Lencería no sexy

Después de hablar del tanga de la novia de Ronaldo, vamos a hablar de una lencería menos llamativa pero igual de invisible. En realidad lo que convierte en invisible es lo que hay debajo de la prenda al pasar por los scanners de los aeropuertos.

Nos la ofrece la empresa Rocky Flats Gear, y su mayor atractivo es justo lo contrario de la ropa interior que se utiliza en las “grandes ocasiones”. Esta colección lo que hace es ocultar las partes pudendas (eufemismo muy utilizado durante mi infancia) a la hora de ser sometido a una vigilancia radiológica.

Cada cual sabe si tiene o no pudor fuera de una playa o piscina, y si le importa que se “adivine” un contorno de cualquier protuberancia mamaria o genital. A mí no me produce ningún malestar moral que un vigilante o vigilanta descubra que mi arma es inofensiva dado el carácter fisiológico de un pene en el que se esconde la uretra. O que los testículos acumulen mayor o menor cantidad de semen, en función del volumen disponible.

No sé lo que sentirá una mujer cuyas glándulas mamarias estén rodeadas de mayor o menor cantidad de tejido adiposo o incluya algo de apoyo con silicona, o que se demuestre que el wonderbra constituye una ilusión óptica que mejora la imagen externa de la usuaria.

Sé que la propia imagen es un derecho reconocido por la Constitución, que las creencias religiosas determinan también la forma en que nos protegemos de miradas indiscretas, y que desde luego cada uno defiende su intimidad como mejor le parece.

Yo sólo os muestro lo que hay en el mercado, y que cada cual decida si le interesa comprarse unos “gayumbos” o unas bragas con hoja de higuera, un sujetador que tapa con unas manos, o dejar que los R-X perfilen el contorno de lo que la naturaleza nos ha dejado a disposición con el objetivo de perpetuar la especie.

Al final va a resultar que volvemos a la edad de los metales, sí esa en la que el hombre lleva plata en las sienes, oro en los dientes y plomo en… los calzoncillos. A base de polvo de plomo es con lo que aseguran proteger no sólo la intimidad, sino evitar radiaciones externas y nocivas. Al menos mis alas están “a la moda”.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Un pensamiento sobre “Lencería no sexy

  1. LA ETAPA SUPERIOR DE LA CONTRARREVOLUCIÓN BURGUESA POSTMODERNA.

    Hace algún tiempo señale cuales eran los objetivos del ministro de fomento respecto a los controladores, así como la estrategia del capital, hoy cuando la burguesía nos recuerda que la democracia burguesa es la hoja de parra de su dictadura de clase, siendo nuestra verdadera función avalar la misma por sufragio universal, mientras se preparan recortes sociales cada vez mas drásticos, que son la expresión del fracaso social de la burguesía con clase representativa de los intereses generales de la humanidad como especie, convirtiendo los derechos humanos burgueses que proclama como los únicos posibles, en una autentica caricatura que solo sirve a la burguesía como clase, mientras sus estados de alarma y excepción nos indican que son los únicos que va a tolerar como clase frente a todo intento de cuestionar el libertinaje sin freno del capital.

    En lo que a mi respecta no tengo ninguna necesidad de justificarme ante la burguesía, pues en el conjunto de mi obra he definido con mas rigor y consistencia de la que es capaz de desplegar la ciencia burguesa, la veracidad de lo planteado a lo largo de la misma, así como la validez de mis conclusiones.

    Estamos ante la etapa final de la Contrarrevolución Burguesa Postmoderna, la cual será llevada a cabo implacablemente por la burguesía, frente a la cual todas las acciones reivindicativas, de protesta o rebeliones están condenadas a fracasar, pues solo serian intentos de defender variantes de identidades individuales y colectivas burguesas utópicas e insostenibles frente las realidades individuales y colectivas burguesas socialmente reales en el mundo burgués real. Pues las utopias burguesas con independencia de lo que crean los utopistas burgueses, no tienen otra función que agotar y esterilizar la potencia social revolucionaria del proletariado como clase, siendo los principios éticos y morales burgueses una afirmación de las identidades individuales y colectivas burguesas, lo que nos dice que las mas bellas utopias burguesas son crímenes contra la humanidad y los utopistas burgueses mas idealistas alaban con su idealismo este hecho.

    La degeneración anarquista de la Primera Internacional, la degeneración socialdemócrata de la Segunda Internacional, la degeneración estalinista de la Tercera Internacional, con independencia de cualquier otra consideración es el producto de la alienación de los trabajadores como clase en las identidades individuales y colectivas burguesas, frente a las cuales la opción de los trabajadores como clase es la afirmación de la identidad proletario comunista por medio del Centralismo Ideológico.

    Centralismo Ideológico que implica el desarrollo de una Identidad Sociocultural y por tanto humana, frente a las identidades individuales y colectivas infrahumanas generadas por las relaciones burguesas de producción, las cuales no están fundamentadas en el Desarrollo Sociocultural de las Necesidades de la Espacie Sociocultural que la Humanidad Constituye, sino en la Animalización Sociocultural Infrahumana que define el Sensualismo Posesivo de la Identidad Estético Emocional fundamentada sobre el Libertinaje del Estado de Animo (Inteligencia Emociona) y regulada por medio del Mecanismo Sociocultural del Cinismo Ingenuo.

    Tan solo el Centralismo Ideológico puede derrotar a la Contrarrevolución Burguesa Postmoderna, pues solo el esta en condiciones de crear la Voluntad de Vencer, la Libertad de Acción, la Economía de Fuerzas y la Acción de Conjunto que el Proletariado Como Clase y la Humanidad Como Especie necesitan para vencer de una vez y para siempre al Monstruo Infrahumano de la Burguesía, que es responsable desde 1914 de todos los sufrimientos y desgracias socioculturales del Proletariado Como Clase y de la Humanidad como Especie. Pero ello exige que el Proletariado se transforme en Clase Para Si por medio del Centralismo Ideológico.

    Joaquín Félix Rodríguez Bassecourt.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*