Los pilotos

ScreenShot005

José desde Argentina me ha hecho llegar este texto fantástico, que me hubiera gustado que fuera mío. Lo que sí que es mío es el mismo sentimiento que él refleja tan bellamente descrito.

Los Pilotos: por Vincent Torres

Existen dos variedades de pilotos, aquellos que llevan en su sangre la necesidad de volar por la misma razón que necesitan, dormir, comer o respirar, y aquellos que lo hacen simplemente por tarea, por obligación o porque no tienen otra alternativa. Los últimos, usualmente llegan a la profesión por casualidad, u otra forma no planeada.

Los primeros, frecuentemente tienen la inquietud desde la niñez cuando veían en los aviones algo notable, místico, sublime quizás. Muchos de estos empezaron de pequeños a construir modelos de aeroplanos o acumulando fotos, pósters o cualquier otra colección con motivos aéreos. Conocían las especificaciones y datos de cualquier avión con lujo de detalles. Cuando crecen y tienen la fortuna de realizar su sueño de niñez, disfrutan enormemente su trabajo, se sienten (y son) los hombres más afortunados del planeta.

“Los Pilotos son una clase aparte de humanos, ellos abandonan todo lo mundano para purificar su espíritu en el cielo, y únicamente retornan a la tierra después de recibir la comunión de lo infinito.”

Este grupo conoce la diferencia entre volar para subsistir y subsistir para volar. La aviación les enseña orgullo como también humildad y, a pesar de que volar es un hechizo, ellos caen voluntariamente víctimas de su maleficio. -Cuando en tierra y durante días soleados, observan continuamente el firmamento añorando estar allí. Durante días lluviosos y nublados, recrean los procedimientos de vuelo en sus mentes. -El piloto sabe que el mejor simulador de vuelo está en él mismo, en su imaginación, en su actitud; porque la mente del piloto está siempre accesible a elementos nuevos y comprende que para volar necesita creer en lo desconocido. No obstante, pilotos son hombres lógicos, disciplinados, que por necesidad precisan de pensar claramente, de otra manera se arriesgan a perder violentamente la vida.-

Al sentarse en la cabina, el verdadero piloto no ata su cuerpo al cuerpo del avión, todo lo contrario, a través del arnés, él amarra el avión a sus espaldas, a su completa anatomía. Los controles de la aeronave pasan a ser una extensión de su persona. Esta simple acción une al hombre y al aparato en la simetría de una sola entidad, en una mezcla única e indescifrable. Cada vibración, cada sonido, cada olor tiene sentido, y el piloto los interpreta apropiadamente. -No hay duda de que el motor es el corazón del avión, pero el piloto es el alma que lo gobierna.-

Pilotos no ven a sus objetos de afección como máquinas, todo lo contrario, son formas vivientes que respiran, y poseen diferentes personalidades. En momentos dialogan y hasta riñen con ellos. – Estos seducidos mortales perciben a los aviones con dotes de belleza incondicional. Porque nada estimula más los sentidos de un aviador que la forma exquisita de una aeronave. No lo pueden evitar, están infectados por el sortilegio y vivirán el resto de sus vidas cautivadas por el embrujo de su belleza.

Para el piloto percibir un avión es como encontrar un familiar perdido, una y otra vez. Cuando el destino trágico muestra su inexorable presencia y vidas se pierden en infortunios aéreos, la esencia del piloto se entristece por lo acontecido. Más no podrá evitar, quizás por un infinitesimal segundo, que la sombra de su pensamiento se remonte al aparato y un golpe de aflicción, por el “amigo” caído, le sea inevitable.

Para el aviador, el sonido de pistones es una espléndida sinfonía, el sonido de un jet la síntesis de la fuerza. Aviones peligrosos no existen, solamente no piloteados adecuadamente. Para él, aeropuertos son altares al talento humano, allí se realizan diariamente los desafíos y milagros frente a la energía de la naturaleza y la fuerza de la gravedad. Son lugares sagrados donde el ritual de volar se exalta y se glorifica. De donde caminos y fronteras se contraen y el mundo empequeñece. En los que igual se llora de alegría que de tristeza. En donde nacen esperanzas y sucumben ideales. En los que se evocan sitios lejanos y se añoran ausentes queridos. En donde en el sonido del silencio habitan los recuerdos y las hazañas de gigantes.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

33 pensamientos sobre “Los pilotos

    • Por algún motivo la última parte del texto no fue publicado. Aquí va esa parte. Me alegra mucho que haya sido de su agrado. – Vincent Torres

      En el aire el piloto está en su elemento; es su hogar es allí donde él pertenece. Es allí donde él logra liberarse de las esclavitudes que lo sujetan a la tierra. Es un obsequio de los dioses y el aviador lo acepta con respeto y alegría. Este privilegio le permite escalar las prodigiosas montañas del espacio y alcanzar dimensiones en el firmamento que otros mortales no han alcanzado. Este regalo le permite apreciar la perfección del Creador y la absurda pequeñez de los humanos. Le permite, igualmente, reconocer que nadie ha visto la montaña hasta que ve su sombra desde el cielo.

