Los aludes

La actualidad, desgraciadamente, nos lleva a hablar de los aludes tras el fallecimiento ayer de tres personas en la estación de Ski de Formigal.

El “destino” de las personas parece estar escrito hasta en la nieve, algo tan efímero que con un soplido puede desencadenar este tipo de tragedias.

A pesar de la tristeza que tienen que tener sus familias y amigos, y en general todos los aficionados al skí, debemos ser conscientes de los riesgos que se encuentran agazapados en cualquier rincón de una montaña. Por ello la única forma de prevención real consiste en la propia PRUDENCIA.

Hay tanta información, estudios, análisis y sistemas para prevenir los aludes que sería imposible presentar siquiera una infima parte de ellos. No obstante intentaré que se lean algunos.

La wikipedia los define, clasifica y señala las causas. Aquí hablan de la estabilidad de las laderas en cuanto a corrimientos, avalanchas y aludes. El de Protección Civil, dependiente del Ministerio del Interior, es muy conveniente que se lea en profundidad.

Una vez llegados aquí os propongo unos videos donde las imágenes hablan por sí solas. Disfrutad de la montaña pero siempre con Prudencia y anteponiendo vuestra propia seguridad al disfrute de zonas no balizadas.

En este podeis ver un alud en Pico Royo (también en Formigal) cedido por los “pisteros” de izas.

Y en éste un alud que sorprende a dos montañeros en la alta montaña. Sobreviven de milagro.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

3 pensamientos sobre “Los aludes

  1. Pingback: Los aludes | Zaragózame!

  2. Carlos, amigo, viví esta tragedia desde una estación cercana. Ya sabes. El apoyo de la EEE de ésta fue total, aunque no sirvió para nada. Era tarde.

    Lamentablemente este tipo de tragedias nos sirven para concienciarnos que a la nieve hay que tenerla tb respeto.

    Me dijeron al día siguiente, uno que abría el grupo – muy numeroso por cierto – que estos tres se aventuraron a ir media ladera entre una pista y otra. Parece mentira que con los expertos que parecían decidieran jugarse el todo por el todo.

    Es así, se aventuraron a jugar con sus vidas. Hoy digo, en mi post, que el peligro es tratar nuestras vidas como si fueran un juego trivial.

    La vida no es un juego, es una cosa muy seria. En fin. Estas tres muertes nos tienen que servir, a todos, de lección.

    Descansen en paz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*