La Suerte

amor.jpg
(autor foto)

¡Qué difícil nos resulta apreciar la suerte que tenemos!, incluso la consideramos esquiva porque no hemos conseguido nunca que nos toque más que un reintegro en el sorteo de Navidad y , sin embargo, la suerte es nuestra fiel compañera a lo largo de nuestra vida y de la forma como los buenos amigos te acompañan, sin apenas hacer ruido en tus oidos.

Gracias a la suerte he pasado unos días en el hospital clínico -planta de cardiología- haciendo la ITV de mi sistema cardiovascular. Y efectivamente ha sido una cuestión de suerte.

Desde hace un montón de años he convivido con unos pólipos nasales a los que había decidido expulsar de mis senos y para ello me había sometido al correspondiente “preoperatorio”, (RX de tórax, análisis sanguíneos y electrocardiograma), y gracias a ello la anestesista (mi buena amiga Inés) descubrió que el electro presentaba una anomalía que debía “estudiarse” más a fondo. Por ahí empezó todo y siguieron una serie de pruebas (que omito para no cargar la mente de los hipocondríacos) que estaban encaminadas a determinar el grado de afectación de mi corazoncito.

Nunca me he creído ni valiente ni cobarde, siempre me he enfrentado a la vida de cara, unas veces con arrogancia y otras con humildad, a veces alegremente y otras después de mucha reflexión, pero casi siempre intentando “controlar” los problemas reales o los “potenciales” antes de que se convirtiesen en algo peor. Pero la salud no depende nunca de tu deseo, así que tienes que “apechugar” con lo que te venga.

A lo largo de los días de “incertidumbre” creía estar suficientemente preparado para afrontar “estoicamente” lo que fuese, pero el subconsciente se rindió a mis emociones y me demostró que no era ni tan valiente como me gustaría ser, ni me quería tan poco como pensaba , así que me lo demostró de una forma muy gráfica: “Ataque de ansiedad“. La sensación de ahogo que me provocó me hizo pensar que estaba ante lo inevitable, y que a pesar de mis intentos conscientes de controlarlo, todo resultaba inutil. Cuanto más me concentraba en respirar profundamente y relajarme, menos aire entraba en mis pulmones; pensé que me había llevado yo mismo a una “hiperventilación” y me apliqué a respirar en una bolsa de plástico. Me tomé un “ansiolítico” al que no le dí tiempo a hacer su trabajo, así que opté por la solución más “drástica”: Acudir a Urgencias del Clínico.

Era la primera vez en mi vida que acudía a urgencias en mi propio beneficio, con los niños había ido a “restañar” las correspondientes brechas propias de la edad, pero lo del corazón debo reconocer que me superó ampliamente. El hecho de encontrarme “arropado” por un hospital, rodeado de médicos y enfermeras, controlado y sedado obró el milagro de la “recuperación”, así que todo confirmó que no había sido ningún ataque al corazón y dormí como “un bendito” toda la noche.

Los días posteriores fueron de más pruebas, de reposo y sobre todo de “tranquilidad”. He experimentado nuevas sensaciones que ya os iré transmitiendo. La vida como paciente hospitalario tiene sus peculiaridades que merece la pena contar. Pero las conclusiones a las que he llegado me hacen fundamentalmente reconocer que soy un hombre de suerte. El azar ha hecho que esté a tiempo de “corregirme” y prevenir males mayores, me ha obligado a “reconsiderar” que en la vida la enfermedad es una parte esencial de cada uno de nosotros y que nuestra voluntad de “mejorar” sólo depende del cariño que nos rodea. El amor propio es algo muy distinto a intentar ser el mejor en lo que sea que se nos ocurra, es solamente quererte lo suficiente como para poder “aceptar” tus propias debilidades y miserias con el único fin de seguir adelante de una forma “digna” y “elegante”. Y sobre todo me he dado cuenta de que el amor que me rodea es muy grande. Mi familia, por descontado, un montón de buenísimos amigos que han estado junto a mí en todo momento y, una vez de vuelta a casa, el postre del cariño que me habeis demostrado todos vosotros con vuestros comentarios de “preocupación” y ánimo antes de saber las causas de mi “ausencia” temporal. ¿Qué más puedo pedir a la vida?. Creo que tengo ración más que de sobra para considerar que TENGO MUCHISIMA SUERTE y de ahí que lo de Ja sóc aquí sea lo mínimo que puedo decir para demostrar mi satisfacción por tanto como estoy “recolectando”. Gracias, amiblogs.

