente necesario tratando de prestar atención, para no vivir todas nuestras experiencias funcionando con el piloto automático.

Cuando la rutina agobia, es la señal de la conciencia que indica, que hay que empezar a ser más creativo también con lo cotidiano.”

Y si quereis regodearos más en temas de psicología os ofrezco estas recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, donde nos hablan de cómo combatir la vuelta a la rutina tras las vacaciones y que se conoce como Sindrome Postvacacional.

Si seguimos por este camino de comenta y serás “castigado” con un nuevo artículo, este blog tendrá cuerda para rato. Gracias a todos por vuestros comentarios, fuente de inspiración y lucha contra mi RUTINA.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “La Rutina

  1. Carlos, la cruda rutina no fue Sara Baras sino lo que acontenció alrededor del concierto. Algo que me ha devuelto de golpe a mi realidad. Creo que lo expresé mal: no es cruda rutina, es p. realidad (no me he atrevido a poner el taco entero aunque es lo que el cuerpo me pedía).

  2. Ya me imagino que Sara no era la rutina, sino que entendí que por algún motivo ignoto te habías reencontrado con la rutina. Tampoco a veces consigo centrar mucho lo que digo con lo que pienso. Pero la intención del artículo era la de hablar de la rutina, que de un modo y otro me habiais recordado tanto tú como Gabriel. En el fondo alasdeplomo lo explicó muy bien en su bienvenida, y eso es puro plomo. Tanto como su autor… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*