      Distinguir una persona que ha perdido su alma a la aviación es fácil: en una muchedumbre, cuando un avión pasa, su mirada se tornará inmediatamente al firmamento buscándolo, y no descansará hasta hacer contacto visual con el objeto de su distracción; no importa cuantas veces haya visto el mismo avión, es preciso verlo. -Es algo inconsciente y se origina espontáneamente.-

      Pilotos quizás puedan explicar los elementos físicos de vuelo, pero describir lo que le ocasiona a su existencia es imposible. Porque explicar la magia de volar es más allá de las palabras…

      • Esta ultima parte es hermosa y muy cierta yo recuerdo que con mi abuelo (Un piloto) siempre que escuchábamos un avión o helicóptero dejábamos de hacer lo que se estábamos haciendo y salíamos a buscarlo en el cielo… Yo mismo en la escuela kinder y primeros grados de primaria me salia del salón de clases para observar los aviónes… No había conocido a alguien mas aparte de mi abuelo y yo que hiciera esto hasta que un buen día fui a pedir informes a una escuela de aviación y de repente se aproximo un helicóptero y todos dejaron lo que estaban haciendo y corrieron a asomarse a la puerta del hangar… ese día me sentí en casa… Recordé aquellos días cuando el abuelo estaba y salíamos juntos presurosos por ver aquella aeronave que surcaba el cielo… Muy cierto uno es esclavo de eso… es una necesidad… uno no puede dejar de hacerlo es lo que uno desea…

  1. Por un lado me alegra saber que a vos y a jubi les haya gustado el texto :). Por otro lado me causó mucha alegría verlo en alas de plomo, lo bueno es que a través de estas alas va a volar muy lejos y alto, llegando así a todo el mundo!.Después de todo esa era la idea. 🙂 ….hacer un Copy-Paste y mandarlo a volar!! jeje 🙂 .
    Apenas leí esta definición me di cuenta como el autor había logrado capturar y plasmar de manera asombrosa gran parte (por no decir toda) de la esencia de los pilotos, estaba seguro que vos y muchos más se iban a sentir identificados con el texto. 🙂
    Bueno eso es todo amigo, saludos y hasta la próxima! .

  2. Ha faltado definir a otra clase de pilotos, aquellos que de pequeños siempre miraron con entusiasmo y curiosidad a todo lo que pudiese desprenderse de las garras de la gravedad, y moverse en 3 dimensiones y no 2; aquellos que contemplan fascinados el volar de un avión, independientente de si les entretiene o no, simplemente por admiración; aquellos que a pesar de haber desado/soñado con ser pilotos nunca llegaron a serlo (por unas causas o por otras).

  3. Suco, querido, a aquellos que no llevaron a cabo un sueño, pero que forjaron nuevas ilusiones; a los que no pudieron despegar del suelo porque soportaban más peso del que hubieran podido levantar; a los que sencillamente no pudieron volar, les deseo que mediante alasdeplomo se hagan cada vez más livianos, menos atados al suelo y puedan volar a lomos de su propia voluntad. Por eso os dedico esta canción maravillosa de Alberto Cortez, Castillos en el aire…
    http://www.youtube.com/watch?v=CXQ0t1mkxVY

  4. Comienzo por el final…Muchas gracias a Uds..
    Hoy al leer este he recordado mi querida “Vocación Aeronáutica”…esa que me hace recorrer aún hoy, ese “particular impulso”, desde mi espalda, hasta los isquiotibiales y las pantorrillas, que cuando era niño, me hacía salir corriendo desde dentro de mi casa hacia la calle para ver pasar, los DC-3, los Fiat G41, o G55, o el particular sonido de los 4 Merlin de los Avro Lincoln ¿Y el de los Gloster Meteor?…
    La misma que me recorrió cuando algunos de mis alumnos la querida escuela técnica aeronáutica, me dijeron , ¡ Profe, vamos a ver el Antonov 225 que había aterrizado en Mendoza…no podía contener el impulso y caminaba apurado para llegar a verlo…y ya había detenido sus motores, no tenía que apurarme…Je!
    Aún hoy cuando veo aproximarse para el aterrizaje a los 737, o los A230, de regreso de mi trabajo en la Telecomuncaciones en una empresa de energía electrica…sigo sintiendo esa emocionante “Vocación Aeronáutica”…
    Una vez más, Carlos, Unjubilado, Sucotronic, José Lopez….Muchas gracias.
    Enrique