Nota: Sé que mis primos formais parte de la comunidad fiel a mi blog. Os ruego que no digais nada a mis padres que han permanecido ajenos a estos avatares para preservarles de “preocupaciones”. Para ellos he estado unos días esquiando con los amigos, y bien mirado casi ha sido así. Besicos a todos.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

9 pensamientos sobre “La Suerte

  1. Querido Carlos, has demostrado ser un valiente porque sólo los fuertes son capaces de manifestar sus debilidades. Cuídate mucho, reponte y sigue con nosotros ilustrándonos, como haces siempre, sobre muchas cosas. Muchos besos.

  2. Me alegro de que todo haya salido bien, y me emociona leer tu entereza ante estos momentos. Creo que todas estas cosas son para celebrar. La propia vida es para celebrarla cada dia.
    Habrá que hacer algo, no?

  3. Mi querido amigo me alegra enormemente estés ya por aquí. Tu mensaje, entereza, capacidad de sacrificio y transparencia a la hora de contarnos el motivo de tu ausencia me causa una gran emoción.

    Eres un gran ejemplo para mí, y desde aquí solo se me ocurre descubrirme ante tí. Te mereces un calido homenaje. El mío en los próximos días.

    Un fuerte abrazo y hablamos

  4. Lo primero de todo es alegrarme que todo se haya quedado en un susto.
    Reconozco que soy un poco caguetas con la salud, trabajo rodeado de [email protected] y [email protected] y no me he hecho un análisis de sangre en muchos años por el miedo a la aguja.
    Tienes razón, la mayoría de las veces no nos damos cuenta que la suerte nos está tocando ya, nos quejamos de verdaderas chorradas precisamente por no ser conscientes de lo que tenemos.

    Un abrazo

  5. Lo siento no sabía nada. Debido a tu ausencia llegué a pensar que estabas volando otra vez.
    Espero que todo haya quedado en un susto y te recuperes física y anímicamente pronto.
    Un abrazo.

  6. RX de tórax, análisis sanguíneos, marcadores y electrocardiograma,esto me suena y me los han ido haciendo esta semana en el hospital Lozano Blesa, de hecho estoy en el Clínico Universitario esperando que me operen, (el portátil no me lo dejan llevar al quirófano), pero ¡oh maravilla! la repetición de todas las pruebas, ya que no tienen totalmente claro que haya que operarme, de momento está saliendo bien y con un poco de suerte me escapo del cirujano.
    Me falta hacerme un tomografía axial computarizada de abdomen (T.A.C.) y si esta sale bien tendrán que repetirme la colonoscopia en la que me quitaron 5 pólipos dos de ellos malignizados (no sueltan la palabra cáncer ni por equivocación), uno de estos de 2,5 cm.
    Te dejo que vienen a martirizarme

  7. Wonderful goods from you, man. I’ve understand your stuff previous to and you are just extremely great.
    I really like what you have acquired here, really like what you are saying
    and the way in which you say it. You make it entertaining and you still care for
    to keep it smart. I can’t wait to read far more
    from you. This is actually a wonderful web site.

  8. Several traditional-looking models are also available for individuals that wish
    the aged and vintage feel. “Residents are encouraged to not leave pet foods outside. Google Maps Excellent navigation feature with Google Maps and latitude, for letting people who have access to your account Latitude know exactly where you are.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*