La Sangría española…

ScreenShot007

(autor foto: Thomas Becker)

La sangría es la bebida propia de “guiris” (con perdón) que se ha hecho famosa en el mundo, gracias a poder eliminar excedentes de vino engañando el sabor con frutas y licor… y refrescar el verano español servida con mucho hielo.

Pero no vamos a hablar de alcohol, ni de celebraciones, porque a la sangría a la que me refiero hoy no está elaborada con estos ingredientes, ni su sabor es tan dulce. La sangría española actual está hecha a base de despidos, de ERE’s, de fustración y de impotencia. Además se sirve caliente y es muy difícil de digerir. (Pero de eso ya hablé hace un tiempo…)

La aviación española está viviendo los peores momentos de su historia tras su despegue meteórico al final de los años ochenta. La gran paradoja del desarrollo económico español es que se basó fundamentalmente en dos industrias claves:  CEMENTO  y SOl  (Turismo).

El cementó fraguó y se ha quedado “tieso” y el turismo, o lo que es igual el transporte aéreo, se está quedando sin fuelle. Como todos sabeis un avión vuela porque fluye el aire alrededor de sus alas; en cuanto el aire deja de soplar, el avión tiene que bajar y aterrizar.

Soplan malos vientos para la aviación y los miles de empleados que viven de ella, el céfiro suave no permite sostener una industria que vive “del aire” – o “en el aire” –  y habría que soplar con fuerza para mantenerlas a flote. Pero claro, Fomento parece que no fomenta, el dinero vuela de las finanzas y el pueblo llano se desplaza andando a las oficinas del INEM.

Hoy hay nuevas y malísimas noticias al respecto: “Spanair despedirá al 23 % de la plantilla de pilotos”. Eso equivaldría a 117 profesionales más al paro. Pero no queda ahí la cosa. Por cada avión que deja de volar se pierden los puestos de trabajo no sólo de los pilotos afectos a la flota, sino de un mayor número de personas que participan en su operación desde distintos puestos de la cadena productiva: TCP’s, TMA’s, Agentes de Handling, conductores, maleteros, administrativos, limpieza, catering… y un larguísimo etcétera cuyo modo de vida depende de que un solo avión vuele.

Así que me gustaría destacar dos cositas de esta lamentable noticia:

El despido de un piloto conlleva el despido subsidiario de muchas personas que le acompañan en su tarea.

La financiación de una compañía no debe ser parte de las obligaciones de sus empleados.

Pero de este último punto hablaré más tarde

¡Lo siento de veras, compañeros de Spanair!,¡ Suerte a todos y firmeza en las negociaciones!.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

10 pensamientos sobre “La Sangría española…

  1. Buenas, lo 1º felicitarte por tan maravilloso blog, me tiro las horas leyendo desde que me lo comento un compañero, un apunte que quería dejarte sobre este relato, lo de maleteros, imagino que te referirás a los que descargan y cargan el equipaje, lo digo, porque realmente se llaman agentes de handling como dijiste antes, lo de maleteros es un mal nombre que les han dado y que a ellos pues no es que les guste mucho jajaja lo digo por experiencia, yo era uno de ellos hasta ayer, por uno de estos ERE´S tan famosos. estaba en la (…) empresa AIR NOSTRUM, un saludo, y espero seguir leyendo tan maravillosas cosas que pones por aquí, un abrazo.

  2. Pingback: Financiación de empresas | Alas de Plomo

  3. Muchas gracias por tan buen artículo,

    Los pilotos de Spanair te agradecemos mucho tu apoyo y solidaridad en estos momentos tan duros que nos están tocando vivir (ya llevamos dos años y medio, menuda pesadilla).

    Un fuerte abrazo.

  4. Pablo, ni mucho menos lo utilizo en sentido peyorativo. Los maleteros (que son parte del equipo de handling como bien señalas), son igualmente importantes en todo el proceso de un vuelo. Si no que les pregunten a aquellos que ven cómo se pierden sus maletas… 😉
    No obstante decirte que lamento lo de tu despido… si te sirve de consuelo la vida existe después de la aviación comercial, y se vive con más plenitud. ¡Ya ves!. saludos, MALETERO de mi corazón.
    Anselmo, ya sabeis que aquí teneis una voz que sin gritar mucho va calando poquito a poco en el sector. Ojalá pudiera hacer más por vosotros y por todos, pero al menos espero llevar un poquito de optimismo y de reflexión ante la etapa más dura que os va a tocar vivir. Gracias y mucha fuerza a todos.

  5. Buenos días Carlos.
    El artículo es interesante, pero desgraciadamente habrá alguien, a los que las palabras Handlig, TCP o MTO, todavía no les ha dado el significado de “trabajo en equipo”.
    La unión hace la fuerza, y como siempre cuando hay problemas, cada sindicato funciona a su propio interés.
    Es una lastima
    Espero que si toman la acción de comprar acciones de la compañía, se lo piensen dos veces antes de firmar nada, el agujero es de mucho diámetro, demasiado profundo y de un color muy oscuro.

    Suerte

  6. J.L., ¡qué bien suena lo de UNIDAD, TRABAJO EN EQUIPO…!, Lástima que sólo se apliquen cuando todo va bien. Nunca aprendimos nada de tantas crisis como hemos pasado los antiguos. así que pronto veremos sacar la “facas” del cinto y tenemos que estar prevenidos de las puñaladas traperas. Las de frente se pueden esquivar.
    faca.
    (Del ár. hisp. fár?a, y este del ár. clás. far?ah, hierro de lanza; cf. port. faca).
    1. f. Cuchillo corvo.
    2. f. Cuchillo de grandes dimensiones y con punta, que suele llevarse envainado en una funda de cuero.

  7. Carlos ya se que existe vida después de la aviación comercial, de echo ya llevaba algún tiempo pensando en irme ya que no aguantaba tanta corrupción, así que ahora me dedico plenamente a mi oposición, que me examino el día 28 de este mismo mes, así que haber si tengo suerte, y ya me tocara reírme a mi de todos los que me lo han echo pasar mal en esta empresucha.
    Un abrazo.

  8. Alcione si supieras realmente lo mal que lo tienen en Spanair y otras compañías, seguro que montábamos entre todos una movida especial. Pero al final, acabamos cada perro rascándonos nuestra pulgas, y acabamos todos llenos de garrapatas.¡Un verdadero asco!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*