  5. qveas, muchas gracias a tí por tu magnífico testimonio. Las erratas tipográficas no importan nada, el español o castellano es así de maravilloso, que se entiende perfectamente aún cometiendo algún error de imprenta.
    Por lo demás me alegro de que te haya gustado el texto, y que te haya refrescado la emoción que sientes al ver un avión pasar sobre tu cabeza…
    Seguimos siendo unos románticos y soñadores. 😉

  6. Hola Enrique, muy lindo tu comentario 🙂 ….¿sos de Mendoza? si es así, ya somos 2 los de esta provincia jeje 🙂 ..Saludos!

  7. Hola José López!
    Si, soy mendocino y vivo en Dorrego Mendoza, mi trabajo está en Rodeo de la Cruz, me vas a encontrar cómo qveas en el Messenger de Hotmail o el de Yahoo, y como kikeveas en el Skype.
    Mi cordial saludo

  8. Buenísimo qveas!, ¡que pequeño que es este mundo! ja 🙂 … yo también, al igual que vos, soy de Guaymallén, puntualmente de Villa Nueva..Bueno qveas yo te agrego al messenger. Nos vemos por ahí. Saludos!
    José López.

  9. Asi mismo son los pilotos, exactamente como lo has descrito, no ven nada mas que aviones y volar, y se olvidan de todo lo demas, que ganas tengo que se jubile, saludos.

    Este blog, me gusta mucho, lo enlazarte para pasearme mas seguido por aqui, saludos.

  10. Mery, ¡qué más querría yo que haber escrito el texto!. Pero además de describir perfectamente lo que somos (unos plomos), lo hace de manera muy lírica. Pero bien sabes que la realidad diaria es mucho más dura de soportar. Sobre todo para las grandes heroínas de nuestra mujeres, que han de luchar durante toda la vida solas ante cualquier eventualidad. Gracias a todas las esposas de pilotos por sus cualidades, porque gracias a ellas podemos mantener una familia unida a pesar de nuestra perpetua ausencia…

  11. increible..totalmente cierto..demasiado buena reflexion..uno ve los aviones como una total maravilla, inspuracion total y hasta uno que otro suspiro se echa uno cuando ve un avion surcando los cielo..hasta pronto..

  12. Alguna vez, ustedes se pusieron a pensar en lo afortunados que fueron al haber nacido a este hermoso placer??
    Alguna vez le agradecieron a nuestro divino creador por haber hecho posible, para cada uno de nosotros esta muy linda realidad de volar??
    O por dejar que una mente creadora, como por ejemplo los hermanos Wright hicieran que un aparato mas pesado que el aire, se pudiese remontar por los aires??
    Una vez yo leí en la puerta de un hangar de un viejo piloto, el cual volaba los famosos Consolidated-Vultee que decía así:
    “OH, señor gracias por haberme permitido nacer a la hermosa pasión de volar”
    A partir de aquella vez me di cuenta que yo también debía agradecerle siempre a dios por que me sentía parte del grupo de los afortunados y nunca, nunca renegare cuando por azares de nuestra propia profesión, tenga que recurrir a pedir un milagro (que por cierto ocurren) cuando uno esta con problemas metereologicos, mecánicos u otras cosas que se le presentan en vuelo.
    Así y todo, no deja de ser una profesión apasionante y hermosa, en la cual considero como varón adquirimos un dón mas, el cual nos hace atractivos para el sexo opuesto, o miento??
    Un buen vuelo y un hapyy Landing.

  13. José D. Y Pedro P. , volar es quizá la forma más próxima que tenemos de sentirnos libres, integrados con la naturaleza, y tal vez más cerca de Dios… Explicar nuestras sensaciones es muy difícil, ya que son infinitas y a la vez comunes a todos nosotros, los que hemos sentido esa pasión irrefrenable. Tal vez sí que deberíamos dar las gracias por haber sido continuadores de un sueño que hicieron posible muchos otros antes y que seamos capaces de legarlo a los siguientes con nuestros testimonios. 😉

  14. Carlos, que texto más bonito! Gracias a Vincent Torres por escribirlo y a tí por compartirlo.
    Te mando un abrazo gigante, aviador!

