Mecánico Rada (capítulo II)

Ya veíamos cómo fué seleccionado un humilde mecánico de Caparroso para realizar la hazaña del Plus Ultra, atravesando el océano Atlántico sin escalas (unos 11000 km.). Hoy parece algo muy habitual y sin tantos riesgos, pero lo cierto es que en aquéllos momentos era algo “épico”. La prensa mundial, y en especial la Argentina, destacaron enormemente la labor “esencial” de Rada para el éxito de la travesía.

Ya en los prolegómenos de la aventura fué un personaje célebre a quien todos los medios de prensa intentaban acceder y conocer. Concedió innumerables estrevistas y contribuyó con su sencillez al conocimiento y reconocimiento que le esperaba a toda la tripulación, compuesta por Ramón Franco, Ruiz de Alda, Durán y él mismo.

Antes de partir para Palos de la Frontera el general Castro Girona, Comandante General de Melilla, le ofreció su propia copa de Champán para brindar con él animándole ante la difícil tarea que se le había encomendado. Este simple detalle era mucho para la época.

A su regreso a España recibieron todo tipo de homenajes y consideraciones por parte de todo el mundo y en especial del Rey Alfonso XIII, quien le saludó en diversos actos y en especial en el que se celebró en el Aeródromo de Cuatro Vientos un gran acto militar para celebrar la heroicidad de los protagonistas. El Rey pronunció un discurso en la Rábida donde dedicaba unos hermosos párrafos resaltando la labor de Rada, como trabajador y mecánico y destacando : “…cómo el poder del heroísmo era capaz de borrar todas las jerarquías y difuminar las ridículas fronteras de las clases sociales…“.

A pesar de su origen humilde y sencillo fué agasajado y homenajeado en igualdad con los mandos militares bajo cuyas órdenes realizó su trabajo, en Argentina el propio presidente, Doctor Alvear, le invitó personalmente a la cena oficial, sin distinción de empleo o graduación. Hubo muchos más homenajes a todos ellos, pero sin duda el más importante fué el que se celebró en Cuatro Vientos el 16 de Abril de 1926, donde el Rey le condecoró con La Medalla Aérea, la más alta condecoración militar en tiempos de paz, y seguidamente le impuso la Medalla de Oro del Trabajo, que se le concedió por los méritos excepcionales durante el vuelo del Plus Ultra al contibuir de forma decisiva, con su esfierzo, al éxito de la empresa tan gloriosa.

Del porqué de tanto reconocimiento a su labor os dejo cuatro “hazañas” que tuvo que realizar durante el viaje:

– Después de amerizar en Las Palmas detectó que uno de los dos cables del timón de dirección estaba muy rozado, por lo que procedió a su sustituvión. Como vió que el otro comenzaba también a rozarse, agrandó el agujero por el que pasaba para evitar que continuara dañándose. Gracias a su previsión evitó que se desprendiera en pleno vuelo el capó del motor trasero, puesto que rada había instalado un perno adicional de seguridad.

– En el tramo entre la isla de Fernando Noronha y Recife se rompió la hélice del motor trasero y después de amerizar instaló una de cuatro palas que tenían de repuesto, añadiéndole unos tirafondos para mayor seguridad.

– Antes de la salida de Río de Janeiro, y tras una minuciosa revisión “prevuelo” del avión, Ramón Francio quiso efectuar un vuelo de prueba durante el que se incendió el motor trasero. Para evitar el desastre total, Pablo Rada se quitó la ropa para apagarlo y al echarse sobre las llamas sufrió varias quemaduras en el vientre de las que tardó varios días en recuperarse.

– Poco después de despegar de Montevideo se produjo una pérdida de gasolina debido a la rotura de una tubería y durante la maniobra de amerizaje forzoso que tuvo que efectuar Ramón Franco, el mecánico en pleno vuelo procedió a instalar otra de goma, para lo cual hubo de trepar sobre el ala cuando el avión volaba a casi 200 km./h.

Realizó otro tipo de hazañas más “personales”, pero eso lo dejo para el tercer y último capítulo sobre este hombre.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*