Macro y micro

Hacía tiempo que notaba en nuestro más coloquial idioma, el empobrecimiento del lenguaje a la hora de utilizar los aumentativos y los diminutivos. Ahora todo es superguay, mega chachi, o mini portátil…

¿Dónde están ahora los -ísimos o los -érrimos?. ¿Todavía sabemos utilizar los comparativos de superioridad o de inferioridad?. ¿Recordamos el superlativo?.

Yo diría que sí, pero vagamente (en el sentido de sin esfuerzo y también en el de con poca precisión). Estamos habituados a escuchar conversaciones en las que el adjetivo se utiliza acompañado de prefijos del tipo que decía, sin aplicarles ninguna gradación. Todo pasa del súper al mini, como la compra del hiper, a través de un macro centro, dejando la cuenta en mínimos…

¡Qué cosas tan tontas se me ocurren!, y todo por haber cambiado de compañía de ADSL. Antes de ello estuve mirando SUPER ofertas,  hasta encontrar la que más MEGAS  ofrecía. ¿Mega qué?. Hay una compañía que ofrece 50 Mb a través de la fibra óptica, otras por hilo de cobre te mandan 20 Mb. y las más te ofrecen el oro y el moro, a base de tarifa MINI.

Los que hemos caído en la red, o estamos atrapados por la tecnología de la comunicación, hablamos ya en un griego antiguo sin tener ni idea de lo que estamos diciendo. Perdemos la referencia de la magnitud, porque el cero crece de manera exponencial detrás de un uno, hasta llevarnos al infinito. Si nos metemos en lo infinitesimal el cero se amontona tras una coma de nada, hasta hacer casi desaparecer la primera cifra entera en una inabarcable sucesión de ceros.

Pero ¿qué más nos da?, total sabemos que es una cifra inimaginable. Hablamos de megas como de teras, de kilobytes como de Giga hertzios, de nanosegundos como de pico faradios, con la misma naturalidad con la que hablamos de lo que cuesta un kilo de patatas. Pero en definitiva los usamos sin tener ninguna referencia de la magnitud que representan.

Claro que nadie te envuelve un voltio en papel de regalo, ni te pones a contar los píxeles de tu monitor, o eres capaz de manipular la cantidad de megapíxeles de tu camarita compacta, ésa que saca tan guapos a los SUPER colegas. Al final te adaptas a lo que tiene tu aparato y lo aprovechas ínfimamente, porque de verdad de verdad lo que sabes es que, apretando un botón, todo funciona de manera óptima.

¿Quereis saber lo que es un Mega, un tera o un nano (que no sea valenciano)?. Pues aquí los teneis casi todos. Espero que hagais un buen uso de ellos.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*