  15. Gloria, a la gente que goza de estos párrafos es a los que os han dado el Nobel de Literatura a través de Vargas Llosa. The answer is blowing in the wind… 😉

  16. Hola Carlos,
    Me animo a comentar en tu blog ya que me siento igual de identificado y honorificado que todos los demás por formar parte de esta sensacional vocación, profesión, gremio, futuro y sueño.

    Actualmente acabo de cumplir 17 años, soy de Barcelona (España) y en Abril empiezo mis estudios modulares cómo Piloto Comercial de Línea Aérea, partiendo desde el PPL hasta el el ATPL congelado. Sí quería hacer reflexión sobre un par de aspectos que pienso, son interesantes y sobretodo de debate, sin embargo con un mismo fundamento, la aviación, pero diferente tesis (Sociedad por una parte y Trabajo por la otra).

    El primero es el trabajo: Afortunadamente puedo afirmar que mi religión es volar, ¿Qué quiero decir con ello? Sí algo es cierto, es que el panorama laboral en cuánto aviación se refiere en España y Europa no es precisamente bueno que se diga, estoy triste en parte, por todo el daño, desvalorización y resentimiento que ha sufrido la aviación en España, y de la cuál, podríamos llegar afirmar prácticamente que está en sus últimas “pistonadas” (en cuánto acceso laboral se refiere) óptimas, Convocatorias cómo las que hacía Iberia en los años 80, no se volverán a ver más, de eso estoy seguro, pero sin embargo no pierdo ganas por dejar de querer ser alguien cualquiera, para convertirme en ese “Deseado Piloto” que a día de hoy, ya no lo es, ni siquiera respetado, por la casi inmensa mayoría de personal relacionado (la gran mayoría, frustrados, o sin ganas/esfuerzo necesario), exceptuando algunos, que seguimos, ahí detrás, a sol y a la sombra, respetando, amando y queriendo a la aviación, aún (reitero) con evidentes casos de crisis y acabamiento generalizado del sector en este país para todo nuevo estudiante.

    y por otra parte, La Infancia y la Sociedad:

    Desde que nací, supe muy bien lo que quería ser, Ser Piloto, a los 3/5 años mis sentidos empezaron a trasmitir a mi cerebro que quería más y más, y me empezaba a dar cuenta de lo que representaba una Landing Light en final de la pista 25 de Barcelona (de aquellas, no existía la 25L ni tampoco la 07R, así cómo tampoco el 90% de instalaciones actuales montadas en la infraestructura de LEBL), con una silueta negra al amanecer y al atardecer, junto con un estremecedor sonido, de esos bicharracos de acero que pasaban a poco más de 15 metros de mi cabeza, era entonces cuando mi padre me llevaba durante muchas tardes y mañanas, con “su peque” a ver aviones al Aeropuerto del Prat a horarios intempestivos, desde las 7 de la mañana hasta las 10/11 de la noche en verano, junto con aquellas maravillosas puestas de sol. Fui creciendo, siempre paralelo a los aviones. A destacar que vivo en el barrio de Guinardó de Barcelona, dónde justo en la vertical, “se sostiene” (sólo para algunos) el radial 131 en alejamiento del VOR de Sabadell, el cual han de realizar todos los aviones que vengan del interior y por el Oeste del aeropuerto, en descenso hacia los 2.300 pies hasta interceptar el ILS en la milla 11,3 del LOC de la 25R actual, desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la noche, día a día. Son muchos los que vi y escuché, veo y escucho, veré y escucharé, por tanto, era imposible que no tubiése afinidad por ellos.

    A los 13 años decidí inscribirme en la mayor librería aeronáutica de toda Europa llamada Aeroteca, situada a unos 2km de mi casa, aquí en Barcelona. Fueron pasando los años y a los 14, me hice profesor hasta los 16, dando clases día a día a centenares de alumnos principiantes que se iniciaban en la aviación virtual y real (para el PPL básicamente).

