Master de masters.

El incremento de cursos de postgrado, masters, y formación suplementaria a cualquier estudio universitario se ha convertido en una nueva necesidad para nuestros jóvenes “graduados”, ya que ante la falta de salida profesional o para ampliar las posibilidades laborales, no ven otra vía que seguir ampliando Curriculum y “pasar por caja” para pagar un master. (noticia del Heraldo)

No diré nunca que eso no sea bueno, porque la formación continua a lo largo de toda una carrera profesional, es además de necesario obligatorio, o te quedas obsoleto antes de haber comenzado.

 

(pulsar imagen para ir a UNIZAR)

 

Pero para mí, hoy por hoy el master de masters es el dominio de otros idiomas. El primero que debemos “asimilar” por su utilidad práctica es el Inglés. No hay desgraciadamente otro camino que nos lleve a Roma si no sabemos la lengua de Shakespeare. Después de esto no está de más el Alemán, o el Arabe (millones de personas lo tienen como lengua madre), ahora se vuelve el mercado hacia China, así que al tanto, y cómo no el Ruso.

Pero claro, dependerá del enfoque profesional que demos a nuestra formación previa. Un médico de familia de un consultorio rural, tendrá suficiente con aprender el “deje” local. Pero si el mismo especialista desempeña el trabajo en una zona turística se encontrará con “clientes” de habla no española…

Pongamos que un abogado de “oficio” puede verse ante un ratero de barrio y que en muy poco tiempo sabrá lo que es la pasma, la trena o dar el queo… pero en un bufete mayor se tratará con empresas donde los contratos mercantiles tienen ámbito internacional, y los intereses de sus clientes serán defendidos en Inglés.

Un arquitecto que trabajara para “El Pocero” no tendría problemas con el Manchego, pero si se pone al servicio de Calatrava, por poner uno, es muy probable que tenga que dirigir una obra en cualquier parte del mundo lejos de nuestra tierra.

Son solo pequeñas muestras de lo que la realidad profesional exige, dependiendo de las capacidades propias de cada nuevo licenciado. Por supuesto que lo primero es tener la formación académica, a ser posible un master (o dos), y evidentemente el don de lenguas. Después a “comerse el mundo” y encontrar el sitio donde poder desarrollar plenamente esa aptitud profesional.

Otro día hablaré del desarrollo de otras capacidades olvidadas en los programas universitarios. Nos queda hablar de psicología, de técnicas de comunicación, de Recursos Humanos, de innovación y de análisis. Estamos sufriendo unos planes en los que se ha separado la ciencia de las letras, en los que se anula un lóbulo cerebral para desarrollar parcialmente el otro, se deja de lado la Inteligencia emocional y la creatividad artística, que acaban con la figura del hombre del Renacimiento. Y en esta época crítica, necesitamos RENACER hacia el conocimiento profundo de todo, porque de lo contrario nos reducimos a la nada.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*