Malos tiempos

screenshot005

(autor)

Y no sólo para la lírica.

El trabajo ha dejado de ser un castigo al hombre después del pecado original, para convertirse en un “don divino”.

El periplo en busca de un trabajo ha pasado a ser más largo que hacer el Camino de Santiago, las etapas a cubrir pasan por llegar a la oficina del INAEM para que te sellen la cartilla de “racionamiento” laboral. Hay poco o nada de trabajo disponible y hay que repartirlo entre casi 4.000.000 de personas que necesitan sentirse útiles a la sociedad.

Tras unos meses o años de paro el estado de ánimo sufre de diversas etapas por las cuales ha de pasar una persona. Inicialmente un pequeño tiempo de reflexión y esperanza en encontrar si no algo mejor, al menos algo digno, con lo que seguir avanzando en la vida. Después te aferras a diversas ilusiones con las que “mejorar” tu capacitación, buscas nuevas alternativas que ni siquiera habrías llegado a considerar estando en activo y te lanzas a aventuras de autoempleo que en la mayoría de los casos están abocadas al fracaso.

El dinero para montar un pequeño negocio es quizás la mayor traba a la que se enfrenta un parado. Una vez detraídos los gastos fijos del subsidio de desempleo, apenas te quedan unos euros para afrontar el resto de gastos “ineludibles” a los que no te puedes negar.

Así que poco a poco el desencanto, la frustración y la desesperación pueden llegar a hacer mella en cualquiera de los millones que conformamos ese variopinto grupo humano al que todos conocemos como PARADOS.

Yo he ido pasando por todas estas fases y creo que me quedan algunas aún desconocidas. Sigo buscando, sigo intentando tener ilusión y esperanza, me he dejado deslumbrar por cantos de sirena que me hacían entrever un faro al que dirigirme. Pero al final el plomo vuelve a cubrir mis alas, como una manta de abrigo que me hace andar a ras de tierra.

Apenas tengo fuerzas para andar en busca de un Grial que se resiste. Las ilusiones,vanas, van desapareciendo poco a poco del horizonte y la realidad más cruda es la que tenemos que aprender a digerir aunque sea a fuerza de derretir el plomo. Estoy buscando nuevos moldes, nuevos diseños y nuevos destinos, porque es lo que toca.

Es hora de tomar tierra, de horadar los campos donde se libran las pequeñas batallas diarias y plantar la semilla que nos permita subir de nuevo al cielo, trepando por sus ramas.

Son tiempos difíciles para todos y lo único que podemos hacer es seguir caminando, seguir en movimiento y dejar de estar parados. Lo demás ya se andará.

Pero Machado lo expresó así de bien, así que a caminar…

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca persequí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse…

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar…

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar
“Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
“Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
“Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

8 pensamientos sobre “Malos tiempos

  1. Siempre lo ha sido pero creo que hoy en día más. El trabajo es como la salud.: No se puede perder. Hay que exigir al gobierno, independientemente de su color, que busque fórmulas imaginativas para que los ciudadanos tengan trabajo. El buscar trabajo ya es un trabajo en sí mismo. Es fácil decirlo y muy jodido mantenerlo: ante todo la autoestima alta. Ánimo!.

  2. Mi querido Carlos, sigue caminando. Y recuerda que somos muchos los que estamos para ayudarte a sacudirte de las alas ese plomo que trata de posarse. No le dejes. Muévete. Y sigue caminando. Piensa cada noche en todo lo bueno que te aporta cada día, que seguro que es mucho.
    Un abrazo.

  3. No cedas ahora Carlos, piensa que ese arbol que se muestra aún con sus ramas medio desnudas maltratado por este duro invierno, acabará inevitablemente por florecer y dar sus frutos en primavera, pese a quien pese…

  4. Angel, gracias por tu apoyo pero yo de los gobiernos “de colores” no espero más que gobierno. Y eso creo que es lo más que led deberíamos de pedir.
    Lamia, ahora he aligerado el paso, ya no camino, corro, como un poseso. Es una carrera contrarreloj, contracorriente de todo y sigo haciendo millas. Pero empiezo a notar ya el cansancio…
    Raúl, gracias también por tus ánimos. Muy oportuno lo del pese a quien pese, puesto que estoy librando una batalla con enemigos fuertes y conocidos que quieren cortarme las alas definitivamente. Suerte que sigo durmiendo sobre los árboles.

  5. Ánimo Carlos, ya te lo han dicho todo entre Angel,Lamia y Raúl, pero yo también quería dejar mi pequeña aportación.

    Sigue adelante con ánimos renovados cada dia..aunque a veces es dificil y dan ganas de abandonar, siempre se encuentran pequeñas señales que nos vuelven a dar un soplo de esperanza y las fuerzas suficientes para seguir en el intento.

    Yo estoy segura de que lograrás lo que te propones…sólo es cuestión de tiempo, ya lo verás.

    Besos

  6. Gracias Estrella. Intento hacerlo y tú también sabes muy bien qué hacer para superar pequeños baches u otros mayores. Al final siempre la gente buena nos ayudamos con cariño y entrega. Besos.

  7. Pues sí, malos tiempos en los que inevitablemente muchos estamos metidos, me incluyo yo y los míos, estamos en la misma situación. Caminar es la única manera de no deprimirse, pero no la única para salir adelante, aunque es una de las más importantes, ahora le toca al Gobierno remediar esto para que no se eternice y podamos volver a lo “bien” que estábamos todos antes. Esperemos que cuando pase la crisis sepamos admirar igual que lo estamos haciendo en tiempos de crisis lo que cuesta ganar un céntimo de euro y lo importante que es tener y cuidar un trabajo. Deseo mucha suerte a todo el que esté parado por culpa de la crisis (me incluyo).

  8. Vaya por Dios, Miguel, siento que seas una víctima más de la crisis. Realmente es una auténtica calamidad para todos, los trabajadores que pierden cada día su puesto de trabajo, los parados que cada vez lo tenemos peor para conseguir otro, la sociedad en general porque se resiente de cada parado que tiene que soportar en sus arcas. Pero nada es nunca eterno y a veces un frenazo, o un toque de atención nos viene bien a todos para recapacitar como tú bien dices. Suerte y ánimo, compañero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*