    La Aeroteca aprovechó mi “coquito” y mi gran pasión para sacarle el máximo provecho a mis conocimientos (de los cuales empollaba día a día en mi casa, trasteando con el simulador incluso saltándome alguna que otra clase de mi escuela de secundaria, fugándome para ir al aeropuerto, a estar solito en las frías mañanas de invierno de hace unos años, a unos 150 metros de la pista del Aeropuerto de El Prat, teniendo que coger los autobuses del aeropuerto, re corriéndome las terminales enteras y ayudando a guiris perdidos, también debía recorrer 5 kilómetros cada vez que iba en una carretera sin paso peatonal peligrosa, con un moderado tráfico de camiones y de servicios aeroportuarios. Realmente he hecho locuras por aviación, no saben hasta que punto), y seguí dando clases, haciendo contactos, leyendo y descubriendo en persona a grandes personajes de la aviación, ya muchos retirados, otros en activo, y otros solo plasmados en los libros, que a día de hoy, algunos, son mis mejores amigos, teniendo la mayoría una media de más de 65 años y de los cuales me llaman cada semana, para saber que tal estoy, irnos de cervezas juntos y toquetear el simulador de cada uno (personalizados todos por mi) para tener las mejores texturas, las más reales dinámicas de vuelo y simulando todo al máximo. Por otra parte, me he conseguido crear una referéncia en mi alrededor incluso en algunos sitos de internet, de los que siempre intento ayudar y seguir colaborando y que pronto, habrán grandes novedades que ya os comunicaré.

    Una vez en la adolescencia y dónde más me ha marcado la aviación ha sido hasta hace apenas unos dos/tres años, dónde mis compañeros de clase, cuando tenían conocimiento sobre mi sueño y mi ilusión se reían de mi, hacían broma, no me apoyaban en nada y hacían de “El dani y los avioncitos” un verdadero chiste a lo largo de todos los años. Día a día me fui apoyando en la gente más mayor, en esas personas de 30 años que son pilotos reales, en esos otros grandes ingenieros que tienen ya 40 y 50 años así cómo apasionados y ex-pilotos retirados de 60 y 70 años a los que aprecio, quiero, respeto, admiro y trato de quedar con ellos para vernos y tomar algo día a día. Han sido ellos Carlos los que me sacaron de la verguenza, y fue la aviación la plataforma que me trasmitió a traves de testigos, hechos, prácticas, fotos, videos y canciones, las verdaderas ganas de ser piloto, y sobretodo teniendo en cuenta muy claro un hecho. Lucha por lo que quieres, un objetivo, céntrate y llegarás a ese tan preciado y costoso, pero placentero sueño, Ser Aviador. Ya un piloto muerto a día de hoy, que en paz descanse me dijo: “¡Dani vales mucho amigo mío, no dejes tu sueño y lucha por lo que realmente quieres! ¿Quieres ser alguien cómo yo, un piloto? pues aunque te digan 1000 cosas diferentes, aunque todo absolutamente todo el mundo se ria de ti, aunque te tengas que dejar una vida entera y parte de la otra tratando de conseguirlo, Sigue y no lo dejes, porque todos los esfuerzos que hayas hecho para ser Piloto, habrán merecido la pena, porque es el mejor sueño que todo hombre pueda tener, en toda la faz de la tierra, y del cual, comerás, brindarás, sonreiras y realizarás durante el resto de tus vidas.” Sus palabras y consejos junto con los demás han sido una huella a fuego lento en mi corazón, y son esas, las pautas que sigo día a día para llegar.

    He volado en muchas ocasiones, siendo piloto al mando incluso de hasta un bi-motor, con compañeros del sector, he realizado el 90% de las cosas que puede hacer un piloto, he estudiado (y sigo) y lo he puesto en practica en el aire. Os puedo asegurar una cosa. He nacido con la vocación de Piloto, si llego a morir por causas naturales sin haber logrado lo que quería, el ATPL, no merezco haber nacido en este mundo, porque esta vida, sin aviación, no es vida, Necesito volar, cómo necesito beber, dormir, respirar o enamorarme.
    Confieso también, que a altas horas del día a día, en ocasiones por la noche y con melodías muy profundas (aprovecho para dejaros una, relacionada con la tierra, con la que podréis concentraros, reflexionar y hacer lo que queráis a niveles sentimentales muy profundos: http://www.youtube.com/watch?v=ttxTuLDF9Iw) derramo lágrimas por dudar sobre si realmente cuando tenga 30 años voy a llegar a ser alguien en la vida o no. Si realmente voy a demostrarles a mis padres que valgo lo que valgo, y si voy a poderles ayudar económicamente a ellos, pasados unos años con la satisfacción de haber realizado mi sueño exitósamente, y volver a unir el amor familiar, que en 2009 se rompió al separarse mis padres (y también de la depresión que sufrí, y que de nuevo la aviación, los amigos, los pilotos, las puestas de sol, las nubes, la soledad y el cielo, me hizo salir perfectamente), y que trabajo día a día, para que una mañana les pueda comunicar a los dos, sentados en una terraza, Papá y Mamá, os quiero comunicar que he accedido a una Compañía de Línea Aérea y he logrado ser aviador también, logrando así mi sueño.

    Siento la megaparrafada, pero hoy encontrando esto me he sentido melancólico y sentimentalón, por lo que he decidido echarme a escribir y dejar volar los sentimientos (nunca mejor dicho ). Un abrazo muy fuerte a todos y dar las gracias a Carlos por este excepcional blog. También quisiera dedicar todas mis energías, sueños e ilusiones para aquellas personas que quieren ser pilotos, quisieron y lo lograron o simplemente aman a la aviación de un modo u otro. Cómo no también a José López de Argentina, una de las personas que más admiro en este mundo, por su gran texto de la aviación, dado ya la vuelta al mundo, en el que posteas también en este artículo:
    http://alasdeplomo.com/los-pilotos/. Pronto lo guardaré y lo enmarcaré en mi habitación en un cuadro, para recordar día a día, Quiénes Somos, Porqué Estamos Aquí y Qué Queremos. Porque por la aviación, muero.

    Atentamente, Daniel Martínez.

  17. Daniel, estupenda descripción de una vida plena y satisfecha a los 17 años. Puedo garantizarte, para tu tranquilidad, que lo conseguirás, lo disfrutarás y también lo sufrirás, pero desde luego que estarás ahí muy pronto.
    Yo voy a ser más breve (aunque por mail te hablaré más largamente), aquí sólo quiero decirte dos cosas: ANIMO y GRACIAS por esta manifestación que se ha convertido ya en parte de la pluma en mi ala… Lo podrás ver íntegro y destacado en ese apartado. 😉

  18. Pingback: ¡No es un Ni-Ni! | Alas de Plomo

  19. me considero como la primera clase… que son los que llevamos en la sangre las ganas de volar, los que sentimos que volar lo es todo los que al igual que dormir, comer, enamorarse, respirar, es igual a volar. Me encanta este blog saber que hay personas que aman la aviacion igual que yo, personas que tiene experiencias y que nos quieren transmitir y dejar como legado su profesion.
    Desde que tengo razon siempre me han gustado el sonido que producen las turbinas y helices de un avion ya sea el mas pequeño al mas grande militar o Civil. Me siento muy orgulloso de poder estar en medio de personas como ud que son pilotos y de aquellos que quieren serlo o estan en cursos para pronto serlo.. Los resperto son un Orgullo. Eso si nunca me he sentido avergonzado por lo que amoo y por lo que me gusta ser “Aviador” todo mis amiigo y las personas que me conocen y rodean lo primeor que se enteran es que me gustan los aviones, porque no se no se los digo todo el tiempo solo que cuando ven oir un avion se dan cuenta que no estoy con ellos en ese momento porque hay es cuando entro en armonia conmigo mismo, cuando siento que puedo soñar entre ese sonido cuando me imagino que yo algun dia volare un avion..
    ps estoy muy feliz de leer tantas cosas hermosas que tienen cada uno de ud acerca de la aviacion y cada uno de sus pensamientos y experiencias.

    carlos un excelente blog quisiera hablar con ud por msn o por lo menos Email.

    Un abrazo desde Barranquilla / Atlantico. Colombia

  20. Fabian, bienvenido a bordo de alasdeplomo. Volar es posible, ser piloto es una pasión que nace y va creciendo con la persona. Así que es imposible resistirse a lo que en realidad uno siente que es parte de su propio ser.
    Hay infinitas posibilidades para dar salida a ese impulso (no tiene por qué ser profesionalmente), pero hay que hacerlo…
    Animo, que el Cóndor te espera ahí arriba…
    El mail del blog es este: [email protected]

  21. Es agradable saber que un sentir, es similar en muchos, como yo, vuelo desde los 17 años, en mi familia nadie lo hizo jamas soy el único y primer piloto…..Tengo 34, hermoso texto….

  22. Roberto, casi nada desde Ushuaia, el paraíso lejano y fresquito… Imagino la belleza que puedes apreciar sobrevolando esa maravillosa tierra. Un cálido abrazo y felices vuelos. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*